Quién fue Jim Jones, el líder del culto más radical y peligroso del mundo

Quién fue Jim Jones, el líder del culto más radical y peligroso del mundo

Por: Abril Palomino -

Aún recordamos Jonestown como una de la tragedias más crueles de la historia moderna


El 18 de noviembre de 1978, Jim Jones y más de 900 miembros de la secta conocida como el Templo del Pueblo se quitaron la vida bebiendo jugo de fruta mezclado con arsénico en la selva de Guyana. Fueron manipulados, engañados, y en el peor de los casos obligados a beber esta mezcla como parte de un ritual religioso o espiritual. Este evento ha ocupado un lugar marginal en la historia de Estados Unidos, uno de los mayores responsables fue su líder: el mismo Jim Jones.

  Relacionadola-secta-que-asegura-que-dios-tiene-esposa-y-vive-en-coreahistoriaLa secta que asegura que Dios tiene esposa y vive en Corea

  Relacionadocomo-saber-que-perteneces-a-una-secta-y-no-lo-sabiashistoriaCómo saber que perteneces a una secta y no te habías dado cuenta

¿Quién fue Jim Jones?

Jim Jones nació en la zona rural de Indiana en 1931. Su padre era un veterano de la Primera Guerra Mundial que padecía problemas mentales. De niño, Jones estaba obsesionado con la religión y con las obras de personajes como Stalin, Marx, Mao, Hitler y Gandhi. Los padres de Jones se separaron en 1948, por lo que él y su madre se mudaron a Richmond, Indiana.

Jones se convirtió en pastor estudiantil en la Iglesia Metodista en un área pobre de Indianápolis. A mediados de la década de 1950, abrió su primera iglesia, "Wings of Deliverance". Jones era conocido por ser progresista y una gran parte de su congregación pertenecía a grupos étnicos minoritarios.

La historia de Jim Jones y la secta de JonestoneFoto: Britannica

El Templo del pueblo

El Templo del pueblo era una iglesia de integración racial que se enfocaba en ayudar a las personas necesitadas, fundada en 1956 por Jim Jones en Indianápolis, Indiana, pero luego lo trasladó a Redwood Valley, California en 1966.  Abrió sucursales en todo el estado, pero estableció su hogar y su sede en San Francisco. Se hizo conocido como un ministro carismático con una familia multirracial. Muchos también lo vieron como un líder de derechos civiles.

Jones tenía la visión de integrar la doctrina comunista, una en la que todos vivieran juntos en armonía y trabajaban por el bien común. En una ciudad profundamente segregada, el Templo del pueblo era uno de los pocos lugares donde los feligreses blancos y negros de la clase trabajadora se sentaban juntos en la iglesia un domingo por la mañana. El Templo proporcionaba diversos tipos de asistencia a los pobres (comida, ropa, vivienda, asesoramiento legal) y la iglesia y su pastor, Jim Jones, se ganaron la reputación de fomentar la integración racial. Esta dinámica era innovadora y radical para la década de 1950.

En la década de 1960, Jones comenzó a adquirir mucha popularidad gracias a sus supuestas demostraciones de curación por la fe y lectura de la mente. A mediados de los 60, Jones y su esposa Marceline, con quien se había casado en 1949, trasladaron su templo a California, que en ese momento tenía alrededor de 100 seguidores. Para este entonces Jones era conocido por su carisma y simpatía, aunque también ya había sido señalado por antiguos seguidores por actuar de forma intimidante, humillante y violenta. También se sabía que a los miembros más vulnerables del grupo, en particular a los pertenecientes a minorías, se les dijo que si huían del Templo del pueblo serían detenidos por el gobierno y recluidos en campos de concentración. Además de que se le dijo a los miembros que se separaran de su familia que no formaban parte del grupo.

¿Quién fue Jim Jones?Foto: EntrelineasBajo la dirección de Marceline, el Templo adquirió varias propiedades en Redwood Valley y estableció nueve centros de atención residencial para ancianos, seis hogares para niños adoptivos y Happy Acres, un rancho con licencia estatal para adultos con discapacidades mentales. Además, las familias del Templo acogieron a otras personas que necesitaban ayuda a través de redes informales. La promesa de igualdad racial y activismo social operando dentro de un contexto cristiano atrajo a estos nuevos miembros. 

Los miembros  recibieron una variedad de servicios sociales gratuitos: asistencia para el alquiler, fondos para viajes de compras, exámenes de salud, asistencia legal y becas para estudiantes. Al poner en común sus recursos, además de llenar los platos de la colección, los miembros recibieron más en bienes y servicios de lo que podrían haber ganado por sí mismos. Lo llamaron "socialismo apostólico".

Vivir en comunidad no solo ahorró dinero, sino que también generó solidaridad. Aunque existían viviendas comunales en Redwood Valley, se expandieron enormemente en San Francisco. Se dedicaron edificios enteros de apartamentos en la ciudad a alojar a miembros del Templo que no eran parientes, muchos de ellos personas de la tercera edad, que vivían y se cuidaban unos a otros. En la década de 1970, tenía templos en San Francisco y Los Ángeles.

Jim Jones y el Templo del puebloFoto: Infobae

Desde su adolescencia, Jones consumía sustancias psicotrópicas y alucinógenas, además de ser dependiente de pastillas para los nervios. Conforme su congregación fue creciendo, su ego y alucinaciones también, hasta que llegó un punto en donde comenzó a referirse a sí mismo como Dios.

En 1977 se desató un escándalo acerca de los abusos dentro del Templo del pueblo, antes de que se publicará Jones y casi mil de sus seguidores huyeron a tierras que el Templo había comprado previamente en Guyana, una nación de habla inglesa a lo largo de la costa atlántica norte de América del Sur.

Guyana, la tierra prometida

Este territorio se comenzó a trabajar desde 1974, cuando unos pocos voluntarios comenzaron a limpiar tierras para un asentamiento agrícola en el Distrito Noroeste de Guyana, cerca de la disputada frontera con Venezuela, para crear una comunidad donde pudieran escapar del racismo y la injusticia que experimentaban en los Estados Unidos. Los primeros colonos estaban llenos de esperanza y libertad.

Cuando Jim Jones y más de mil inmigrantes (incluidos más de 300 niños y 200 personas de la tercera edad) llegaron súbitamente en 1977, las condiciones eran primitivas, estaban muy lejos de las vidas a las que estaban acostumbrados. Todo (aceras, saneamiento, vivienda, agua, electricidad, producción de alimentos, cuidado del ganado, escuelas, preparación de comidas, lavandería, seguridad) tenía que desarrollarse desde cero.

Jime Jones y GuyanaFoto: InfobaeComo no se construyeron suficientes cabañas para albergar a las personas, llenaron cada cabaña con literas, todas ocupadas. Las cabañas estaban segregadas por género, por lo que las parejas casadas se vieron obligadas a vivir separadas. En todo el recinto, los miembros podían escuchar la voz de Jones transmitida a través de un altavoz, incluso durante la noche. 

El calor y la humedad en Jonestown eran sofocantes y causaron que varios miembros se enfermaran. Los miembros también debían trabajar largas jornadas en el calor, a menudo hasta 11 horas al día. Todos, excepto los niños más pequeños, tenían que colaborar para desarrollar y mantener la comunidad.

  Relacionadoosho-bhagwan-guru-espiritual-comenzo-una-secta-enveneno-un-pueblohistoriaOsho: el gurú que manipuló a miles, creó una secta y envenenó un pueblo

  Relacionadoheavens-gate-la-secta-de-los-tenis-nikehistoriaLa secta que compró 42 pares de tenis para esperar a una nave extraterrestre

La tragedia de Jonestown

Dado que el complejo estaba rodeado por kilómetros y kilómetros de jungla y rodeado por guardias armados, los miembros necesitaban el permiso de Jones para salir y Jones no quería que nadie se fuera.

