La ignorancia que refleja decir que Donald Trump es igual a Hitler
Historia

La ignorancia que refleja decir que Donald Trump es igual a Hitler

Avatar of Alex Campos

Por: Alex Campos

14 de marzo, 2016

Historia La ignorancia que refleja decir que Donald Trump es igual a Hitler
Avatar of Alex Campos

Por: Alex Campos

14 de marzo, 2016


"Podría estar en medio de la Quinta Avenida, disparar a alguien y no perdería a ningún votante". 
Donald Trump

Parecía un mal chiste cuando anunció sus intenciones presidenciales. Luego se convirtió en espectáculo rodeado de discursos de odio y segregación. Con las primeras elecciones en Iowa, y su primera derrota, parecía que sería una anécdota más de la carrera presidencial, pero ahora no sólo pasará a la historia como un polémico candidato republicano, sino como el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos. 

Sin importar las fronteras, la distancia o la irrelevancia política de los entrevistados, Trump estuvo durante meses en cada noticiero, declaraciones de mandatarios extranjeros, memes, videos, canciones y tuits respecto a las elecciones. En el caso mexicano, Calderón y Fox aprovecharon la oportunidad para regresar del olvido político y comentar al respecto; y Enrique Peña Nieto incluso se permitió cometer el error de invitarlo a México. Desde su nominación, cientos de blogs, revistas y medios apelan al tema, pero muchas veces cometen el gran error de compararlo con Hitler ¿Por qué? No porque sus discursos de odio no sean similares o, como lo argumenta el sitio Cracked, el ascenso al poder de ambos guarde algunas similitudes en función de contextos económicos, sociales y políticos, sino porque se simplifica la crítica.

Trump y Hitler

Sin importar en los contra-argumentos a sus propuestas, sin detenerse a criticar lo imposible de sus proyectos o simplemente, de la eventual incapacidad política que podría tener, la manera, aparentemente más sencilla, de detener el ascenso y nominación republicana de Trump es proyectarlo como el siguiente Adolf Hitler ¿Por qué? Porque se apela a la figura del mal evocada por el hombre responsable de la destrucción europea de mediados del siglo pasado; porque se quiere reflejar el constructo social relacionado con Hitler en función de los argumentos del Holocausto; porque se requiere una figura mundialmente conocida para comprender el "peligro" del multimillonario en el poder. Es sencillo: encontrar un ejemplo negativo, realizar comparaciones y lograr que la conciencia colectiva haga el resto, como denigrar a un candidato de izquierda relacionándolo con Chávez ¿te suena México?

Comparar a Trump con Hitler nos remite invariablemente a la "Ley Godwin", propuesta en 1990 en los foros de noticias de Uneset: "A medida que una discusión en línea se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno". Bajo ese enunciado, el foro podía cerrar cualquier discusión y adjudicar la derrota a quien hubiera usado el argumento pues se estipuló que "el tema se habría desviado lo suficiente del asunto original, por lo que el hilo conductor y las ideas desarrolladas se distorsionan". Incluso lo dicho por Godwin se amplió para criticar el uso de tales referencias como tácticas argumentativas fuera del contexto de la Segunda Guerra Mundial. 

"La ley pretende evitar un abuso conversacional, porque muchas veces se les menciona [a Hitler y a los nazis] simplemente para evocar el mal, y una posible confrontación objetiva de hechos se convierte en una discusión subjetiva sobre el bien y el mal".

donald trump candidato

Así, en el mundo real, y siguiendo este precepto, pareciera que la opinión pública se quedó sin argumentos para criticar a Trump y cayó en la salida fácil de apoyarse en Hitler para minar su presencia. Discursos de odio... como Hitler; amenazas a la comunidad internacional... como Hitler; diáspora de migrantes... como Hitler. Aunque la Ley de Godwin establece que la conversación termina al apelar a los nazis, podemos retomar lo dicho por Javier Cercas en "El País", pues "el punto no es dejar de hablar de Hitler, de los nazis y el peligro de caer como sociedad en esos errores, pues la discusión no termina al mencionar a Hitler. La discusión empieza ahí". Pero entonces, encontremos los argumentos suficientes para criticar la propuesta política y económica de quien tendrá en sus manos la dirección de gran parte de la escena mundial en un futuro, y desvelemos por qué es un peligro que Trump dirija Estados Unidos como lo hiciera Hitler en Alemania.

"Me los cargaría a palos [en referencia al Estado Islámico]. Simplemente bombardearía a esos cabrones. Así es. Haría volar por los aires sus tuberías de petróleo. No quedaría nada". 

candidato donald trump hitler

Superemos entonces los memes, al primo de nuestro copete, las comparaciones, las parodias de por qué Hitler odia ser comparado con Trump y los tests para adivinar quién dijo qué frase. Descifremos al millonario que pasó de la broma a la acción, que con un discurso que segrega, es capaz de unir, que no necesita prometer paraísos ni oasis para ganarse a la mayoría blanca pues parece que el gran nacionalismo estadounidense quiere despertar. Comprendamos por qué el odio y el hartazgo están ganando votos para quien en un futuro podría ser capaz de liderar un país que en su ignorancia se presenta como una bomba de tiempo. Sí, porque las protestas afroamericanas y los tiroteos universitarios son pequeñas muestras de un país que en contraste con el desarrollo económico y militar, también presenta sensibles fracturas sociales. Y recordemos lo que sucede cuando alguien es capaz de unir las cuarteaduras con cinta adhesiva. 

-
Enlaces de interés:

"Abajo la Ley Godwin" El País semanal. 1 de febrero 2015
"Why comparing Donald Trump to Hitler makes perfect sense" Cracked. 1 de octubre 2015. 
Resultados y calendario de las elecciones primarias en Estados Unidos. The New York Times. 

Te puede interesar:

25 frases que reflejan el perfil psicológico de Hitler

Las canciones favoritas de Donald Trump





Referencias: