NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Proyecto Jedi: el soldado que intentó crear un súper ejército hippie con poderes telequinéticos

16 de diciembre de 2017

Rodrigo Ayala Cárdenas

Jim Channon escribió el Manual de Operaciones Jedi, un documento que explicaba las técnicas de entrenamiento para crear un ejército con facultades superiores.



La derrota en la Guerra de Vietnam ha sido el golpe bélico más doloroso para los estadounidenses en toda su historia militar. Eran el ejército más poderoso de la Tierra debido a su riguroso entrenamiento y la calidad de sus armas. Al enfrentar a guerrilleros vietnamitas sin preparación y sin armas de gran calibre, pensaban que la victoria estaba asegurada. Pero una serie de malas decisiones y la muerte de cerca de 58 mil soldados (muchos de ellos jóvenes universitarios sin ninguna experiencia en el frente de batalla) los llevaron a perder de manera dolorosa cuando retiraron sus tropas en 1973.

A su regreso a los Estados Unidos muchos soldados se vieron en situación de desempleo o de calle debido a las secuelas físicas y mentales de la guerra. Varios de ellos estaban completamente mutilados e inutilizados para obtener un empleo y el gobierno se olvidó por completo de ellos. Semejante panorama les daba a los veteranos de guerra razones suficientes para sentirse devastados y con la moral deshecha.



Uno de ellos se llamaba Jim Channon. Había combatido con ferocidad y patriotismo en la jungla vietnamita, soportando bombardeos, tiroteos y escapando varias veces de las garras del enemigo. Channon sabía que la superioridad del ejército estadounidense era evidente, pero algo había salido muy mal para que las cosas se tornaran tan oscuras y su país perdiera la guerra. «Al tipo de persona atraído por la carrera militar le cuesta ser astuto. Simplemente nos plantamos en Vietnam con nuestra superioridad moral y nos acribillaron». Los soldados necesitaban mejorar en muchos aspectos, su fuerza debía elevarse y su capacidad mental para controlar al enemigo debía ser letal. Al tener ello reunido se asegurarían de no perder ninguna guerra en el futuro.



Para Channon no era suficiente que los soldados se comportaran como máquinas de guerra listas para recibir órdenes de sus superiores. Debían ser auténticos guerreros capaces de dominar no sólo armas de la más alta tecnología, sino también sus poderes mentales. Escribió una apasionada carta al Pentágono explicando todo ello. Para su sorpresa, el excombatiente recibió la autorización para ponerse al frente de un grupo de soldados listos para recibir un nuevo tipo de entrenamiento.


Channon recibió un presupuesto especial para escribir lo que él tituló el Manual de Operaciones Jedi, un documento que explicaba las técnicas de entrenamiento para crear un ejército con facultades superiores a todo lo que se había visto con anterioridad sobre la faz de la Tierra. Con base en este texto, Channon echó a andar el "Proyecto Jedi" haciendo clara referencia a la exitosa película Star Wars, dirigida por George Lucas, en la que un héroe hace uso de sus recursos mentales para obtener un autocontrol de sus emociones y sus poderes.



Fort Bragg, Carolina del Norte, fue el lugar elegido para trasladar a estos nuevos súpersoldados e iniciar un riguroso entrenamiento en lo remoto de la naturaleza en el que dominarían prácticas como la teletransportación, telepatía, visión remota, viajes astrales, terapias alternativas, clarividencia y telequinesis; todo bajo la atenta supervisión de Jim Channon, quien sostenía que este ejército sería invencible al tener facultades de las que otros carecían.


A diario, los soldados con apariencia hippie salían a las montañas a hacer ejercicios de yoga, meditación y a consumir grandes cantidades de LSD y mariguana que les permitieran ampliar su mente y extender su consciencia. Todo ello les haría ser expertos soldados que no necesitarían del uso de armas para someter a sus enemigos. Se harían llamar "El Primer Batallón de la Tierra" y servirían con lealtad a su nación y a todos los pueblos que necesitaran de sus servicios y habilidades. Channon llamó a esta misión global el “combate de la consciencia colectiva”.



El exparticipante en Vietnam estaba consciente de que el planeta era el mayor dañado con los conflictos de la humanidad. Quizá todo ese napalm y el uso de químicos destructivos que Channon vio en Vietnam lo haya hecho despertar y darse cuenta del gran daño que el ambiente recibía a causa del ser humano. «La verdadera batalla del futuro no será entre naciones. Será para reparar el daño que le estamos haciendo a nuestro planeta», afirmó.


Logotipo original del "Primer Batallón de la Tierra"


Como se podrá ver, Channon no sólo tenía una visión bélica clásica de destruir al enemigo, sino de verdad hacer una batalla a favor de la Tierra: los soldados se dedicarían a reforestar y a salvar los recursos acuíferos, los marinos harían labores de limpieza en altamar para solucionar los problemas de contaminantes en los océanos, la Fuerza Aérea se encargaría de limpiar los contaminantes del aire y a reparar la capa de ozono. Channon, uno de los personajes que llevó las tendencias New Age a su máxima expresión, buscaba por medio de la no-violencia una reparación moral y física del planeta.



Algunos de los ejercicios mentales de los nuevos soldados consistían en desarrollar la capacidad de provocar tumores cerebrales en cabras o en provocarles paros cardiacos fijando su mirada en ellas. Asimismo, otro de sus objetivos era dirigir o evaporar las nubes con la mente, atravesar paredes, levitar o adivinar lo que pasaría en el futuro. Para el Coronel Jim Channon, cuando el hombre fuera capaz de emplear la mente como única arma sin hacer fuego ni herir a nadie ése sería el momento en que la humanidad estaría lista para entrar en una etapa superior en su evolución. Sus soldados tendrían la nobleza de un guerrero junto con la espiritualidad de un monje.

Estos nuevos jedi también postulaban la idea de que las torturas a los enemigos no tendrían que hacerse por medio de golpes y castigos físicos, sino tan sólo con la ayuda de música tranquila e inocente como canciones infantiles que harían que la exposición prolongada y metódica a ella contra los prisioneros de guerra les causaría una tortura grave. Dicha técnica hoy se ha vuelto práctica común entre prisioneros de guerra en Medio Oriente.


Jim Channon en el presente


Con el paso de los años, muchos de los soldados reclutados fueron cayendo en una espiral de locura y adicciones que mermaron sus capacidades físicas y mentales. Varios de ellos murieron y otros se quedaron enganchados en las drogas. La CIA decidió disolver el proyecto en 1995. La historia de este peculiar ejército que contó durante casi 20 años con la aprobación y financiación del gobierno mismo, la recogió el periodista galés Jon Ronson en el libro Los hombres que miraban fijamente a las cabras, el testimonio más veraz y completo de la historia de Jim Channon quien en la actualidad goza de una tranquila vida en Hawái donde continúa haciendo prácticas New Age y de consciencia social.

 

-

La historia bélica de los Estados Unidos se cuenta más por sus vergüenzas que por su honor o lealtad hacia sus soldados. En algún momento de su oscura historia usó armas químicas en sus propias tropas para crear al soldado ideal. Miles de ellos han muerto en circunstancias trágicas durante las guerras más absurdas de la historia en las que este país del norte de América ha tenido un papel tristemente fundamental.


TAGS: Historia mundial Guerra Datos curiosos
REFERENCIAS: New Earth Army Página 12

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre Las 8 pinturas latinoamericanas más caras de la historia ¿Qué es un bot y cómo puede hacerte votar por el peor candidato? Fotografías de Justin Bieber y Selena Gomez que demuestran que el amor puede destruirte Lecciones de moda que debemos aprender de Ryan Reynolds

  TE RECOMENDAMOS