En noviembre de 1978, Leo Ryan un senador de California voló a Guyana para investigar las denuncias de que los miembros del Templo del Pueblo estaban retenidos contra su voluntad. Llegó con una delegación de personal, periodistas y familiares preocupados de los residentes de Jonestown. Al principio, todo parecía estar bien, hasta que durante una gran cena y baile en el pabellón, alguien entregó en secreto a uno de los miembros del equipo de NBC una nota con los nombres de algunas personas que querían irse.

La tragedia de JonestownFoto: CalisphereAl día siguiente, 18 de noviembre de 1978, Ryan anunció que estaba dispuesto a llevar de regreso a los Estados Unidos a cualquiera que quisiera irse, algunos accedieron. Mientras esperaba para abordar su avión en una pista de aterrizaje cercana a la jungla, su grupo fue emboscado por hombres armados enviados por Jones. Ryan fue asesinado, junto con otras cuatro personas: un reportero y camarógrafo de NBC, un fotógrafo del San Francisco Examiner y una desertora. De vuelta en la comuna, Jones reunió a sus seguidores para realizar una ceremonia de suicidio que ya habían practicado con anterioridad.

Ordenó a sus seguidores que bebieran un ponche con cianuro. Los bebés y los niños se “atendieron” primero, se usaron jeringas para verter el jugo envenenado en sus bocas. Luego, las madres bebieron un poco del ponche envenenado, después el resto de los miembros. Si alguien no cooperaba, había guardias con pistolas y ballestas para animarlos. Fueron necesarios aproximadamente cinco minutos para que cada persona muriera. Si bien el incidente se ha denominado suicidio en masa, algunos de los cuerpos parecían tener marcas de jeringas en la espalda, lo que sugiere que fueron asesinados.

Jim Jones y  JonestownFoto: David Humme KennerlyMurieron más de 900 personas, una tercera parte de ellos eran niños. Jones también murió, pero de una sola herida de bala en la cabeza que se cree fue autoinfligida. Sólo un puñado de personas sobrevivieron, ya sea escapando a la jungla o escondiéndose en algún lugar del complejo.

Después de Jonestown

Las autoridades encontraron cientos de pasaportes, un alijo de armas y 500 mil dólares en efectivo en el complejo. Jones también había depositado millones de dólares en cuentas bancarias en el extranjero. Larry Layton, miembro del templo, fue condenado a cadena perpetua por participar en el tiroteo en la pista de aterrizaje. Fue puesto en libertad en 2002.

Estados Unidos intentó que los cuerpos fueran enterrados en el lugar y se ofreció a pagar la factura del gobierno de Guyana. Pero el gobierno de Guyana no quería participar en el entierro, y las familias de los muertos querían que sus seres queridos regresaran. El ejército fue la única organización capaz de manejar la recuperación de víctimas en masa. Finalmente, un cementerio en Oakland, al otro lado de la bahía de la antigua casa del Templo en San Francisco, acordó enterrar los restos de cientos de muertos en Jonestown.

Jonestown OaklandFoto: Fox NewsSe construyó un monumento a las víctimas de Jonestown en Oakland, hasta la fecha se programan eventos conmemorativos donde los sobrevivientes y la familia pueden reunirse y llorar. Además de ser un recordatorio permanente de los peligros de las sectas.

En los más de 40 años transcurridos desde la tragedia, la mayoría de las historias, libros, películas y estudios académicos han tendido a centrarse en el líder del Templo del pueblo, Jim Jones, y en la comunidad que sus seguidores intentaron forjar en las densas selvas del noroeste de Guyana.

Te podría interesar:

Fotografías que muestran la decadente vida dentro de las sectas

Las 5 sectas más peligrosas y violentas de México

Los sucios secretos del culto religioso brasileño que está conquistando Latinoamérica

Referencias: