Sandra Ávila Beltrán, “La Reina del Pacífico”, que niega ser narcotraficante
Historia

Sandra Ávila Beltrán, “La Reina del Pacífico”, que niega ser narcotraficante

Avatar of Ana Herrera

Por: Ana Herrera

16 de noviembre, 2018

Historia Sandra Ávila Beltrán, “La Reina del Pacífico”, que niega ser narcotraficante
Avatar of Ana Herrera

Por: Ana Herrera

16 de noviembre, 2018

Sandra Ávila Beltrán o mejor conocida como “La Reina del Pacífico”, se convirtió de un año para otro en una de las mujeres más poderosas del narco en México. Pese a que ella siempre ha negado estar involucrada en el crimen organizado, aceptó conocer a grandes capos como con Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” Zambada.


Nació en 1960, en Baja California, es sobrina de Miguel Ángel Félix Gallardo e hija de Alfonso Ávila Quintero, familiar de Rafael Caro Quintero, por eso convivió desde pequeña con los capos más importantes del país, aunque ella siempre ha negado estar involucrada en el crimen organizado.


Justo por esta relación siempre mantuvo una personalidad altiva y declaró al diario The Guardian que nunca consumió cocaína para evitar que los hombres la trataran como un trofeo. “Los hombres piensan que eres otra mujer desechable, no te van a respetar”.


De acuerdo con Animal Político, Sandra se inscribió a los 18 años en la escuela de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) que en ese entonces, porque quería ser periodista.


Te puede interesar: Operación Cóndor en México: el inicio de la lucha contra el narco


post-image

Te puede interesar: Pedro Avilés Pérez “El León de la Sierra”, el primer jefe del narco en México



“En 2002 su hijo Luis Fuentes Ávila fue secuestrado, y para rescatarlo La Reina del Pacífico pidió ayuda a la policía. Algo que nunca hubiera hecho si realmente tuviera influencia en la organización, cuenta un periodista local”, se lee en el mismo diario digital.


Sandra Ávila Beltrán estuvo casada en dos ocasiones. La primera fue con Luis Fuentes Jiménez, entonces comandante de la Policía Judicial Federal de Sinaloa y después con Rodolfo “El Zurdo” López Amavizca, comandante del Instituto Nacional para el combate a las drogas. Ambos enlaces terminaron con el asesinato de los ex policías después de involucrarse en el narcotráfico.


Fue en 2007 cuando fue detenida en un restaurante en San Jerónimo, en la Ciudad de México, luego de ser identificada por las autoridades como una de las operadoras de uno de los líderes del cártel de Sinaloa, Ismael “El Mayo” Zambada. “La Reina del Pacífico” fue acusada de delincuencia organizada, delitos contra la salud en su modalidad de fomento y operaciones con recursos de procedencia ilícita.


Te puede interesar: Juan Manuel Salcido Uzeta, “El Cochiloco”, el sicario que fue asesinado por el cártel de Colombia


post-image

Te puede interesar: Miguel Ángel Félix Gallardo, el primer narco en traficar cocaína en México



La PGR no pudo comprobarle ni sus vínculos con el capo ni sus actividades ilícitas, y tampoco pudo ser extraditada a Estados Unidos, donde podría ser condenada a cadena perpetua porque en su expediente, iniciado desde 2004, señalaba que era presunta responsable de los delitos de portación de cocaína, importación y distribución.


Pero tres años después, la también sobrina de Miguel Ángel Félix Gallardo fue absuelta junto con su novio Juan Diego Espinoza, con quien fue detenido en 2007, porque la PGR no acreditó los cargos por los que fueron detenidos.


Fue en 2011 cuando un juez federal con sede en el Reclusorio Norte le dictó auto de formal prisión por su responsabilidad en lavado de dinero y llevada al penal femenil de Tepic, Nayarit. Un año después las autoridades mexicanas logran la extraditar a “La Reina del Pacífico” a Estados Unidos, donde se declara inocente de los cargos de narcotráfico, pero culpable de asistir económicamente a su pareja sentimental, presunto capo del cártel de Colombia, por lo que fue liberada.


Te puede interesar: La historia de la detención de Rafael Caro Quintero en Costa Rica y Juan José "El Azul" Esparragoza Moreno, el narco conciliador que se desconoce si aún vive


post-image

Te puede interesar: Amado Carrillo, el capo que se convirtió en “El Señor de los Cielos”, y cuya muerte sigue como un misterio


Después fue deportada nuevamente a México, donde cumplió una condena de dos años en el penal de Nayarit, por lavado de dinero.


Desde entonces Sandra Ávila ha emprendido una lucha legal para que sus propiedades y seguros de vida le sean devueltos por las autoridades mexicanas.


Te puede interesar: Enrique “Kiki” Camarena, el asesinato del agente de la DEA por el Narco en México


post-image


Te puede interesar: Surutato, la joya turística de Badiraguato, la tierra de "El Chapo", "El Mayo" y "El Azul"