Los paracaidistas que inventaron los métodos de tortura más brutales
Historia

Los paracaidistas que inventaron los métodos de tortura más brutales

Avatar of Ivan Montejo

Por: Ivan Montejo

5 de mayo, 2016

Historia Los paracaidistas que inventaron los métodos de tortura más brutales
Avatar of Ivan Montejo

Por: Ivan Montejo

5 de mayo, 2016




En el curso de la lucha de liberación, se asistirá a un despego singular por esas prácticas. Frente al paredón, con el cuchillo en la garganta, para ser más precisos, con los electrodos en las partes genitales, el colonizado va a verse obligado a dejar de narrarse historias. [...] el colonizado, empuñando la ametralladora, se enfrenta por fin a las únicas fuerzas que negaban su ser: las del colonialismo.
Frantz Fanon


Entre la media noche y las dos de la mañana del Día de Todos los Santos se escucharon los disparos. Los objetivos eran militares y policías que se encontraran en las calles de Argelia, el resultado fueron siete personas muertas, dos de ellas civiles franceses. La respuesta en Francia no se hizo esperar, las más altas cúpulas del gobierno expresaron su rechazo total a estas acciones y aseguraron que no se volvería a repetir; la realidad en la que vivía la colonia del Norte de África les demostraría que estaban equivocados. La mayoría de la sociedad argelina estaba harta, durante la Segunda Guerra Mundial habían ayudado a luchar en contra del fascismo y fueron fundamentales para la liberación de Francia. A pesar de estas acciones, seguían sufriendo el desprecio colonial que los veía como ciudadanos de segunda clase.

henri alleg independencia
La revolución nacional argelina, iniciada en 1954, se convirtió en una de las guerras de independencia más crueles del siglo XX. La primera institución de resistencia en el Norte de África fue la Asociación de los Ulemas Musulmanes, fundada por el jeque Abd-el-Hamid Ben Badis, quien comenzó a instaurar los primeros resquicios de nacionalismo argelino a través de la enseñanza del Islam y el árabe. Organizaciones similares fueron surgiendo hasta que estalló la guerra en 1956, con este conflicto nació El Frente de Liberación Nacional (FLN), partido de la resistencia que lucharía por la independencia hasta el fin.  

Henri Alleg, que desde 1939 residía en Argelia, se anunciaba como un activista y comunista, por lo que inmediatamente se unió al movimiento nacionalista argelino. Aportaba al movimiento escritos publicados en el "Alger républicain", que generalmente eran censurados por las autoridades francesas. En septiembre de 1955, el gobierno colonial clausuró al periódico por vínculos con el movimiento rebelde, Alleg tuvo que esconderse por un tiempo hasta que fue capturado  poco tiempo después. 

henri alleg custodia

Durante su estancia en prisión conoció en lo que se habían transformado la "Igualdad, Fraternidad y Libertad" de la Revolución francesa. Alleg fue llevado a un edificio abandonado en la ciudad de El Biar, el aspecto lúgubre y desolador del recinto tenía la intención de provocar un aislamiento que hacía que cualquiera se sintiera olvidado. Lo primero que le dijo uno de sus captores era que tenía suerte de no estar en el sótano, ahí los gritos de sufrimiento eran constantes. 


henri alleg tortura

Según el testimonio de Henri Alleg, los paracaidistas franceses aseguraban que "todos hablan". Para llegar a su meta aterraban a la víctima física y psicológicamente. Constantemente les recordaban que formaban parte de una clase inferior que se comparaba con ratas o cerdos; en pocas palabras, el francés era un dios sobre el prisionero, postura que facilitaba la tortura. Por si fuera poco, amenazaban con atacar a sus familiares si no les daban la información que buscaban.


henri alleg tortura cara

Las prácticas que captaron la atención del mundo fueron las torturas físicas, Henri Alleg narró esta experiencia de la siguiente forma: "Ellos me desabrocharon el pantalón, me quitaron mis calzoncillos y colocaron los electrodos en cada lado de la ingle, se turnaban para manipular la perilla del aparato...". El ataque a los genitales femeninos y masculinos era común, pero también se empleaban estos choque en la cara, boca, orejas, pecho y otras áreas; simulaban ahogarlos, los quemaban y los hacían dormir sobre un el suelo de concreto o un colchón relleno de alambre de púas.


henri alleg arresto

En poco tiempo los oficiales franceses comenzaron a disfrutar estas prácticas y se convirtieron en una especie de deporte. En muchas ocasiones las sesiones de tortura tenían “espectadores”, Henri Alleg recuerda que en una ocasión se sentaron a verlo sufrir mientras comían y bebían cerveza. La mayoría mostró su emoción cuando se anunció que se iba a "rostizar" a alguien por primera vez. 


henri alleg cuerpo

Estas historias fueron conocidas alrededor del mundo por el libro de Alleg, titulado "The Question", publicado en 1958; ahí narró con gran detalle su experiencia y la de otros rebeldes argelinos. Al conocer estas noticias, las voces francesas más reconocidas de la época, entre las que se encontraban Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, exigieron el fin de la guerra y un alto a las torturas en el nombre de Francia. Ante esta respuesta, el gobierno galo decidió prohibir la venta del texto. 


henri alleg muerte

Las cifras sobre las personas que fueron torturadas y desaparecidas nuca han sido claras, pero se dice que fácilmente llegaron a 3 mil. Estas actividades duraron por ocho años hasta la consumación de la independencia en 1962, los responsables de las torturas nunca fueron castigados debido a que los acuerdos de Evian los protegieron. 

Generalmente cuando pensamos en los métodos de tortura de la actualidad nuestra mente evoca a Estados Unidos y la CIA. No obstante, el cuerpo de paracaidistas francés fue el primero en emplear nuevos avances tecnológicos en el martirio de miles de argelinos, que únicamente buscaban la independencia de su país.


***
Te puede interesar: 

25 artefactos de tortura creados por el hombre 

Métodos de tortura de la Santa Inquisición

*
Referencia:

"Torture: Henri Alleg and The Algerian War", Jeff Erickson






Referencias: