INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Sácate el chile: el cuento prehispánico que explica por qué le decimos así al pene en México

31 de agosto de 2018

Beatriz Esquivel

¿En qué momento el chile se convirtió en un sinónimo del miembro masculino? La leyenda erótica prehispánica del 'tohuenyo' arroja pistas al respecto.


El chile ha ocupado un lugar importante en nuestra cultura desde tiempos prehispánicos; fue en aquel entonces cuando la planta se domesticó, se le encontró usos medicinales, se convirtió en objeto ritual y fue inspiración de cuentos y poemas prehispánicos


[Elvia Esparza, De sabores y picores, sabrosos los colores, 2017. En Artes de México, 126. El chile, fruto ancestral.]


Lo último no es ninguna sorpresa, si volvemos al tema de la comida a diferencia de otros lugares el chile no sólo es un condimento, en varios casos es el ingrediente central de los platillos, tan sólo pensemos en los chiles rellenos, los chiles en nogada, el mole, incluso está presente en nuestras bebidas como el chileatole. 



El albur


Al mismo tiempo, en cuanto a nuestro lenguaje, el albur —o el juego de palabras con doble sentido— también ha sido característico en especial por su sentido sexual y así como el chile, se ha rastreado su uso hasta la época prehispánica. Patrick Johansson lo describe así al analizar el cuecuechcuicatli o “canto travieso”:


«Escaramuza verbal con un velado carácter sexual que se desprende espontáneamente de una conversación informal, el albur pone en efervescencia semántica el ingenio de los contendientes. […] esta práctica cultural profana contemporánea, muy difundida entre los indígenas, parece arraigarse en el pasado prehispánico de México, y más específicamente en cantos erógenos que buscaban propiciar la fertilidad de la tierra y estimular el crecimiento del maíz».


[Grabado de Joel Rendón, La batalla del Tohuenyo, 2018.]




-

De chiles y albures


Entonces no resulta tan difícil que “chile” se volviera una palabra utilizada para referirse al órgano sexual masculino y que perdure hasta nuestros días. Aunque la cuestión sigue siendo: ¿en qué momento el chile fue asociado con el pene? Si bien aún no existe un registro que documente esta relación, sí tenemos textos que sirven como antecedentes. 


[En el centro, Topiltzin Quetzalcóatl se enfrenta a Titlacahuan o Tezcatlipoca, quien, como un viejo, le ofrece un vaso de pulque. A la derecha: Quetzalcóatl duerme embriagado y se olvida de sus obligaciones rituales, rompe así comunicación con los dioses. Códice Florentino, lib. III, ff. 10v, 12r y 22r. Reprografías: Marco Antonio Pacheco. Arqueología Mexicana]


-


La historia del tohuenyo: una narración erótica prehispánica


Es aquí donde se inscribe "La historia del tohuenyo", un relato de origen tolteca, el cual cuenta la historia de un tohuenyo, es decir un forastero huasteco, que no es más que Tlitlacahuan-Tezcatlipoca transformado —según los Anales de Cuauhtitlan, él en alianza con Huitzilopochtli y Tlacahuepan engañarían a Quetzalcóatl con el fin de vencer a los toltecas—, que comienza a vender chiles frente al palacio, consiguiendo así hechizar a la princesa —hija de Huémac, el último rey tolteca— cuando ésta ve su chile y se enferma de calentura. (Sí, así como lo lees).


«Pues aquella hija de Huémac
miró hacia el mercado, 
y fue viendo al tohuenyo: esta[ba] con la cosa colgando. 
Tan pronto como lo vio, 
inmediatamente se metió al palacio. 
Por eso enfermó entonces la hija de Huémac, 
se puso en tensión, entró en grande calentura, 
como sintiéndose pobre
del pájaro —miembro viril— del tohuenyo


[Grabado de Joel Rendón, El tohuenyo, 2018.]


Y Huémac lo supo luego: 
ya está enferma su hija. 
Dijo entonces a las mujeres que la cuidaban: 
—¿Qué hizo, qué hace?, 
¿cómo comenzó a entrar en calentura mi hija? 
Y las mujeres que la cuidaban respondieron: 
—Es el tohuenyo, que está vendiendo chile, 
le ha metido el fuego, le ha metido el ansia, 
con eso es que comenzó, con eso es que quedó enferma».


Ante su enfermedad, Huémac pide que le traigan al tohuenyo y tras encontrarlo le ordena que le cure “el ansia” a su hija, lo cual el tohuenyo hace convirtiéndose en el yerno del Señor, pero tras las burlas por haberle dado a su hija a un forastero, el Señor decide enviarlo a la guerra, donde creería que caería muerto; no obstante, éste sale victorioso, por lo que termina ganándose el favor de Huémac.


«Y a la postre dijo Huémac 
a su yerno:
—Ahora quedó satisfecho el corazón de los toltecas
de que tú seas mi yerno. 
Lo has merecido; 
toma asiento en la tierra, 
da reposo a tus pies».


[Grabado de Joel Rendón, Chilles rellenos, 2018.]

-

Tanta ha sido la influencia del chile y su particular carácter que la revista Artes de México destinó un número para la historia del fruto en el cual Janet Long explica en su artículo “Orígenes, rutas y evolución del Capiscum” que: 


«Cuando llegaron los españoles al Nuevo Mundo a fines del siglo XV, el Capiscum llevaba miles de años de ser domesticado y difundido desde su centro de origen. Es tan diversa la forma, el color, picor y sabor de este condimento, que ha llenado las necesidades de la dieta mexicana a través de la historia. No sólo tiene importancia en la cocina mexicana, sino que también ha jugado un papel como objeto ritual, medicinal y como arma defensiva por el picor de su fruto». 


Descubre más acerca del chile en el número 126 de la revista Artes de México, El chile. Fruto ancestral, dedicado a revisar la riqueza culinaria, literaria y cultural en torno a este fruto mexicano.

_


Sigue descubriendo las manifestaciones culturales de México en las publicaciones de Artes de México ahora en Cultura Colectiva.


Te puede interesar:

10 mujeres muralistas en México que no conocías

TAGS: Sexualidad Cuentos historia de méxico
REFERENCIAS: Artes de México, "La historia del tohuenyo. Narración erótica náhuatl", en El chile fruto ancestral Artes de México, "El chile, fruto ancestral". Patrick Johansson, "Cuecuechcuicatl, "canto travieso", en Literatura mexicana. Arqueología mexicana, "Tezcatlipoca frente a Quetzalcóatl".

Beatriz Esquivel


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Exclusión digital: Qué pasa cuando la tecnología no se adapta a la realidad de los jóvenes Películas de culto que duran menos de 90 minutos Cuántos huesos tiene el cuerpo humano y otros datos esenciales 7 Things You Don’t Realize Until Your First Earthquake Pseudociencia y desinformación masiva: la mentira detrás del hombre que asegura predecir sismos Mama Dragons: A Network Of Fierce Mothers Who Support Their LGBT+ Children

  TE RECOMENDAMOS