El programa secreto de Hitler que experimentó con bebés para crear la raza perfecta
Historia

El programa secreto de Hitler que experimentó con bebés para crear la raza perfecta

Avatar of Isabel Padilla

Por: Isabel Padilla

6 de octubre, 2016

Historia El programa secreto de Hitler que experimentó con bebés para crear la raza perfecta
Avatar of Isabel Padilla

Por: Isabel Padilla

6 de octubre, 2016





Podríamos pensar que los relatos descabellados que nos cuentan son extraídos de libros de terror o de ciencia ficción, pues los humanos no son capaces de cometer actos tan atroces; sin embargo, la Historia nos demuestra que nos equivocamos. En la Alemania nazi, bajo la supervisión de la SS y con Heinrich Himmler al mando, surgió un programa secreto llamado Lebensborn, que significa: “fuente de vida”.

Los rumores acerca del deseo de Hitler por crear una raza perfecta se convirtieron en realidad; creía que los arios puros debían gobernar el mundo, por lo que se adaptó un laboratorios de la SS para experimentar con la nueva generación que pertenecería a la é
lite nazi. Este proyecto fue un programa opuesto al Holocausto, en el que su objetivo principal era conservar la raza aria sin importar los medios para conseguirlo.

Por esta razón, a continuación te presentamos ocho datos que tal vez no conocías sobre el programa Lebensborn y que evidencia hasta dónde es capaz de llegar el hombre por seguir ideales equivocados.

programa Lebensborn


1. Para que una mujer embarazada pudiera ser aceptada dentro del programa, tenían que cumplir ciertas características raciales: pelo rubio, ojos azules, probar la identidad del padre —el cual debía cumplir con las mismas—, y comprobar que no tuvieran problemas genéticos. Himmler promovía entre sus oficiales de la SS que procrearan con mujeres aptas para el programa y de esta forma engendrar niños arios puros.


programa Lebensborn


2. A falta de niños considerados de raza aria pura en Alemania, el régimen nazi expandió el programa Lebensborn a los países ocupados, principalmente a Noruega y Polonia.


3. Noruega era la fuente de la raza aria, consideraban a los antiguos vikingos como los predecesores de la raza perfecta. Himmler creía que en el aspecto de los escandinavos como los poseedores del físico ideal ario y la sangre más pura. Crearon clínicas en donde nacían bebés de madres noruegas y soldados alemanes. Al fin de la guerra estos “niños de Hitler” sufrieron una gran discriminación, pues eran "los hijos del enemigo".


enfermeras y bebes



4. Miles de niños que poseían las características de un ario puro fueron secuestrados con la finalidad de enviarlos a Alemania para que familias nazis los criaran. Estos pequeños eran rastreados por la SS, separados de sus hogares y llevados a refugios; se les asignaban nombres alemanes, se les enseñaba la lengua, cultura, tradiciones y se les educaba bajo la ideología nazi.


bebés huérfanos


5. Los niños secuestrados que no cumplían con las particularidades, eran trasladados a campos de concentración para después ser exterminados y evitar que sus “genes impuros” se propagaran.


niños nazis



6. En los años de 1936 a 1945 nacieron en estas clínicas en Alemania entre 6 y 8 mil bebés; el programa era secreto, por lo que muchas de estas personas nunca conocieron su verdadera identidad ni la de sus padres pues no fueron registrados de forma oficial.


bebés huérfanos


7. Al término de la guerra, en 1947 se hizo una investigación e interrogación a los niños que fueron secuestrados por la SS sobre si deseaban o no regresar a su hogares; la mayoría se consideraban alemanes pero no recordaban su pasado y temían separarse de sus familias adoptivas. Sólo aproximadamente el 3% regresaron a sus países natales.


bebés huérfanos


8. Se estima que había diez clínicas en Alemania y los países ocupados, y al rededor de 25 mil niños fueron secuestrados y trasladados a Alemania para ser “germanizados”.



**

La Segunda Guerra Mundial mostró los actos más atroces que los seres humanos pueden cometer, además del proyecto que te hemos presentado, conoce otros de los experimentos más crueles que hicieron los nazis. Pero las historias terribles no son las únicas que marcaron este suceso, también hubo casos de supervivientes que hicieron lo inimaginable, como los miles de niños judíos que sobrevivieron al horror de la guerra, así como a las heroínas de las que nunca escuchaste hablar.






Referencias: