INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La historia de Lozen, la guerrera apache que nació para defender los derechos de su tribu

July 13, 2018

Alma Gómez

Lozen podía encontrar fácilmente a sus adversarios. Bastaba con que extendiera sus brazos hacia el cielo, caminara formando una especie de círculo y orara a Ussen

Aunque parezca un tema en boga, la realidad demuestra que la lucha por la igualdad de género no es un tema nuevo para la sociedad. La historia habla por sí sola. Desde hace mucho tiempo, en diferentes medidas y entre sociedades ajenas a nuestra tradición, algunas figuras han estado luchando por un trato equitativo entre ambos sexos y se ha intentado combatir contra las etiquetas de debilidad y delicadeza que recaen sobre la figura femenina. Lo demuestran las grandes historias de militares, guerrilleras, científicas y escritoras que, entre muchas más, han contribuido a la contienda.

Distintas mujeres han demostrado tener la fortaleza, inteligencia y capacidad para ser tan audaces como cualquier hombre. Existen distintos relatos en los que se habla de aquellas que lograron sobresalir gracias a las hazañas que las convirtieron en una leyenda. A pesar de ello, muchas han sido más recordadas que otras, pero esto no significa que dejaron de ser importantes. Quienes se distinguieron del resto optaron por salir de los estereotipos femeninos que se establecieron para decirles cómo tenían que comportarse. En ese ánimo, es preciso recordar a Lozen, la guerrera apache.



Lozen nació en 1840 y se negó a aprender únicamente los deberes que se les asignaban a las mujeres, como la crianza de los hijos y la recolección de comida. Desde muy pequeña demostró la gran fuerza y habilidad que conformaban su espíritu guerrillero. Fue bien recibida por su misma tribu debido a las habilidades y supuestos poderes que poseía. Por si fuera poco, era la hermana de Victorio, el legendario jefe de los chiricahua.

Victorio y Lozen, junto a líderes apaches como Cochise, Mangas Coloradas, Juh, Chihuahua y Gerónimo, lucharon para liberar y defender a su pueblo de otras tribus, como los pieles rojas cazadores de cabelleras, y de los españoles y algunos mexicanos. Ajena a todo lo convencional, la guerrera Chiricahua nunca se casó y dedicó su vida a combatir las injusticias que incidían sobre las tribus apaches.

Sus aptitudes para atrapar caballos con un simple lazo, su excelente puntería con el rifle y su capacidad para curar heridas la convirtieron en una pieza fundamental de la lucha que mantuvieron en contra de los colonizadores españoles, estadounidenses y mexicanos. Durante las huidas ,Lozen se encargaba de cubrir las espaldas de sus compañeros porque su precisión con las balas era impresionante. Además, según cuenta la leyenda construida en torno a su figura, sus poderes le concedían mucha ventaja.



De acuerdo con distintos relatos, fue bendecida por un poder cuando tenía 12 años, gracias a la ceremonia de pubertad, rito que le concedía a cada persona una habilidad. Cuando se acercó a orar a las montañas sagradas del suroeste de Nuevo México, se le otorgó la cualidad de conocer la ubicación exacta de sus enemigos. Según Harlyn Geronimo, bisnieto del famoso guerrero chiricahua Gerónimo (quien supuestamente tenía la facultad de ver el futuro), Lozen podía encontrar fácilmente a sus adversarios. Bastaba con que extendiera sus brazos hacia el cielo y caminara formando una especie de círculo mientras oraba a Ussen (dios creador de la vida en la mitología apache) para que sus venas se tiñeran de color azul y una sensación en sus brazos le indicara la ubicación exacta de sus contrincantes, además de saber exactamente cuántos eran.

Durante 1861 y 1886 se llevaron a cabo las guerras apaches, en las cuales los nativos y colonos se enfrentaron en cruentas batallas para conquistar territorios. Distintas tribus eran expulsadas de muchas zonas y reubicadas en algunas reservas; pero las pésimas condiciones de dichos lugares y la venta clandestina de las provisiones que se destinaban a los guerreros orillaron a que se generaran muchas de las batallas que terminaron en asaltos violentos y la muerte de decenas de militares, lo que provocó la molestia de los colonos y la persecución de los distintos bandos guerreros.



En 1870 Victorio debía trasladar a sus seguidores a la reserva de San Carlos, en Arizona, debido a un tratado en el que el Gobierno asignaba dicho lugar para el establecimiento de su tribu; no obstante, las terribles condiciones y los malos tratos los llevaron a unirse a otras bandas que seguían luchando contra los ejércitos de Estados Unidos y México. Durante esta campaña Lozen se separó de su hermano para resguardar la vida de una mujer embarazada y para que pudieran llegar a salvo a la reserva.

El viaje con el recién nacido y la madre fue un desafío para Lozen, quien no sólo tuvo que ayudar a que la mujer pariera detrás de unos matorrales sin que fueran descubiertas, sino que en medio de una balacera se arriesgó para robar unos caballos a militares mexicanos. Además tuvo que matar un buey con un cuchillo para que pudieran comer. El viaje fue realizado con éxito y los tres llegaron a salvo; sin embargo, al arribar a Nuevo México se enteró de que Victorio había muerto tras defender a su tribu y casi todos los guerreros habían sido asesinados en Chihuahua. Lozen querían encontrarse con Nana, un veterano que se encargó de reunir a los sobrevivientes, para cobrar venganza. 



Tras su desesperación, la hermana de Victorio se unió en armas con el jefe Gerónimo en 1885. Entre ambos planearon levantarse en contra del Gobierno estadounidense, pero al enfrentarse ante un enemigo tan poderoso fueron derrotados y enviaron a las distintas tribus a diferentes reservas de Florida. Finalmente los guerreros decidieron rendirse y los arrestaron. Lozen fue enviada a la prisión de Monut Vermon, ubicada en Alabama. Las malas condiciones en las que permaneció provocaron que se enfermara de tuberculosis y murió a los 50 años. Su historia, aunque poco conocida todavía, permanece en el imaginario cultural colectivo como un ejemplo de rebeldía más allá del tiempo, las culturas y los roles de género.

***

La historia de Lozen es otro gran ejemplo de cómo obran el tiempo y la desmemoria. En esa categoría de personajes poco conocidos se incluyen más de los que piensas. Pero mientras algunos guerreros quedaron olvidados, otros fueron la inspiración para crear grandes historias.

TAGS: Historia mundial Mujeres crowdsourcing
REFERENCIAS: Lozen Lozen, la gran guerrera apache Naciones Indias, Lozen Lozen, la indómita apache que que fue guerrera y visionaria

Alma Gómez


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Why Ariana Grande Is My New (And Unexpected) Role Model Aging 11 Years And Other Things That Happen When You Have A Baby La historia de la detención de Rafael Caro Quintero en Costa Rica Artículos básicos que debes llevar siempre en tu bolso Measles Are Back And Threatening Humanity Thanks To The Anti-Vaxxer Movement Miguel Ángel Félix Gallardo, el primer narco en México y en traficar cocaína

  TE RECOMENDAMOS