Historia

Necklacing: la horrible tortura que sufrieron los africanos al morir quemados vivos

Historia Necklacing: la horrible tortura que sufrieron los africanos al morir quemados vivos

Cuando el fin justifica los medios, entonces suceden atrocidades como esta tortura durante el apartheid.

*Aviso: las imágenes que acompañan este texto pueden herir la sensibilidad de algunas personas. Se recomienda discreción.

Entre las víctimas del apartheid, se incluyen los cientos de personas perdieron la vida mediante el necklacing; en su periodo más álgido, entre 1984 y 1987, 672 personas fueron quemadas vivas y la mitad de éstas fueron a través de dicha tortura


-
Necklacing: tortura, mensaje y crimen 


El necklacing fue utilizado ampliamente durante el apartheid como una respuesta a la violencia y segregación a las que la población negra estaba sufriendo en Sudáfrica. Durante este periodo, surgieron figuras míticas como Nelson Mandela que, al igual que muchos otros, pasó varios años de su vida en la cárcel por su activismo en contra del racismo que tanto ha marcado a Sudáfrica. 

necklacing tortura muerte sudafrica apartheid morir quemado kevin carter Kevin Carter.

Así que para mandar un mensaje que nadie pudiera ignorar, al interior del movimiento de liberación comenzaron a quemar vivos a aquellos que creían traidores o colaboradores del apartheid. El necklacing involucró colocar una llanta en el cuello y hombros de los “traidores”, bañarlos en gasolina y prenderles fuego. Se trataba de una muerte agonizante, que marcaba a todo aquel que la viera y sin duda prevenía que los demás trabajaran con las autoridades para denunciar a los activistas del movimiento anti-apartheid. 


-
Apoyo, negación o la simple decisión de ignorarlo


El necklacing fue considerada por muchos como una atrocidad, pues se trataba de una vil tortura dirigida a su propia población, sin embargo, la postura común era ignorar que esto sucedía, sin hacer ningún pronunciamiento a favor o en contra del necklacing, aunque oficialmente el partido del Congreso Nacional Africano —al que Mandela perteneció— lo condenó. Pocos eran los que se atrevían a reprobar la práctica e intentaban hacer algo para detenerlo, como Desmond Tutu, un clérigo y pacifista que tuvo un papel relevante en el movimiento en contra del apartheid. 


«Si hacen este tipo de cosas, encontraré difícil hablar por la causa de la liberación. Si la violencia continúa, empacaré mis maletas, juntaré a mi familia y abandonaré este país hermoso que amo con tanta pasión y profundamente».

Necklacing: la horrible tortura que sufrieron los africanos al morir quemados vivos 1

Pero en contraste con esta posición, está la de Winnie Mandela y muchos otros, ella celebró esta atrocidad, provocando un problema de relaciones públicas para el partido del Congreso Nacional Africano.


«No tenemos armas —sólo tenemos piedras, cajas de cerillos y gasolina—. Juntos, tomados de la mano, con nuestra caja de cerillos y nuestros collares liberaremos este país».


Resulta irónico y desesperanzador que en principio las declaraciones de Winnie representarán más un problema por la imagen internacional, que por el sufrimiento al que estaban siendo sometidas tantas personas, a veces sin motivos o evidencias suficientes. 

necklacing tortura muerte sudafrica apartheid morir quemado winnie mandela Winnie Mandela

Ese fue el caso de Maki Skosana, considerada la primer víctima de necklace por la Comisión para la verdad y la reconciliación —una organización creada al final del apartheid—. De acuerdo con el reporte, la hermana de Maki declaró que fue asesinada bajo la sospecha de haber estado involucrada en una explosión que mató a varios jóvenes activistas en Daduza, en 1985. Maki fue capturada durante el funeral de dichos jóvenes y quemada viva con la llanta. Además, encontraron que varios pedazos de vidrio habían sido insertados en su vagina, y después de su muerte le lanzaron una piedra al rostro.

Como Maki, muchos otros fueron sometidos a la misma muerte, en ocasiones les cortaban las manos o se las ataban con alambre de púas, reduciendo aún más sus posibilidades de escape. Sin embargo, la cobertura mediática también es medianamente responsable de tal atrocidad. 


-
La transmisión del mensaje: el catalizador de la tortura 


Algunos periodistas y fotógrafos del conflicto en su momento hicieron pública su preocupación por la transmisión de las imágenes y fotografías del necklacing. Ya que la cobertura mediática si bien denunciaba lo que ocurría, también era el medio perfecto para que el mensaje de advertencia contra todos los colaboradores del apartheid alcanzara mayor difusión y fuera mucho más cruento. 

Necklacing: la horrible tortura que sufrieron los africanos al morir quemados vivos 2

Kevin Carter fue uno de los fotógrafos más reconocidos de la época y considerado por muchos uno de los grandes exponentes del apartheid y los crímenes a nivel internacional, realizó algunas de las primeras fotos del necklacing. Antes de su muerte —agobiado por las tragedias que había presenciado—, se preguntó cuánto contribuyeron los medios a perpetuar crímenes como el necklacing. 


«Después de haber visto tantos necklacings en las noticias, se me ocurre que ya fuera que muchos otros estaban siendo realizados (fuera de cámara) y que esto sólo era la punta del iceberg, o bien que la presencia de la cámara completaba el último requerimiento y actuaba como catalizador en esta terrible reacción. El mensaje fuerte que estaba siendo enviado era sólo significativo si lo llevaba los medios. No era más que advertir (a otros) que causarle a una persona dolor. La pregunta que me persigue es “¿esas personas habrían sido ‘necklaced’ si no hubiera habido cobertura de los medios?”».


-
Resurgimiento


Tras el término del apartheid, el necklacing se redujo sustancialmente, pues los vigilantes del pueblo ya no necesitaban mandar un mensaje en contra de la colaboración. Sin embargo, la tortura ha sido reutilizada recientemente para condenar a violadores y ladrones. 


Según un reporte de la BBC, en el 2011 dos hombres fueron quemados vivos con una llanta a su alrededor, después de que una mujer los reconociera como después de que asesinaron a su hijo, intentaron violarla y que robaron sus pertenencias. Este caso, se trató del cuarto incidente de necklacing tan sólo en ese año. Pero en el 2018 ya se han reportado casos similares, en el que hombres sospechosos de robos son atacados por “vigilantes”, en especial en zonas rurales donde la presencia policiaca es mínima. 

Necklacing: la horrible tortura que sufrieron los africanos al morir quemados vivos 3

El necklacing ha sido considerado como una reacción ante las injusticias del apartheid y, en la actualidad, como respuesta ante la falta de justicia o métodos eficaces para resolver ciertos crímenes. Sin embargo, así como sucede con las políticas de otros países en los que permiten que la población en general tome la justicia por su propia mano, estos castigos y asesinatos tan sólo son la muestra de cuán terrible y violenta puede ser la humanidad. 


*

Te podría interesar: 


15 fotografías de la vida de las mujeres en Camerún después de sufrir planchado de senos

Los campos de concentración en Sudáfrica: fotografías del holocausto británico