INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Qué decían las últimas cartas que se encontraron en el Titanic

4 de mayo de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

Entre las varias reliquias que se han encontrado de este famoso barco que pereció en pleno océano, se hallan algunas cartas cuyos autores no previeron la amenaza que se cernía sobre ellos.



«Si todo sale bien llegaremos a Nueva York el miércoles a la mañana», escribió el comerciante Alexander Oskar Holverson en una carta dirigida a su madre, fechada el 13 de abril de 1912. Por desgracia, nada salió bien. A las 11:40 de la noche del 14 de abril de 1912, el transatlántico Titanic, al que muchos calificaban de insumergible, chocó contra un iceberg en pleno océano Atlántico y se hundió irremediablemente dos horas después.


Las palabras de Holverson fueron de las últimas que se escribieron antes de que el fatal accidente cobrara la vida de unas mil 495 personas, entre ellas la del comerciante. Los botes salvavidas eran insuficientes para la cantidad de pasajeros. Nadie previó que en caso de un accidente sólo la mitad de ellos podría salvarse.



Apenas el año pasado, la carta recuperada del cuerpo de Alexander Oskar Holverson horas después del hundimiento fue puesta a la venta por la casa Henry Aldridge & Son, especializada en objetos del Titanic, como uno de los últimos tesoros del navío. En la subasta, el ahora dueño de este objeto pagó 166 mil dólares. La misiva también contiene las impresiones del comerciante acerca del navío: «Este barco es gigante en tamaño y está equipado como un hotel palaciego». Representantes de Henry Aldridge & Son mencionaron que se trata de un objeto «excepcional en todos los niveles, incluido el contenido, el contexto histórico y la rareza. Es la carta del Titanic más importante que hayamos subastado jamás».




¿Quién era Alexander Oskar Holverson?


Hijo de Amund Holverson, un herrero nacido en Noruega, y de Rachael Holleque, oriunda de Illinois (contrajeron matrimonio el 2 de marzo de 1864 en Fillmore), Alexander nació en Rushford, Fillmore, Minnesota el 2 de octubre de 1869.


Se sabe que era un masón perteneciente a la Transportation Lodge 842 en la ciudad de Nueva York, donde también se dedicaba a las ventas. Al momento de viajar en el Titanic tenía 45 años de edad e iba acompañado de Mary Alice Towner, con quien contrajo matrimonio el 5 de mayo de 1906.


El matrimonio Holvorsen antes de partir hacia Inglaterra.


La pareja vacacionaba en Sudamérica desde finales de 1911 hasta principios de 1912. Estuvo en Buenos Aires, Argentina antes de partir hacia Inglaterra, donde arribó a Southampton el 6 de abril en el barco Aragón para hospedarse en el Piccadilly Hotel de Londres. El pasaporte de Alexander lo describía como un hombre de cabello rubio, ojos azules, tez clara y cara redonda.


Para regresar a Nueva York, los Holvorsen abordaron el Titanic en Southampton para viajar en primera clase el 10 de abril de 1912. Mary Alice Towner sobrevivió al hundimiento del barco y fue rescatada por el bote salvavidas número 8. El cuerpo de su marido fue hallado por el MacKay Bennett número 38, barco que redactó un informe detallado sobre él:



ROPA - Sobretodo negro; traje gris; corbata negra y gris; camisa azul; pijama verde con rayas negras; ropa interior; zapatos de charol; cuatro dientes de oro arriba a la izquierda, y cinco abajo a la izquierda.


PERTENENCIAS - Reloj de oro con escarabajo negro en el estuche; caja de plata para tarjetas; pluma fuente; caja con cinco plumas, cadena de reloj, clip de corbata de oro, gemelos de madreperla de oro, anillo de diamante solitario, otros gemelos de un conjunto; una piedra desmontada; vasos ahumados; cartera; dos llaves; cuchillo; una chequera y dinero en efectivo.


PASAJERO DE PRIMERA CLASE.


NOMBRE - A. 0. HOLVERSON.

Chett Peabody & Co., N.Y.



Su cadáver fue entregado a su hermano Henry Holverson, radicado en Alexandria, Minnesota para después ser enviado a Nueva York el 1 de mayo de 1912. Ahí se le dio sepultura en el cementerio de Woodlawn en el Bronx. Su madre vivió menos de seis meses después de la muerte de su hijo. Murió en Alexandria el 25 de septiembre de 1912. Su viuda regresó a Nueva York y jamás volvió a casarse. Falleció en 1918 y fue sepultada con Alexander Oskar Holverson.


-

Más palabras famosas


Eva Hart (centro) y Esther Hart


Otra carta célebre fue la escrita ese mismo día por la pasajera Esther Hart quien sobrevivió al accidente junto con su pequeña de siete años, Eva. Su marido, Benjamin Hart, no corrió la misma suerte, su cuerpo se hundió en las aguas aquella fatídica madrugada de 15 de abril de 1912. Se supone que la carta sería enviada a la madre de Esther en Inglaterra una vez que el barco atracara en los muelles de Nueva York. Algunos fragmentos del contenido de la carta se transcriben en las siguientes líneas:


«Mis queridos todos,


Como ven, es domingo por la tarde y nos reuniremos en la biblioteca después del almuerzo. Ayer estuve muy mal todo el día, no pude comer ni beber, y me sentí enferma todo el tiempo, pero hoy lo he superado. Esta mañana, Eva y yo fuimos a la iglesia y ella estuvo tan contenta de que cantaran "Oh, Señor, nuestra ayuda en edades pasadas". Ese es el himno que cantó en voz alta, ella es muy bondadosa».



«Los marineros dicen que hemos tenido un paisaje maravilloso, hasta ahora no ha habido tempestad. Hace buen tiempo, pero hace mucho frío y mucho viento. Dicen que podemos llegar a Nueva York el martes por la noche».


«Hemos conocido a algunas personas muy amables a bordo, por lo que ha sido agradable hasta ahora. Pero oh, los largos, largos días y noches me han hecho sentir que ha sido la semana más larga de mi vida. Debo despedirme ahora con todo nuestro amor para todos ustedes».


«Montones de amor y besos a todos de parte de Eva».



-

Estas dos cartas son un testimonio real de las personas que murieron o lograron sobrevivir en uno de los peores accidentes que la humanidad recuerde en toda su historia y del cual se guardan algunos escalofriantes secretos sobre la noche de su hundimiento. Es probable que ni siquiera supieras que a bordo de esta nave viajaba un mexicano que pasó a la historia por ser el único pasajero de dicha nacionalidad.


TAGS: Personalidad Historia mundial Datos curiosos
REFERENCIAS: Fox News Encyclopedia Titanica Daily Mail

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS