La leyenda del tunkuluchú, el ave maya mensajera de la muerte
Historia

La leyenda del tunkuluchú, el ave maya mensajera de la muerte

Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

26 de enero, 2019

Historia La leyenda del tunkuluchú, el ave maya mensajera de la muerte
Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

26 de enero, 2019

El olor y el sonido de la muerte: el tunkuluchú fue una figura prominente en la cultura maya por el mal augurio que portaba….

Las aves se convirtieron en un animal elemental para la cosmogonía de las culturas antiguas y no es ninguna sorpresa. Su vuelo ha intrigado siempre a los humanos, al punto que desarrollamos máquinas que nos permiten hacerlo, no sin antes haber pasado por una serie de intentos y experimentos que las emulaban.

En las culturas prehispánicas no fue distinto, en particular porque las aves tenían contacto tanto con la Tierra como con el cielo, y el alma humana en distintas ocasiones tomó el mismo papel, Mercedes de la Garza lo resume como «El pájaro que se posa en la tierra y luego asciende al ámbito celeste simboliza […] la tendencia ascendente del espíritu humano, la sacralización».1 

Relacionadocraneos-mayas-muestran-por-que-desaparecio-su-civilizacionLos cráneos mayas que muestran por qué desaparecieron

La leyenda del tunkuluchú

En la cultura maya existen representaciones de diversas aves: sin embargo, destaca una en particular asociada fuertemente a la muerte y Xibalbá, el inframundo maya. Se trata del tunkuluchú, tecolote, Moan –lechuza– o en términos más simples, un búho. 

La leyenda del tunkuluchú, el ave maya mensajera de la muerte 1La leyenda del tunkulunchú cuenta cómo éste fue invitado a una fiesta en el palacio del reino de las aves y contrario a su costumbre, decidió asistir por primera vez. Allí:

«Se le dio el lugar más importante de la mesa y le ofrecieron los platillos más deliciosos, acompañados por balché, el licor maya. Pero el tunkuluchú no estaba acostumbrado al balché y apenas bebió unas copas, se emborrachó. Lo mismo le ocurrió a los demás invitados, que convirtieron la fiesta en puros chiflidos y risas escandalosas».2

Sin embargo, la fiesta adquirió un tono más sombrío, por lo menos para el tunkulunchú, cuando un maya decidió entrar a la reunión y molestarlas. Entonces el ave se hizo objeto de divertimento maya.  La leyenda del tunkuluchú, el ave maya mensajera de la muerte 2

Lee más: 9 mitos sobre el México prehispánico que siempre creíste ciertos

«El maya comenzó a reírse de cada ave, pero pronto llamó su atención el tunkuluchú. Sin pensarlo mucho, corrió tras él para jalar sus plumas, mientras el mareado pájaro corría y se resbalaba a cada momento. Después, el hombre arrancó una espina de una rama y buscó al tunkuluchú; cuando lo encontró, le picó las patas. Aunque el pájaro las levantaba una y otra vez, lo único que logró fue que las aves creyeran que le había dado por bailar y se rieran de él a más no poder».

Resentido por la humillación a la que había sido sujeto, el tunkuluchú decidió que el maya debería recibir algún tipo de castigo, de preferencia el peor posible. Tras pasar todas las noches en el cementerio, el ave aprendió a reconocer el olor de la muerte. 

Relacionadoel-coyote-que-salvo-una-familia-y-otras-leyendas-mexicanas-de-nahualesEl coyote que salvó a una familia y otras leyendas de nahuales

«El tunkuluchú se propuso anunciarle al maya cuando se acerca su hora final. Así, se para cerca de los lugares donde huele que pronto morirá alguien y canta muchas veces. Por eso dicen que cuando el tunkuluchú canta, el hombre muere. Y no pudo escoger mejor desquite, pues su canto hace temblar de miedo a quien lo escucha». 

La leyenda del tunkuluchú, el ave maya mensajera de la muerte 3La búsqueda de un escarmiento llevó al búho a cambiar de manera decisiva la representación del resto de las aves de su especie a lo largo de los territorios que habitaron los antiguos mayas. Sin duda, la leyenda toma inspiración de las características propias del tecolote, un animal nocturno que es asociado comúnmente a la noche y el frío de ésta, además del destino funesto de los hombres. 

«Los quichés de Guatemala todavía dicen que «cuando canta el búho, muere el indio», y de hecho el búho es un importante personaje del Popol Vuh, heraldo del país de las tinieblas y servidor de los señores del infierno: los cuatro mensajeros de Xibalbá son llamados Chayitucur, tecolote veloz, Huracantucur, tecolote de una pierna, Caquixtucur, tecolote colorado —como guacamaya—, y Holontucur, tecolote que sólo tiene cabeza y alas y no tiene pies».3

Relacionadofray-diego-de-landa-que-quemo-codices-mayas-religionEl hombre que quemó los últimos códices mayas en nombre de la religión

Tales representaciones han perdurado en el tiempo y han posicionado a los tecolotes como anunciantes de la muerte. Además, estas aves han adquirido otros tintes supersticiosos, pues para algunos pueblos del Valle de Mexico son la representación animal de las brujas, como la Mometzcopinqui.

1En Miguel Rivera Dorado, "Pajaritos y pajarracos: personajes y símbolos de la cosmología Maya", en Revista Española de Antropología Americana, vol. 34, 2004, p. 9. Disponible aquí

2 Biblioteca Digital del ILCE, "Cuando el tunkuluchú canta...". Disponible aquí

3 Rivera Dorado, Op. cit., p. 15.

Te podría interesar: 

La bruja prehispánica que aterrorizó a los aztecas y aparece como bolas de fuego en la noche
El siniestro inframundo maya a donde los muertos viajaban
La historia de la emperatriz purépecha que luchó contra los conquistadores