PUBLICIDAD

HISTORIA

El país que acostumbra cazar decenas de miles de zorros por diversión

Cuando la caza deportiva se vuelve un método para controlar la población de los zorros (o cualquier otro animal), tal vez estamos en problemas.

Conforme la obtención de alimento se empezó a regular y el humano consiguió establecer una industria alimenticia, la caza dejó de ser una actividad meramente de supervivencia y adquirió tintes deportivos. Si bien en algunas regiones del mundo aún quedan personas que practican la caza sostenible y de consumo, la mayoría obtenemos nuestros alimentos en algún supermercado, lo cual ha relegado a la caza a una práctica que se concentra en especies animales que normalmente no consumiríamos.

Ya sean los safaris en África o las antiguas competencias en las que se utilizaban a galgos para dar caza a conejos o zorros, es precisamente ese sentimiento de competencia el que no se ha eliminado de esta actividad y lo que le ha dotado de “deportivismo”, aunque esta es una categoría que a muchos les disgusta. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lee más: Fotografías de Brent Stirton de la crueldad y sufrimiento detrás de la caza furtiva de rinocerontes en África

Es este afán de competitividad ha provocado que en España –de acuerdo con Alicia Roa Alonso de Anima Naturalis se cacen más de 200 mil zorros al año, ya sea utilizando armas de fuego, trampas, así como otras técnicas que están en el límite de la crueldad, pues suelen intentar que los zorros salgan de sus madrigueras para muerte. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La temporada de caza comienza a principios de octubre y perdura hasta el final de febrero. Durante este tiempo existen todo tipo de organizaciones y hasta federaciones que regulan los famosos campeonatos de caza en los que el parámetro que define al ganador es el número de zorros cazados, ya sea en el menor tiempo posible o durante la caza completa. 

Lee más: El país en donde el gobierno te paga por matar gatos

Este tipo de competencias ha hecho que el número de zorros muertos incremente y que los cazadores aficionados se defiendan argumentando que son una especie numerosa y que el deporte es necesario para controlar su población. Sin duda, la caza ha sido un método de control; sin embargo, el problema comienza cuando, paradójicamente, no existen normas que regulen el actuar de los cazadores —salvo por las fechas instauradas—. 

Del mismo modo, dicho argumento no tiene en consideración las funciones que los zorros tienen en sus ecosistemas: así como sucede con las abejas y las flores, estos animales ayudan a la diseminación de semillas que dan lugar a la flora, mientras que al ser carroñeros mantienen al margen enfermedades derivadas de los cadáveres. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lee más: El país de África que empezó una purga contra los homosexuales

Esta tradición ha provocado que crezcan grupos en contra de estas organizaciones de caza y que peleen para que sea ilegal, además de exigir que se dejen de destinar fondos públicos como en el caso de la Xunta de Galicia, que ha apoyado a la Federación Gallega de Caza con hasta 35 mil euros, según el reporte de Público. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Hasta el momento, los movimientos animalistas y sus campañas han tenido poco efecto en las legislaciones tanto locales, como nacionales; y es que en zonas como Galicia, resulta ilegal interrumpir una cacería como la de este tipo, por lo que aún perdura en España como una suerte de tradición, cuyo impacto e indignación tan sólo podría compararse con la tauromaquia. 

Te podría interesar: 

¿Sienten dolor los toros en el ruedo? Los aficionados taurinos están seguros que no
El día que el Cazador de Cocodrilos visitó México y se enamoró del país
El día que los tigres fueron declarados una plaga y llevados al borde de la extinción

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD