La tragedia y los misterios que rodearon a "La Princesa del Pueblo"
Historia

La tragedia y los misterios que rodearon a "La Princesa del Pueblo"

Avatar of Diana Alejandra

Por: Diana Alejandra

26 de julio, 2017

Historia La tragedia y los misterios que rodearon a "La Princesa del Pueblo"
Avatar of Diana Alejandra

Por: Diana Alejandra

26 de julio, 2017


Los amores tormentosos son sin duda memorables. Parece que los huracanes de emociones, el drama y la tragedia trascienden en la memoria colectiva siempre. Aquellos que observamos desde lejos estas relaciones, nos fascinamos por la felicidad, la angustia y el sufrimiento de los protagonistas de dichas historias. Y cuando se trata de gente famosa, el mundo mira a través de la vidriera los sucesos en una especie de vouyerismo hambriento de eventos emocionantes y vidas amorosas que se quiebran ante el escrutinio público.

 

¿Pero qué pasa cuando la fascinación acaba en tragedia? ¿Cuándo la necesidad de llevar al mundo evidencias de romances ajenos se convierte en obsesión y se vuelve peligrosa? Esta necesidad fue uno de los factores que acabaron con la vida de uno de los íconos del siglo pasado: Lady Diana, la Princesa de Gales, la Princesa del pueblo.


La tragedia y los misterios que rodearon a La Princesa del Pueblo 1


Diana Frances Spencer (1961-1997) parecía destinada a la grandeza desde siempre. Su personalidad era enigmática y bondadosa, pero rebelde ante los protocolos reales. No provenía de una familia común y corriente, sino que pertenecía a la aristocracia británica. Este rango de abolengo le permitiría estudiar en el exclusivo colegio suizo de Rougemont en 1977, donde con sólo 16 años conocería al que fuera su gran amor y tormento: el príncipe Carlos de Gales.

 

Se casaron en 1981 en Londres, fue una boda de ensueño para todos los invitados; sin embargo, para Diana la realidad distaba mucho de lo que se apreciaba en televisión. La princesa se preocupaba por la estrecha relación entre Carlos y su exnovia —y ahora esposa— Camila Parker Bowles. Comenzó a obsesionarse al descubrir que, después de su compromiso, el príncipe había enviado a Camila un brazalete con las iniciales de ambos. Este hecho llevó a Diana a espiarlo constantemente y, antes de su boda, la futura monarca escuchó a Carlos decir por teléfono: “no importa lo que pase, siempre te amaré”. En la conmemoración de su aniversario número 20, el periodista Andrew Morton reveló las grabaciones en las que la princesa confesó el martirio que vivió junto a Carlos.


La tragedia y los misterios que rodearon a La Princesa del Pueblo 2


La luna de miel en Balmore —que duró tres meses— fue una combinación de aburrimiento y distintas luchas emocionales para la princesa. En una íntima entrevista en 1995 para la BBC, reveló que padecía bulimia y se autolesionaba a raíz de sus inseguridades. Su nivel de angustia aumentó en este viaje, pues como ella misma lo relata en las cintas de Morton, siempre estaba a la expectativa de que Carlos tomara el teléfono para pedir consejo a Camila sobre cómo lidiar con su matrimonio.

 

La dulzura y bondad de Diana la llevaron a aprovechar su título para realizar obras humanitarias por las que fue reconocida y admirada. A diferencia de la mayoría de la realeza, ella siempre respaldó distintas causas y se relacionó con personajes como Nelson Mandela, el Dalai Lama y la Madre Teresa de Calcuta. Se involucró profundamente en campañas para ayudar a enfermos de SIDA, drogadictos y anciano. También tuvo mucho que ver en la prohibición de las minas antipersona —un tipo de mina terrestre utilizada en las guerras de la época—, trabajo por el cual se le daría el premio Nobel.


La tragedia y los misterios que rodearon a La Princesa del Pueblo 3 


A pesar de ser un ícono de elegancia y extrema popularidad, Diana crió a sus hijos —William y Harry— de una manera atípica para la monarquía. Ella quería que tuvieran una infancia lo más normal posible, incluso los llevaba a restaurantes de comida rápida y trataba de involucrarlos en sus labores humanitarias. Pero su buen corazón no le valió para que su esposo la valorara, pues era un secreto a gritos que seguía su relación con Camila. A finales de los 80 la situación se volvió insostenible para Diana, y en 1989 —sin invitación alguna— Diana llegó a un festejo de Camila, y al confrontarla le dijo: “sé lo que hay entre Carlos y tú y quiero que lo sepas, quiero a mi marido y siento estar en medio, debe ser un infierno para los dos, pero sé lo que está pasando, no me trates como si fuera idiota”.


La tragedia y los misterios que rodearon a La Princesa del Pueblo 4


Esta conversación fue uno de los detonantes que causaron el divorcio de Diana y el príncipe. Diana se convirtió en la única princesa no real en la historia del Reino Unido, ya que para ese entonces Lady Di había ganado un papel muy importante en la escena mediática y con el pueblo británico. Aunque perdió el tratamiento de alteza real, conservó el título de Princesa de Gales, y se quedó a vivir en el palacio de Kensington para mantener buenas relaciones entre sus hijos y su familia.

Después de aquella entrevista de 1995 —en la que además se revelaron las infidelidades de ambos—, Diana comenzó a hacer públicos sus amoríos; particularmente con el cardiólogo Hasnat Khan, quien incluso fue presentado ante sus hijos. La dicha con el doctor terminó después de dos años y empezó a salir con el magnate Dodi Al-Fayed, quien la acompañaría en su triste desenlace.


La tragedia y los misterios que rodearon a La Princesa del Pueblo 5


A 20 años de su muerte, las condiciones del trágico suceso aún son dudosas y parecen generar más preguntas que respuestas. Lo que se sabe es que el 31 de agosto de 1997 Diana y Dodi se alojaban en el hotel Ritz después de haber pasado nueve días juntos en un yate. Se encontraban de paso en París, rumbo a Londres, y durante esa fatal noche el destino era el apartamento de Dodi cerca del río Sena. En el auto estaban Trevor Rees, guardaespaldas de la princesa y único sobreviviente —ya que llevaba cinturón de seguridad—, Dodi Al-Fayed y Henri Paul, el conductor. Henri había preparado un plan para evitar las cámaras de los paparazzis: un primer automóvil saldría como señuelo y Lady Di saldría por las puertas traseras.

 

A las 12:20 salieron del hotel y en tan sólo tres minutos la tragedia sucedió. Al entrar al túnel de L’Alma, el Mercedes en el que viajaban se estrelló a 190 km/hora. Henri Paul no sólo se encontraba bajo el efecto del alcohol y los antidepresivos, sino que perdió el control al intentar evadir a los paparazzis que los seguían muy de cerca. Tanto que fueron los primeros en llegar al lugar de los hechos —antes que cualquier patrulla o servicio médico—, y relatan que Diana se encontraba gravemente herida y murmuraba: “oh, dios, cómo duele, cómo duele”. Pasaron más de dos horas antes de que Diana fuera liberada y trasladada al hospital con múltiples heridas internas que afectaron su corazón y pulmones. A las 4 de la madrugada fue declarada su muerte. Henri y Dodi murieron casi al instante de la colisión.


La tragedia y los misterios que rodearon a La Princesa del Pueblo 6


Los mismos que la habían despojado de sus privilegios reales se vieron obligados a rendirle honores en su último adiós ante el dolor del pueblo que la amaba. El Palacio de Buckingham le ofreció un funeral de Estado. No sólo el entierro fue único, sino que se decretó luto nacional y todas las banderas de la nación ondearon a media asta. Miles de personas llenaron el palacio de cartas, flores y globos, y más de 2 millones de personas acompañaron la comitiva por las calles de Londres. No está claro dónde fue enterrada, pero se sabe que sus restos fueron colocados en una isla artificial donde se irguieron dos lápidas y un monumento conmemorativo.

 

Hay muchas piezas que no parecen embonar en el rompecabezas que fue el accidente de Diana. A pesar de sus buenas acciones, no cabe duda que la princesa se salía de las costumbres reales. Vivía en un palacio que estrictamente no le correspondía y se había vuelto persona non grata para algunos miembros de la monarquía. Se rumora que uno de los posibles motivos de su asesinato fue un supuesto embarazo, fruto de la relación con Dodi. A pesar de que salieron poco más de un mes —y esto dificultaría la concepción—, hay pruebas de que Dodi le había comprado un anillo y que el compromiso sería oficial un día después del accidente.


La tragedia y los misterios que rodearon a La Princesa del Pueblo 7


Otro misterio es que Diana, a pesar de su prudencia, no llevaba puesto el cinturón. En su momento, el prestigioso Laboratorio de Investigaciones y Transportes dijo que todos los cinturones menos el de Diana estaban perfectos. Sin embargo, la Operación Paget de 2006 indicó que el daño se produjo durante el accidente. También existen declaraciones de un ex agente del MI6 —Servicio Secreto de Inteligencia— que revelan la existencia de una célula secreta llamada UKN que empleaba paparazzis y periodistas. A esta organización fue ligado James Andanson, dueño de un Fiat que se encontraba dentro del túnel al momento del accidente. Meses más tarde, Andanson fue encontrado muerto, quemado a 400 kilómetros de donde se suponía debía estar, y con una bala en la cabeza. El coche estaba cerrado con llave desde el interior y las llaves nunca fueron encontradas. El veredicto fue un suicidio.

 

Además, Henri Paul —el chofer— transportaba 2 mil libras al momento del accidente, y poseía 350 mil en 15 cuentas bancarias distintas que habían tenido movimientos significativos en los últimos meses. También estaba relacionado con el MI6 y sus registros telefónicos indicaban contacto con el DST (Director de Vigilancia del Territorio), un francés con quien presuntamente se reunió el mismo día del accidente.


La tragedia y los misterios que rodearon a La Princesa del Pueblo 8


Diez años después del accidente, el mayordomo Paul Burrel liberó unas supuestas cartas de la princesa en las que se leía: “mi marido está planeando un accidente en mi coche, los frenos rotos y heridas graves en la cabeza para tener el camino libre para casarse otra vez”. Según dicho escrito, Carlos planeaba casarse con la niñera de la familia, Tiggy Legge-Bourke. El romance había sido descubierto en una fotografía comprometedora que había tomado el mismísimo James Andanson. La veracidad de la carta no ha sido probada, pues se dice que Burrel y Diana eran tan cercanos que pudo haber falsificado la carta.


A pesar de todos los misterios y abruptos que persiguen a la memoria de Diana de Gales, debemos recordarla como lo que realmente fue: una mujer valiente, filantrópica, que amaba a sus hijos y estaba comprometida en ayudar a las personas. Es sin duda la monarca más querida en la Historia y no sólo por su dulce belleza y encantadora personalidad, sino por haber sido verdaderamente “La Princesa del Pueblo”.


**


No es posible saber qué día nos sorprenderá la muerte; quizás es por eso que muchas personas nos aconsejan que vivamos cada día como si fuera el último para que podamos morir satisfechos con lo que hicimos durante nuestra vida.



Referencias: