Los secretos mejor guardados de Teotihuacan

Los secretos mejor guardados de Teotihuacan

Por: El Colegio Nacional -



"Antes de que hubiera día y noche en el mundo, se reunieron los dioses en Teotihuacan.

-¿Quién alumbrará al mundo?- preguntaron."

Fragmento de la leyenda Teotihuacana del Quinto Sol



 Teotihuacan es una de las zonas arqueológicas más importantes de México y Mesoamérica; fue hogar de una de las civilizaciones más conocidas y avanzadas de su época. La Ciudadela, el Templo de la Serpiente Emplumada, la Calzada de los Muertos y las pirámides del Sol y de la Luna son sólo algunos  de los edificios más importantes que se encuentran dentro de la "Ciudad de los Dioses".

La arqueología es el método alternativo por excelencia para hablar de travesías espacio-temporales. Después de todo, nadie mejor que un arqueólogo para imaginar historias que ocurrieron cientos de años atrás. Si quisieras desenterrar los misterios de las civilizaciones antiguas de nuestro país, la Dra. Linda Rosa Manzanilla es una fuente indispensable a la que debemos recurrir. La investigadora titular del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y miembro de El Colegio Nacional, presenta un programa televisivo en el que desvela Los secretos de Teotihuacan.

El primer episodio se estrenó el miércoles 17 de agosto a las 21 h a través de TV UNAM, tomando como punto de partida la vida en el período antes de la aparición de esta metrópoli, para después adentrarse en las ventajas del Valle de Teotihuacan para la concentración demográfica, la planificación urbana, la vida doméstica y los barrios multiétnicos; el sistema de gobierno y el colapso de esta ciudad. 

Nuestro pasado como humanidad, no sólo como mexicanos, es de interés común, ya que marcó cambios y herencias que nos han marcado y que son la base para lo que somos en la actualidad. Tuvimos la oportunidad de platicar con Linda, la Doctora, investigadora; con la mujer amante de la historia, quien con gusto y dedicación compartió su conocimiento con todos nosotros en una amena charla llena de tintes místicos, esos que no se pueden desprender cuando hablamos de las culturas prehispánicas.

los secretos de Teotihuacán


Al pedirle que nos compartiera más detalles sobre los programas en los que abordará la historia de los Teotihuacanos, nos comentó que eligió ocho temas, los cuales se abordarán a lo largo de seis programas. Esta serie nos habla de una ciudad que es excepcional en Mesoamérica, primero por la magnitud de una traza urbana que, abarcando 20 km2, estuvo poblada con alrededor de 100 mil habitantes. Para tiempos pre-industriales, se trata de un área enorme y muy planificada: tiene una retícula urbana con calles en ángulos rectos, módulos constructivos… cosa que no es fácil de encontrar en el mundo antiguo. Aunque hay otros casos –tales como las capitales de Harappa y Mohenjo-Daro en el valle del Indo– no hubo fenómeno similar en Mesoamérica antes de Teotihuacan.


Los-Secretos-de-Teotihuacan-inicio


Uno de los datos más importantes que nos compartió la experta fue respecto al trazo de la ciudad: "su división estaba organizada según los cuatro rumbos del Universo, es decir, parte de un modelo del cosmos de la época. Tenemos un eje vial que va de norte a sur llamado la «Calzada de los Muertos» por los aztecas (que llegaron al sitio siglos después que fue abandonado), el cual atraviesa el eje este-oeste. De este modo, Teotihuacan queda segmentada en cuatro distritos, cosa que nos remite a la manera en que los pueblos mesoamericanos concebían el plano terrestre".

Los secretos de Teotihuacan


Al conocer lo anterior, viene muchas preguntas a nuestra mente, una de ellas es: ¿Cómo se edificó la metrópoli?, pues la inmensidad se la ciudad no pasa desapercibida: "Los teotihuacanos crearon túneles de extracción para construir la ciudad. Estos sirvieron como canteras de tezontle y tepetate para conseguir material. Yo pude excavar cuatro de ellos. Posterior a la construcción de la ciudad, las oquedades tuvieron varias funciones, entre ellas como observatorios del paso cenital del Sol. Al colapsar la ciudad fueron reapropiados por distintos pueblos, quienes los usaron como espacios de vivienda, de trabajo y de ritual funerario. Podemos identificar tres grupos: los Coyotlatelcos, del Epiclásico, que vinieron a saquear Teotihuacan; los Mazapa que son como el preludio de los toltecas y los Aztecas. Incluso a principios del siglo XX, por ahí de 1920, había gente viviendo en los túneles que excavé. Hay fotos en la obra de Manuel Gamio donde se pueden ver estufas de cocina".


