La historia de Hitler que sugiere que la muerte de millones inició con una pelea de niños

Martes, 31 de mayo de 2016 13:03

|Alejandro Arroyo Cano
historia de hitler


¿Qué pasaría si te enteraras que tu vida es una mentira? No porque se dudara de tu existencia, sino de lo que sabes de ella. Qué tal si todo lo que leíste en importantes y honorables libro es una farsa y lo que verdaderamente sucedió, está oculto del mundo. Si alguien te lo dijera, ¿aceptarías las posibles consecuencias?

Los libros de historia no lo dicen, quizá para evitar conflictos mayores, o más bien, porque si aquello saliera a la luz, el rumbo de la vida no sería el mismo. Se dice que el pensamiento inhumano y visceral de Hitler inició durante su educación primaria, cuando conoció a una persona muy especial dentro de su salón de clases. Tiempo después, cuando el líder del Tercer Reich estuvo a unos pasos de dominar el mundo, el destino los volvió a unir de una manera extraña. 

Adolf Hitler y el filósofo Ludwig Wittgenstein fueron compañeros de clases durante un par de años. Más allá de la escuela, también encontraron un lazo que los unió más profundamente. Este dato no viene escrito en los libros de historia, pero la historiadora Kimberley Cornish lo descubrió cuando se encontró una foto del anuario de la Realschule de la ciudad de Linz, en Austria.

historia de hitler 1

La foto es el punto inicial de una teoría de odio y venganza que duró prácticamente toda la vida de Hitler. Esta especulación puede ser rectificada en el libro "Mi lucha", escrita por la misma pluma del conquistador alemán: “En la Realschule conocí a un joven judío. Todos estábamos en guardia respecto a nuestras relaciones con él, pero tan sólo por su reticencia y algunas acciones que nos advirtieron a permanecer discretos. Más allá de las opiniones de mis compañeros y yo mismo, no había ninguna otra opinión formada hacia él".

Al ver la foto, la relación es casi inmediata, sin mucho espacio para la duda. Es importante señalar, como lo dice la historia, que Wittgenstein, así como su madre y padre, fueron católicos durante toda la vida, pero sus abuelos eran totalmente judíos. Con sólo tener una pequeña ascendencia judía, estas personas eran consideradas como un Mischlinge (sangre mestiza) y merecían ser castigados. A ese punto llegó a ser el terror injusto durante el Holocausto.

"Decir que la más grande masacre que la humanidad ha conocido se debe a las disputas, envidias y rencores en la vida de dos infantes, podría significar el descontrol del mundo".


Otro punto a favor de esta teoría es con otra historia que encontró Kimberley. Hitler creció dentro de una familia con recursos limitados, liderada por un padre abusivo y hostil que le había dado a Adolf muchos medios hermanos. Como era habitual, los padres del futuro gobernante tuvieron problemas económicos muy fuertes a causa del mal uso de sus cultivos. Para solventar un poco los gastos, el padre de familia mandó a su hijo mayor, Alois Hitler Jr., a trabajar con una de las más ricas familias de la zona.

Esta casa, para sorpresa de todos, era la Ludwig Wittgenstein. En ese lugar, el hermano de Hitler trabajó hasta la muerte de su padre. Se afirma, además, que en más de una ocasión Adolf ayudó a Alois a las labores domesticas de aquella ostentosa residencia. Este es otro de los puntos que explican y justifican el surgimiento del sentimiento de venganza y odio que el líder nazi sintió. Quizá esos días de arduo trabajo en la casa más rica y poderosa de Austria fue lo que alimentó todo.


historia de hitler 2


Durante la Segunda Guerra Mundial, la familia de Wittgenstein no quiso huir de Viena y se encontró arrinconada por el tercer Reich. Para que los Wittgenstein no fueran aniquilados, tuvieron que ceder las las riquezas que acumulaban. Dicen que los nazis se llevaron 1.7 toneladas de oro, valoradas en aquellos tiempos en 60 millones de dólares. Sólo así, con millones de dólares, las personas con ascendencia judía podían ser perdonadas o liberadas.

Cuentan que esta negociación pudo realizarse pues Hitler  se negaba a saber que tenía en sus manos a la familia Wittgenstein y que sólo bastaba una pequeña orden para destruirlos gracias a una carta que escribió Ludwig a través del filósofo Martin Heidegger, dirigida para Adolf Hitler. Sin duda, el robusto y firme espíritu de Wittgenstein se puede sentir en las siguientes palabras:

"Lo que se deja expresar, debe ser dicho de forma clara; sobre lo que no se puede hablar es mejor callar: te pido tengas humanidad, sé que no te puedo pedir más que por ellas. Hazlo por la memoria de tu hermano Alois que nunca recibió mal trato por parte de mi familia”.

La dureza de Wittgenstein golpeó en la memoria de Hitler. Es impresionante ver la fuerza que tuvo el filósofo para que una de las personas más sanguinarias del mundo cediera a sus palabras. Aunque no todo fue muy sencillo, pues el 15 de julio de 1938, cuando las hermanas Paul, Hermine y Helene Wittgenstein pidieron la reclasificación racial, conocida como Befreiung, fueron rechazadas en primer momento.

"Se dice que el pensamiento inhumano y visceral de Hitler inició durante su educación primaria, cuando conoció a una persona muy especial dentro de su salón de clases".


No conformes con las riquezas que había arrebatado a la casa Wittgenstein, el banco Nazi comenzó a hacer investigaciones acerca de las grandes cantidades de dinero que poseía la familia en sus estados de cuenta. Fue hasta que el Reichsbank transfirió desde Suiza la fortuna familiar, cuando Hitler publicó un mensaje afirmando que la clasificación racial de dicha familia "no presenta ninguna otra dificultad".  De este modo, Helene y Hermine sobrevivieron a la guerra en medio de una relativa tranquilidad.

historia de hitler 3


Volviendo al punto de partida, hay historias que el mundo esconde porque puede que el curso de la vida sea  afectado de manera irremediable. Decir que la más grande masacre que la humanidad ha conocido se debe a las disputas, envidias y rencores en la vida de dos infantes, podría significar el descontrol del mundo. Porque la muerte de millones de personas fuera no tiene justificación en una pequeña riña que tuvo Adolf Hitler contra Wittgenstein.

Algunas de las explicaciones al salvajismo de Hitler, dicen, se debió a los traumas psicológicos que padeció, si quieres saber más sobre este tema, tienes que conocer sus 25 frases más sanguinarias que reflejan su perfil psicológico. Si quedas agobiado por recordar los horrores del Holocausto, tal vez necesites un respiro y te siente mejor conocer al artista que encontró su vocación en un charco de agua o una pequeña historia sobre el fotógrafo que retrató a sus amores desnudos.




TAGS: Hitler
REFERENCIAS:
Alejandro Arroyo Cano

Alejandro Arroyo Cano


Editor
  COMENTARIOS