El día que sucedió una purga real en el país más rico del mundo

Es posible que después de haber visto La Purga, hayas imaginado qué harías en una situación similar... sin embargo, en Estados Unidos hubo una ciudad que lo vivió en carne propia.


Muchos creímos que el argumento de la serie de películas sobre la purga se quedaría en eso, una película. No obstante, la realidad ha superado la ficción y en algunas ciudades de Estados Unidos una noche entera la gente salió a las calles con armas de fuego y otras armas con la intención de cometer un crimen... o al menos eso nos contaron.


El caso de la purga de Louisville


Esto ocurrió en Louisville, Kentucky, donde en el 2014 se compartieron en redes sociales imágenes que anunciaban una purga en la ciudad. Un simple razonamiento común podría ser descartar este tipo de cosas; sin embargo, su difusión fue tal que la comunidad se preocupo por su seguridad, incluso –según el reporte de la BBC– tanto el FBI como la policía local monitorearon la actividad en línea. 



El responsable de la publicación original fue un adolescente local, cuyo tweet desencadenó toda una tendencia en redes, así como la observación de los operadores de teléfono de la policía de Louisville —ya que es posible escuchar en línea las llamadas de emergencia que reciben—, juegos de fútbol fueron cancelados y se reportó que las calles estaban desiertas. 


-

La paranoia


Pero a pesar del revuelo que propició, la realidad es que en Louisville no hubo ninguna purga, si bien hubo más llamadas de emergencia, muchas fueron desestimadas y los crímenes cometidos ese día no fueron relacionados con la purga, como dos tiroteos durante la media noche, que más bien hablan de la política armamentista del pueblo estadounidense y de las fake news, otro problema que aqueja mucho al país, incluso en los medios periodísticos mainstream



-

El derecho de utilizar armas de fuego 


Estados Unidos es uno de los principales países que sufren por tiroteos y masacres a mano armada, en especial cuando se trata de escuelas y adolescentes que tienen acceso a armas de fuego. Lo cual en años recientes ha provocado fuertes debates sobre la Segunda Enmienda de su Constitución, misma que protege el derecho de los estadounidenses a poseer y portar armas. Por un lado, aquellos que la defienden suelen argumentar que poseer un arma puede salvarte de alguien que pone en peligro tu vida, incluso a detener a un tirador; pero aquellos que están en contra, replican que esta política sólo facilita el acceso a armas a personas inestables o que no tienen conocimiento alguno —o se lo toman con seriedad— provocando así asesinatos y tragedias.



El problema es tan grave que incluso hay sitios que llevan un conteo de los incidentes, heridos y muertes. Por ejemplo: 


El número total de incidentes hasta agosto de 2018 ha sido de 38 mil 66. 

El número de muertes de 9 mil 693. 

El número de incidentes reportados y verificados de tiroteos en masa de 236.

Y el número de heridos asciende a 19 mil 39. 



Si se pone en consideración el problema de armas y las estadísticas de muerte y heridos, resulta lógico pensar que cuando ciertas tendencias se viralizan, la población tema y no quiera salir a las calles. Tan sólo pensemos en la plaga de payasos que aparecían en las noches en calles y carreteras, espantando a los transeúntes. Sin duda se vuelven oportunidades para que algunos se aprovechen del temor y el riesgo de un accidente con un arma para provocar caos, incluso a veces se torna una cuestión banal, en la que sólo buscan likes y shares de su contenido. 


También te puede interesar: 


Documentales para entender la tragedia de Orlando