La homogeneización de las artes: La escuela de la Bauhaus
Historia

La homogeneización de las artes: La escuela de la Bauhaus

Avatar of Pilar Turu

Por: Pilar Turu

5 de abril, 2015

Historia La homogeneización de las artes: La escuela de la Bauhaus
Avatar of Pilar Turu

Por: Pilar Turu

5 de abril, 2015



En el año 1918 con la firma del tratado de Versalles terminó la Primera Guerra Mundial. Alemania quedó derrotada y fue entonces cuando se fundó en este país la República de Weimar. La historia de la república de Weimar, es una historia efímera; “De los poco más de catorce años que existió únicamente alrededor de seis, aquéllos entre 1924 y 1929, conocieron prosperidad económica, paz social y una relativa estabilidad política.”[1]

 Un año después, en 1919, se funda la escuela Bauhaus en dicha república, siendo Walter Gropius el director de la misma. A lo largo de los 14 años de vida de la escuela, se vivieron en Weimar diversas agitaciones políticas, económicas y revueltas internas. La vida de dicha república, cómo cabe suponer después de haber perdido una guerra, sufría de los desastres psicológicos y morales. No obstante y a pesar de la situación en la época, la escuela recibió a más de quinientos estudiantes, que lograron inclusive graduarse y lograr junto con el profesorado una gran gama de productos.


bauhaus

 
En la república de Weimar aparecieron corrientes culturales e intelectuales que “criticaban la superficialidad del racionalismo de Occidente, así como su apogeo al positivismo y al materialismo, pregonaban ideas místicas cargadas de presagios de retorno del avance civilizatorio a pasados supuestamente idílicos.” [2] 

Estos ideales hicieron eco en una población que dejó de escuchar a los humanistas y demócratas por adoptar nuevas posturas. Después de una guerra, lo que buscaba el pueblo era una renovación de la sociedad. Gropius, por lo tanto, buscaba a través de su escuela poder combatir el abatimiento social tras la guerra con la construcción de un nuevo arte. Es por esto que la técnica fue poco a poco perdiendo valor al imponerse sobre ella la humanización del arte; lo que se había perdido con el materialismo, con la carencia de esperanza, etc.

 Desde su fundación en Weimar, el arquitecto fue poco a poco impregnando en la escuela sus convicciones  y creencias. Era un modernista que creía que el mundo moderno debía tener una estética moderna, fresca y sobre todo funcional. Gropius creía firmemente en “crear un nuevo gremio de artesanos sin las distinciones de clase que levantan una arrogante barrera entre artesano y artista”.

bauhaus


La finalidad de la Bauhaus entonces, fue vincular las artes para crear una unidad arquitectónica, pictórica y escultórica. Es por esto que podemos encontrar un interés interdisciplinario de reunir y de sintetizar las artes plásticas: al artesanado y la industria. Se dio un interés por crear un arte total: concepto que designa una unidad de las artes; una homogeneidad de las mismas.  Gesamtkunstwerk, que es el nombre del término en alemán, designa esta cualidad de unificación o fusión de las artes. Este concepto se podría traducir como uno de los ideales de la Bauhaus, pues se busca una renovación de las artes,  y en cierto modo utópica, una creación que las unificara a todas. por eso, uno de los fines de la Bauhaus, fue la obra de arte unitaria; la obra total. La obra sin fronteras.

 “Se organizó como un colegio estatal en el que bellas artes, oficios, diseño industrial y arquitectura se enseñaban como partes de una misma disciplina estética, lanzando un puente entre las esferas artísticas e industriales en la búsqueda de un entorno ideal para la era de la máquina.”[3]

En 1926 la escuela se trasladó a Dessau, dónde se dio una tercera etapa de la escuela y un cambio en la producción de la misma. Fue en esta tercera etapa donde la Bauhaus se enfocó principalmente en el diseño de viviendas modernas, en el mobiliario de estas y en sus electrodomésticos. Poco tiempo después, en 1930, la escuela cerró finalmente debido a la mentalidad progresista del último director, Hannes Meyer. Se traslada la Bauhaus a Berlín, y llevando el mando Mies van der Rhoe, cierra finalmente en esta ciudad también en 1933 por no lograrse una adaptación con la estética nazi.

***

Referencias:

[1] E. Bieber, León. La República de Weimar: génesis, desarrollo y fracaso de la primera experiencia democrática alemana. México: Facultad de Filosofía y letras, UNAM, 2002, p.86

[2] Farthing, Stephen. Arte. Toda la historia. Barcelona: Ediciones Blume, 2010 p. 414

[3] Trachtenberg, Marvin; Lyman, Isabelle. Arquitectura: De la prehistoria a la postmodernidad. Madrid: Ediciones Akal, S.A., 1990, p.646

 


Referencias: