La sociedad secreta de los Illuminati.
Historia

La sociedad secreta de los Illuminati.

Avatar of @MarianaTiquet

Por: @MarianaTiquet

5 de agosto, 2015

Historia La sociedad secreta de los Illuminati.
Avatar of @MarianaTiquet

Por: @MarianaTiquet

5 de agosto, 2015

Los Illuminati: La sociedad más famosa y secreta

Probablemente, cuando se habla de sociedades secretas, los Illuminati sean los primeros que se nos pueden ocurrir. De este grupo se ha dicho mucho y han surgido incontables teorías de conspiración que vienen de siglos atrás. Se ha dicho que se trata de un grupo secreto que se ha encargado de conspirar contra el mundo y que es responsable de muchas de las acciones que ocurren a lo largo del planeta.


Se ha dicho que son los titiriteros que mueven las cuerdas y controlan los movimientos de los personajes clave en las distintas sociedades, que han estado involucrados en las elecciones presidenciales, así como en las revoluciones y que controlan el mercado y nos tienen vigilados. Pero, detrás de todos los mitos y de todas las teorías de conspiración, existe una verdad, una realidad sobre este grupo del que mucho se ha dicho, pero poco se conoce.


Los Illuminati, por su nombre en latín, también conocidos como la Orden de los Iluminados, se refiere a los Illuminati de Baviera, una sociedad secreta que fue fundada el 1 de mayo de 1776 en Alemania. La finalidad del grupo era la de oponerse a los prejuicios, la religiosidad impuesta sobre la vida pública; esto para evitar el abuso de poder del Estado y apoyar la igualdad de sexos, así como promover la educación en la mujer.


La sociedad secreta de los Illuminati. 1

Fue Adam Weishaupt quien, junto con dos alumnos, fundó la Asociación de sabiduría secreta. El profesor de la Universidad de Ingolstadt en Baviera, inspirado en las ideas de la ilustración, buscó la creación de un grupo que pudiera servirle a sus alumnos para discutir temas sobre la literatura, sobre todo para tener acceso a los libros eclesiásticos contemporáneos. El grupo estuvo integrado en un inicio por 20 miembros aproximadamente, todos ellos lectores anticlericales.

En parte Weishaupt también fundó la sociedad porque había visto a la Orden Rosacruz, perteneciente a la masonería, como un mal con el que debía terminar. Además, tal como escribió en la carta para la fundación de la sociedad, un oficial llamado Ecker había fundado una logia que tenía orientación hacia la alquimia y que se había extendido al punto de robarle algunos de los estudiantes más brillantes.


“El pensamiento de haber perdido de esta forma a jóvenes tan prometedores, y verlos ahora acercándose a la alquimia y majaderías semejantes, fue para mí tormentoso e insoportable. Por esto fui a pedirle consejo a un joven, en quien había puesto toda mi confianza. Y me animó a utilizar mi influencia sobre los estudiantes y estos excesos mediante una vacuna, administrada mediante la fundación inmediata de una sociedad [1]”.


(Te puede interesar: Personajes y verdades de la masonería)


La sociedad secreta de los Illuminati. 2


Más tarde el nombre cambió a Illuminatenorden u Orden de los Iluminados. En 1782, con la ayuda de Adolph von Knigge, los iluminados reclutaron a muchos masones y también lograron infiltrarse en diversas logias. Así, adoptaron aspectos masónicos como la jerarquía y las logias, pero no eran parte de la misma orden ni cooperaban en organizaciones francmasónicas nacionales.


La estructura quedó de la siguiente manera:


Los iniciados: criadero, que introducía a los novatos en la logia y la sociedad secreta, la que estaba compuesta por los grados de novicio, mineral e iluminado inferior. Después estaba la clase masona, tomada de la masonería. En esta clase estaban los grados de peón, oficial, maestro, iluminado mayor e iluminado regente. Y por último, en la cima estaba la clase mistérica, compuesta por los grados de sacerdote, Regent, Magus y Rex (gobernante). Además cada individuo recibió un nombre secreto.

Con el modelo de la ilustración, los Iluminados buscaron que la libertad, igualdad y fraternidad se llevarán a cabo; y el mejor medio para alcanzarlos era a través de la educación. Además, los individuos debían aprender a autodominarse, ser morales y formar su corazón. Tenían que alejarse de lo superfluo y luchar contra el absolutismo, así como el despotismo espiritual de la Iglesia católica.


Weishaupt también recurrió a filósofos para tener una orden más informada. El fundador estaba convencido que había que terminar con el despotismo. Para abolir el sistema absolutista no había que hacerlo por un camino revolucionario, sino a través de recursos políticos.


A diferencia de otras sociedades, los Illuminati tenían un programa político bastante detallado y tenían una educación bastante profunda, con cierta cantidad de libros que debían leer al mes. Quibuslicet era el cuaderno que los iluminados utilizaban para escribir sus avances tanto morales como espirituales.


Se sabe que un tercio de los miembros de la orden eran nobles y cerca de un 12% clérigos. Además, más del 70% había recibido formación académica; la mayoría eran funcionarios y trabajadores públicos. En este periodo se prohibieron los libros de los exjesuitas, enemigo máximo de los Illuminati, así como escritos clericales. Lo que sí se fomentó fue la literatura ilustrada.

A pesar del esfuerzo de Weishaupt en hacer una orden de gente sumamente preparada, había muchos que habían ingresado para buscar una oportunidad.


La sociedad secreta de los Illuminati. 3


Entre algunos de los Illuminati se encuentran Goethe, conocido en la orden como Abaris; Knigge que era el Filón de Alejandría, Weishaupt conocido como Espartaco; Anton von Massenhausen, quien ayudó a formar la orden y fue conocido como Ajax; y Johann Christian Ehrmann.


Entre las teorías de conspiración se ha mencionado que los Illuminati buscaban controlar el mundo y que tenían un plan para el futuro de la humanidad. Entre lo que se quería lograr según distintos mitos era derrocar el poder del zar en Rusia, y convertir al país en una nación comunista atea. También una guerra sería desatada luego de enfrentamientos entre sionistas políticos y musulmanes. Así se librarían a los nihilistas y a los ateos. Según otros autores, los Illuminati eran una especie de secta que adoraba a Lucifer y no a Dios. Lucifer por su origen en latín significa “portador de luz”, por lo que representa para algunos la fuente de sabiduría y conocimiento. Mientras que en el Cristianismo, Jesus supone luz en el mundo, los Illuminati dan este atributo a Lucifer o Satán. Satán significa “adversario”, por lo que se le ha dado también el nombre de Lucifer, pues da la sabiduría al mundo que Dios no quiere que la humanidad no tenga [2].


Según el francés Jacques François Lefranc, escribió en su libro Le voile levé pour les curieux ou les secrets de la Révolution révéles à l'aide de la franc-Maçonnerie que los Illuminati fueron los responsables de la Revolución Francesa. A pesar de los esfuerzos también por el exjesuita Agustin Barruel, sobre los Illuminati y su culpabilidad, carecen de bases que puedan comprobar la supuesta conspiración.


Otro ejemplo de quien culpó a los Illuminati de una secta peligrosa fue la polémica historiadora Nesta Webster. Según ella, la masonería fue la responsable de la conspiración en los bolcheviques. Además de acuerdo con Webster, los Illuminati planificaron la dominación mundial a través del comunismo, tomando como base la Cábala judía. Cabe resaltar que la historiadora fue fascista y apoyó la persecución nazi, además de que admiró el trabajo de Hitler, quien era el único que podía acabar con la conspiración judía.


Luego de varias disputas y problemas, así como publicaciones que mostraban a los Illuminati como antireligiosos en Bavaria, Karl Theodor, príncipe elector de Baviera, prohibió las sociedades secretas. El 2 de marzo de 1785, el gobierno dio su opinión respecto a los Illuminati. Weishaupt ya había dejado la orden cuando en 1787 el gobierno publicó correspondencia interna del grupo. Se encontró que intelectuales como el diplomático Xavier von Zwack y Ferdinand of Bruswik pertenecían a la orden, además del escritor Johan Wolfgang von Goethe, el filósofo Johann Gottfried Herder, y duques como Weimar y Gotha.


Los mitos también dicen que el grupo de los Illuminati no quedó en el olvido y que todavía existe. Lo que faltan son pruebas que lo comprueben, pues hasta que no sea así seguirán siendo “teorías” de conspiración y mitos.


***


Bibliografía:

[1] Carta Pythagoras oder Betrachtungen über die geheime Welt- und Regierungskunst.

[2] Dice, Mark. (2009) The Illuminati: Facts & Fiction. The Resistance, San Diego. California, USA.


***

También puede interesarte:


11 cosas que seguramente no sabías sobre los Illuminati



Referencias: