Por qué los Testigos de Jehová no pueden recibir transfusiones de sangre
Historia

Por qué los Testigos de Jehová no pueden recibir transfusiones de sangre

Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

16 de agosto, 2018

Historia Por qué los Testigos de Jehová no pueden recibir transfusiones de sangre
Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

16 de agosto, 2018

¿Qué pasa cuando tus creencias impiden tomar un tratamiento médico o peor aún, cuando las creencias de los padres de un menor le niegan el acceso a una terapia científicamente probada para recuperar su salud?


Clarita es una niña rarámuri de seis años que tiene leucemia linfoblástica aguda, un tipo de cáncer en los tejidos que componen la sangre. En abril de 2017, la menor ingresó de urgencia a un hospital en Chihuahua con un diagnóstico reservado dada la evolución de su enfermedad.


Después de distintos estudios para conocer su estado, los médicos informaron a los padres que su hija requería de transfusiones médicas de urgencia para salvar su vida; no obstante, los padres se negaron argumentando que su religión les impedía someter a su hija a tales procedimientos.


post-image


A pesar de que la unidad médica hizo lo posible por convencer a los padres y dio aviso al órgano responsable del cuidado de menores en el estado, la madre solicitó un amparo que fue concedido para respetar la voluntad de los padres respecto al tratamiento que debía tomar la menor.


¿Por qué los Testigos de Jehová se niegan a recibir transfusiones de sangre?


post-image


Según JW.org, sitio oficial de los los Testigos de Jehová, los creyentes no aceptan este procedimiento médico por razones estrictamente religiosas:


«Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento nos mandan abstenernos de la sangre (Génesis 9:4; Levítico 17:10; Deuteronomio 12:23; Hechos 15:28, 29). Además, para Dios, la sangre representa la vida (Levítico 17:14). Así que los Testigos obedecemos el mandato bíblico de abstenernos de la sangre por respeto a Dios, quien nos dio la vida».

post-image


El caso de Clarita reavivó la cuestión entre la libertad de culto y el derecho a la salud y desató un debate que en términos legales fue resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SJCN), el máximo tribunal de México:


«La Primera Sala consideró que si bien los padres tienen el derecho de tomar decisiones libres sobre sus hijos, tanto en el campo de la salud como en el ámbito de la educación religiosa, este derecho tiene como límite no poner en riesgo la salud y vida de sus hijos».

El organismo judicial determinó que: «debía sustituirse la voluntad de los padres de la menor, pues el tratamiento indicado por la ciencia médica consiste, precisamente, en la realización de quimioterapias acompañadas de transfusiones sanguíneas, por lo que a juicio de la Sala debe autorizarse el tratamiento indicado por el personal médico, pues solamente a través de esa intervención podrá protegerse la vida de la menor».


*

Ahora lee:


Testimonios de los padres católicos que abusaron sexualmente de mil niños en los Estados Unidos


El significado de los pañuelos verdes en las marchas de Argentina


Referencias: