Historia

7 propuestas para recobrar la esperanza y transformar la decadente realidad de México

Historia 7 propuestas para recobrar la esperanza y transformar la decadente realidad de México





“Defender la alegría como un principio,

[…] como un destino

[…] como una certeza”.



Estos extractos del poema "Defensa de la alegría", de Mario Benedetti, enmarcan las palabras que en medio del caos y la decadencia tendemos a olvidar y, sin embargo, siguen  presentes. Por eso hoy se pretende defender no sólo la alegría, sino también la esperanza. Es en la base de un presente esperanzador donde podemos establecer los cimientos para un mejor futuro.

El sociólogo Boaventura de Sousa Santos habla del miedo y la esperanza. Desde su perspectiva, cuando una sociedad es presa del miedo desplaza la esperanza de creer que somos capaces de provocar un impacto positivo en el mundo. Sólo esperando lo que depara el destino, sin intervenir.

 

Como hemos observado, el contexto mexicano se encuentra sumergido en una desesperanza total. Todos y todas, presos del miedo, estamos cayendo en una incertidumbre tan profunda que sólo tenemos la certeza de que nuestra realidad es la única posible, por más injusta e inhumana que sea. El mundo en general parece conspirar para mantener aquel gris panorama que permite a los grupos opresores continuar ejerciendo la subordinación sobre los más vulnerables, arrebatándoles oportunidades, sueños, risas, vida, recursos y, por supuesto, esperanza.

En el caso de México, la apatía generalizada en la sociedad es alarmante. A pesar de las muchas muestras de descontento, existe un sentimiento compartido de derrota ante las estructuras dominantes; nos sentimos impotentes e insignificantes. Percibimos la realidad mexicana como estática, inamovible. Pero no es así, existen diversos argumentos esenciales para contrarrestar la indiferencia y el desánimo que la mayoría de los habitantes de este país hemos experimentado. Recuperar la esperanza de transformar la realidad y lograr un cambio de actitud puede partir de lo siguiente:


Asimilar que los conflictos son inevitables

datos curiosos sobre la independencia de mexico

Un viejo axioma, que a su vez es una paradoja, dice que para obtener paz hay que estar listo para la guerra. Dejando a un lado el tema bélico, no existe sociedad que carezca de conflictos, pero no son necesariamente algo negativo. Asumirlos como una traba no nos permite avanzar. Por el contrario, son un componente fundamental de la vida; el conflicto es motor y oportunidad de cambio. Construir a partir del conflicto es la manera de enfrentarlos. Grandes naciones han resurgido no sólo tras una crisis, sino a raíz de ella.


Comunicación asertiva para la resolución de conflictos

transformar méxico

Como parte de una colectividad debemos recuperar el diálogo. El ciclo de comunicación e intercambio de información está deteriorado, por lo que no hay entendimiento mutuo entre las personas y no se logran acuerdos o acciones en beneficio de la mayoría. Cuando hacemos referencia al diálogo, se trata de hablar pero también de escuchar al otro, quien puede ver, con los ojos de la diferencia, una realidad ajena a la nuestra. Sólo así superaremos las divisiones que tanto nos aquejan como sociedad.


Desaprender que los problemas son demasiado complejos

transformar méxico

Retomando a Erich Fromm, se nos ha hecho creer que los problemas básicos de la vida son tan inmensamente complicados que no podemos entenderlo. Como resultado tenemos una sociedad parca que no participa, completamente desmotivada y ensimismada. Sin embargo, debemos confiar en nuestra actividad y nuestros roles como seres políticos y en nuestra capacidad de comprensión.


Aceptar que existen verdades y no todo es relativo

transformar méxico

El relativismo nos ha hundido de tal manera que la verdad parece algo subjetivo, cuestión de lo que cada persona decida. Pero al momento de actuar en los planos de la ética y la moral, tenemos que reconocer que actualmente existen prácticas morales que, por más aceptadas que sean en la sociedad, no forman parte de actos éticos. Un acto ético es consciente, respetuoso y responsable, y es desde ahí donde todas nuestras actitudes deben partir, despertando la pasión en cada uno de nosotros por recuperar las pautas éticas que ha perdido la humanidad.


Discernir la información que recibimos


Hemos dejado de lado nuestro pensamiento crítico. Erich Fromm dijo que "prevalece la superstición patética de que sabiendo más y más hechos es posible llegar a un conocimiento de la realidad”. Todo el tiempo recibimos datos inconexos, información que en realidad no nos está diciendo nada y lo único que hace es abrumarnos, confundirnos. Recuperar la información valiosa sustentada en teoría y desechar información basura es fundamental para el buen uso de nuestro juicio al momento de opinar o actuar.


Reconstrucción del tejido social

horas de trabajo mexicanos

La cohesión entre grupos multidisciplinarios y todas aquellas personas con las que convivimos es un pilar base. Todas las personas tenemos algo que aportar y contamos con distintos enfoques de incidencia, ya sea en nuestra familia, escuela o comunidad. Asimismo, la memoria colectiva debe transmitirse para que, a partir de ella, construyamos la justicia y la verdad.


Utilizar la indignación como impulso

transformar méxico

Sentir desasosiego y rabia al conocer las cosas negativas que acontecen en el mundo desgastan nuestro cuerpo y mente. Sin embargo, estar afligidos no es suficiente y el único resultado será permitir que la situación continúe igual o peor. La indignación debe estar seguida de acciones concretas, pues sólo buenas intenciones no nos llevarán muy lejos.

Después de explorar dichos argumentos debemos coincidir en que ser indiferentes es una pérdida de tiempo, pero mantenernos estoicos frente a la justicia y equidad, imprescindible. Existen ejemplos precisos de cómo construir hoy el futuro que queremos a través de nuestra participación política y social. Es importante aterrizar aquellas ideas en acciones reales y a nuestro alcance.

Un ejemplo especifico es la propuesta del diputado local independiente Pedro Kumamoto, llamada Sin Voto No Hay Dinero. El diputado, como cualquier otra persona, decidió poner en práctica sus habilidades en favor de la sociedad mexicana. Por medio del hashtag #NoNoSoltemos nos invita a todas las personas a participar en la obtención del cambio anhelado. La propuesta pretende reducir el presupuesto que reciben los partidos políticos según el total del padrón electoral y en cambio otorgar el financiamiento de los votos ganados. Es un pequeño cambio a la fórmula, una pequeña acción, pero si se hubiese aplicado en 2016 hubiéramos ahorrado 1 mil 631 millones de pesos de las personas sin voto.

En la página oficial de la propuesta se encuentra toda la información necesaria. Podemos hacer uso de los argumentos a favor de la esperanza —antes mencionados— para dejar de esperar la justicia (¿divina?) que todas las personas merecemos. Dentro de esta propuesta contamos con una obligación y un deber: exigir a nuestros distintos representantes federales que apoyen #SinVotoNoHayDinero y mantenernos atentos a lo largo del proceso para asegurar su cumplimiento. Es momento de tomar responsabilidad de nuestra participación ciudadana. La realidad de México no va a cambiar dejando las cosas en manos de otros. El presente es nuestra oportunidad para modificar el rumbo y nuestra incidencia en la sociedad la manera de contribuir para beneficio de todas las personas.  Y a ti ¿qué otros ejemplos de acciones se te ocurren?

***

Es evidente que este país cuenta con todas las capacidades para generar cambios significativos y redefinir la historia.


Referencias: