Las prácticas sexuales de la Antigua Grecia que hoy no serían aceptadas

sábado, 25 de febrero de 2017 7:14

|Cultura Colectiva




Hoy vivimos atados por muchos principios morales y sociales, pero no siempre fue así. En la antigua Grecia la vida era más plácida porque el sexo se practicaba de manera libre y sin vergüenza, pues al final de todo es un acto natural e inofensivo para la salud. Incluso los dioses griegos alentaban a las personas a tener encuentros sexuales de manera libre.  Por ejemplo, para honrar al dios Dionisio, la gente se congregaba para emborracharse con vino y hacer enormes orgías entre ellos. Estas eran las fiestas bacanales
 
prácticas sexuales en la antigua grecia

Era claro que tras tantas bacanales en los pueblos griegos ninguna persona contaba con una virginidad intacta. Para ellos esto no era ningún problema porque dicha característica sólo era digna de las diosas. En su mitología había dos mujeres que gozaron del sexo de manera intensa y siempre conservaron su pureza: Hera y Afrodita.

Hera es la esposa de Zeus y entregó su cuerpo a los placeres sin remordimiento porque año con año iban a la fuente de Canatos a bañarse para renovar su virginidad. Afrodita hacía lo mismo en el mar de Pafos, se sumergía en el agua y cuando salía su inocencia volvía a ella. De esta manera conservaban su pureza como diosas.

¿Qué otros ritos sexuales se realizaban en la antigua Grecia?

prácticas sexuales en la antigua grecia

 En la Cultura Minoica (prehelénicos) para venerar a la Madre Tierra, tanto hombres como mujeres se internaban en el bosque para sacrificar animales como ofrenda a los dioses. Según el historiador Edmundo Fayanes, en este ritual satisfacían todos sus apetitos sexuales con prolongadas horas de copulación masiva hasta que los participantes quedaban exhaustos y saciados. ¿Te parece escandaloso?

Quizá la principal práctica que hoy parecería escandalosa es la del amor homosexual. Antes tener una relación con una mujer era un acto vulgar y una pasión vacía. En cambio el amor entre hombres era más respetado por la sociedad griega.

prácticas sexuales en la antigua grecia

Por lo general la relación era entre un hombre mayor y uno menor. Quien poseía los conocimientos amatorios por su larga experimentación en la visa se le llamaba erastés, mientras que el joven inexperto era nombrado como erómeno. Como era de esperarse, el ser maduro debía educar, proteger y dar un buen ejemplo a su amado. El jovencito ofrecía a cambio su lealtad y belleza física.

Esta lógica desencadenó una enorme red de prostitución entre los jóvenes griegos. Con el fin de tener dinero, las familias más pobres vendían la virginidad y cuerpo de sus hijos varones a los hombres con más poder del pueblo. Aunque también había casos en que chicos adinerados se entregaban a personas maduras simplemente para vivir nuevas experiencias sexuales.

Paralelamente al amor homosexual (el cual estaba reservado para las personas cultas), se encontraban los matrimonios convencionales, donde las mujeres tenían la principal función de procrear y cuidar de sus hijos. La fórmula matrimonial decía: "Te entrego a esta mujer para la procreación de hijos legítimos".

prácticas sexuales en la antigua grecia

Quienes no se casaban se dedicaban a la prostitución, práctica popular en la Atenas del siglo V y IV. Existían dos clases de cortesanas, las que trabajaban en burdeles y vivían en condiciones de esclavas o las llamadas hetairas, que significa acompañamiento femenino. Estas mujeres tenían vastos conocimientos y solían competir en cultura con los hombres. La más famosa fue Aspasia de Mileto, amante de Pericles y maestra de filosofía de Platón y Sócrates. 

Este sería un breve recorrido por las prácticas más habituales en la antigua cultura griega. Como te habrás dado cuenta, era una sociedad machista que nunca le concedió un lugar importante a la mujer. Sin embargo, con los diferentes acontecimientos históricos que se suscitaron después, podemos asegurar que la figura femenina cambió al mundo. 


REFERENCIAS:
Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS