3 niveles en los que puedes experimentar el amor en tu relación, según los griegos

Lunes, 19 de febrero de 2018 11:03

|Andrea Fischer
niveles del amor segun los griegos

Estos son los tres niveles de intensidad amorosa en la mitología griega.

Los griegos entendían a la pasión como una manera de sufrimiento. Era una manera de llamar a la tragedia a la que los seres humanos estamos destinados, de acuerdo con las leyes divinas que le fueron impuestas al nacer; sin embargo, más allá de la etimología de la palabra, no es difícil pensar en que los griegos hubieran teorizado las pasiones humanas. Para ellos, la falta de raciocinio del ser humano se entendía como parte de un sistema mitológico complejo, en el que los dioses tenían injerencia directa sobre el accionar de los mortales: a manera de fichas de ajedrez, los seres olímpicos tenían la facultad de mover a los humanos según su conveniencia, sus deseos y sus venganzas.


Resulta natural, entonces, que en la cosmovisión de la antigua Grecia se entendiera al amor en distintos niveles, de acuerdo a la manera en la que se experimentaran, sobre todo a la fuerza con la que se viviera el sentimiento. Es por esto que se pensaba en el amor en distintos niveles que responden a qué tanta capacidad tiene el sentimiento de cegar a la razón, qué tanto logra desorbitar al ser humano de su centro de equilibrio y, más aún, el alcance de que pueda tener un desenlace trágico.


niveles del amor segun los griegos 1


Para los griegos el amor era un sentimiento mutable que podía desenvolverse con intensidades y resonancias distintas, según el destino de la persona. Algo que podía empezar como algo meramente carnal podía devenir en la pérdida absoluta del sentido de la razón, del camino y del orden natural de las cosas. Es por esto que los dioses del Olimpo se aprovechaban de esta condición del ser humano que moldeaban según sus caprichos e intereses personales. Si bien es cierto que los griegos tenían más de 10 maneras de entender este sentimiento, te presentamos las tres más importantes:


1. Ludus, o el amor divertido


niveles del amor segun los griegos 2

 

El ludus representa la parte más laxa y juvenil del amor: tiene que ver con un sentimiento de amistad adolescente que puede devenir en un primer acercamiento a una relación seria. Podría entenderse como un primer nivel, como la etapa más tierna e inexperta. Es coqueto, es burlón, es inocente: todo lo que se experimenta en los primeros años de la adolescencia, y que se expresa en los intentos más tempranos de buscar compañía y proximidad con otra persona. Entonces no es difícil pensar en que ocurra en la infancia, jugando, y que pueda evolucionar a otro tipo de interacción después, cuando intervengan otro tipo de impulsos.


2.  Eros, o la pasión del cuerpo


niveles del amor segun los griegos 3


Para los griegos el amor erótico tenía que ver exclusivamente con la satisfacción del cuerpo. Era un impulso que cegaba la inteligencia, contra el que Platón despotricó de manera abierta en sus Diálogos, justo por alejar al ser humano de su búsqueda por la Verdad. Según este entendimiento, esta categoría del amor tenía una doble naturaleza. Así como apelaba a la fertilidad —y a las fuerzas de Afrodita, quien era la diosa del amor y la belleza—, también representaba una forma peligrosa e irracional de experimentar el deseo: un ardor visceral, de pérdida de control, que podía dominar y poseer al ser humano más allá de sus capacidades intelectuales. 



3. Ágape, o el amor más puro


niveles del amor segun los griegos 4


En último término, está el amor idealizado: se trata de un sentimiento que extralimita las posibilidades de entendimiento del ser humano, y va más allá de una explicación teórica o racional con la que pudiera entenderse. La palabra viene de un regalo de caridad que se hace a otro, en términos de lo que se da sin esperar nada a cambio. Se trata de una fuerza interior profunda que radica en el espíritu y con la que no puede dialogarse, ya que sencillamente sucede en un nivel superior e inalcanzable para la razón. Es puro, desinteresado, inexplicable e inevitable: una conexión que enriquece la experiencia humana y, que quizá, sea parte de la esencia misma del alma.



**

Algunas veces tenemos que probar cosas distintas para que nuestra relación se salga de la rutina, por eso, te compartimos estas 6 señales que debes identificar para darte cuenta si tu relación es demasiado estable y aburrida.



Andrea Fischer

Andrea Fischer


Colaboradora
  COMENTARIOS