¿Qué hay de las personas que sí vivieron en la ciudad?, continuamos preguntando con ganas de saber más sobre el manejo de la cultura: "Esa es otra de las características que la hacen excepcional: Teotihuacan era una ciudad multiétnica. Como pasa con la planeación urbana, no hay un símil de esa complejidad y heterogeneidad étnica en otro lado de Mesoamérica: es la gran ciudad".

Los secretos de Teotihuacan

¿Cómo era la organización social?

Igual que en la actualidad, poder mantener el control de una sociedad donde los miembros tiene diferentes creencias, rasgos y actitudes, la duda de cómo era la organización social en aquel entonces era la siguiente cuestión, a lo que Linda respondió: "Era una organización de tipo corporativo, que contrasta contra lo que vemos en Monte Albán o en las ciudades mayas: en esas otras había una  dinastía regidora, cabeza de la pirámide social. En Teotihuacan es fácil ver que lo importante eran los grupos sociales. Podemos apreciar esto a través de las viviendas multifamiliares. Había grupos corporativos morando en vecindades, tres o más familias viviendo juntas. Yo creo que dentro del gobierno también había un consejo (por eso no detectamos a los gobernantes fácilmente). Si no hubieran optado por este modelo de co-gobierno, hubieran surgido golpes de estado continuos, dado que era una asociación muy diversa.

Dichos consejos estarían formados por las casa nobles de los cuatro distritos y quizá algún co-gobernante, para así dar cabida a distintos puntos de vista y voces". 


Los secretos de Teotihuacan

Hay muchos aspectos de la vida política y social que fueron parte fundamental de la grandeza de la cultura Teotihuacana, los distritos son un ejemplo de ello: "Eran quizás unidades administrativas y del co-gobierno. En cada distrito había una serie de barrios alrededor de la sede de coordinación administrativa y –aquí está la paradoja de Teotihuacan– cada barrio estaba regido por lo que llamo las «élites intermedias». Ellas competían entre sí y formaban alianzas con distintos puntos de Mesoamérica: un barrio podía tener alianzas hacia el oeste, mientras que otro –como Teopancazco, el barrio que yo excavé– tenía alianzas hacia la costa del Golfo. Estas alianzas les permitían traer gente y recursos. En el caso de Teopancazco, conseguían peces y fauna de las lagunas costeras, así como mantas de algodón. Al competir entre sí, las élites demostraban un comportamiento contrario a la estructura corporativa, generando tensiones entre ellas mismos y con los gobernantes".

Sobre la vida domestica de los barrios nos comentó que, a pesar que la vida en conjuntos multifamiliares no era normal en Mesoamérica, Teotihuacan privilegió la vida en grupos y, por lo tanto, varias familias coexistían en un conjunto doméstico. Al excavar uno, se dieron cuenta cómo se vivía en estas vecindades. Por otro lado, los centros de coordinación de los barrios, donde estaban las élites intermedias, se hacían cargo de la mano de obra foránea. En Teopancazco había trabajadores de Puebla, Tlaxcala, Hidalgo, Veracruz y, posiblemente, un par de Chiapas.

Gracias a esto, los estudios de la Dra. Linda y de su equipo pudieron enfocarse a la investigación sobre a qué se dedicaba la mayor parte de estos individuos, ya que en sus articulaciones quedan las rugosidades (llamadas «marcas de actividad») de oficios como la sastrería y la pesca con redes. Este trabajo sobre barrios multiétnicos ganó el premio Alfonso Caso a la mejor investigación en Arqueología en 2013.

Los secretos de Teotihuacan


Todos los trabajos de investigación que ha llevado a cabo Linda Rosa Manzanilla la han llevado a proponer que, como ha mencionado anteriormente, existía un co-gobierno de cuatro señores procedentes de los cuatro distritos de Teotihuacan, o bien, dos linajes co-gobernando, pero este es un problema que aún está por resolverse: "Actualmente estoy excavando Xalla, un palacio gigantesco al norte de la pirámide del Sol. Aunque llevo el  15 % excavado, todavía no puedo aseverar contundentemente si son cuatro o dos co-gobernantes. (...) Ese es el mejor y más candente tema que estamos tratando de resolver muchos arqueólogos justo ahora. A mí me ha interesado desde que propuse mi proyecto sobre élite y gobierno en 1997. Con las excavaciones de Teopancazco y Xalla, mi idea era ver los centros de barrio, quiénes eran los que los gobernaban y quién regía el estado, pero es obvio que no va a ser fácil resolver la última cuestión. Otros arqueólogos han pensado que una sola dinasta rigió Teotihuacan, pero como nadie ha localizado las tumbas reales, esa hipótesis no está comprobada".

Los secretos de Teotihuacan

Si la organización parecía funcionar para todos, su población era diversa y —al parecer — tolerante, ¿cuál fue la razón del declive de una de las culturas prehispánicas más importantes? La Historia no ha contado muchas versiones, pero, ¿y la arqueología?: "Yo creo que se debe, entre muchos otros factores, a esa contradicción entre dos formas de organización. Finalmente, la corporativa está en la cima y en la base, mientras que la competitiva está en medio y trata de desgajar la estructura corporativa para crear una cosa muy distinta.

Cuando en el año 550 d.C. se incendiaron todas las estructuras a lo largo de la Calzada de los Muertos, no parece una invasión sino una revuelta interna, una revuelta contra las élites gobernantes. Mi apuesta es que quienes se rebelaron fueron los aristócratas de los barrios. El Estado reaccionó muy tarde para controlar esa autonomía de los grupos barriales: le prendieron fuego a todos los recintos de la Calzada de los Muertos y sus inmediaciones, incluido Xalla".

Una parte fundamental del trabajo de los arqueólogos es ser abierto y apoyarse de la multidisciplinariedad, un ejemplo de ello es que en su equipo tienen a un tesista que es antropólogo físico; por su parte, la Química se utiliza en el estudio de los pisos, sobre todo en las cocinas, o las áreas de desecho y áreas rituales. La química también les permitió estudiar los pigmentos –tanto de la pintura mural como de la pintura corporal– a través de técnicas sofisticadas como las espectometrías, la voltamperometría y la microscopía electrónica de barrido.

A nivel isotópico, los isotopos de Estroncio y Oxígeno les permitieron deducir quién era migrante y de dónde provenía.

"(...) Esas son algunas de las cosas que la Química nos puede dar, y así la Física, la biología, la genética, la osteología y la antropología física. Hay abanicos de información que cada disciplina nos otorgó".

Los secretos de Teotihuacan



El tiempo pasaba y la charla se hacía cada vez más amena; sin embargo, era necesario hablar sobre los aspectos negativos a los que se enfrentan los arqueólogos, los cuales tienen que ver con que las zonas arqueológicas comienzan a ser campos de cultivo, muchas personas llevan a cabo el  «robo hormiga» o saquean las zonas, y La Ciudad de los Dioses no ha sido la excepción: "Teotihuacan fue arado porque todo el valle era una zona cultivable. Esto se puede ver en las pinturas de José María Velasco; había cosechas hasta en los cuerpos de la pirámide del Sol. Esto, sin duda, perturbó la parte superior de las estructuras. Sí hay destrucción ahí, además de muchísimo saqueo desde tiempos inmemoriales, remontándonos a la llegada de los grupos Coyotlatelcos tras el colapso de Teotihuacan. Después, los Aztecas extrajeron tanto piezas llamativas (de las cuales algunas están en Templo Mayor), como piedras de edificaciones previas para construir sus propias casas. Posteriormente hubo mucho saqueo a principios del siglo XX, así como entre 1959 y 1964, época en la que se hurtaron varios murales teotihuacanos. Por eso hay que tener mucho cuidado cuando uno está excavando, para entender quién perturbó determinado contexto.
Aunque hay una Ley desde 1972 que lo prohíbe, el saqueo persiste". 


Los secretos de Teotihuacan


Es importante saber que la especialidad de la Dr. Linda Rosa Manzanillo es la vida en las ciudades: las primeras ciudades o centros de control. Ha excavado en Bolivia, en Tiwanaku, una ciudad del altiplano, y en Arslantepe en Turquía oriental, gracias a una invitación de la Universidad de Roma. Le interesa, sobre todo, estudiar los escenarios que no cuentan con fuentes escritas, como es el caso de Teotihuacan.

Para más información sobre el trabajo de la Dra. Manzanilla, su producción académica y la serie televisiva de Los secretos de Teotihuacan, visita la página de El Colegio Nacional  y de TV UNAM.




Hay muchos secretos que las piedras guardan celosamente, pero gente preparada y ávida de conocimiento se acerca cada día más a resolver los enigmas que las zonas arqueológicas alrededor del mundo guardan, por esa razón te invitamos a visitar algunos de Los mejores sitios arqueológicos de México


Referencias: