El partido de futbol que casi desata una guerra en Centroamérica

El siguiente texto fue escrito por Sebastián Mora Steiner. Esta es la historia de tres encuentros de futbol con consecuencias nefastas para Centroamérica. Conoce qué fue la Guerra de las 100 horas en Centroamérica y cómo se relacionó con unos partidos de futbol determinantes para la diplomacia entre Honduras y El Salvador. Nos encontramos en

El partido de futbol que casi desata una guerra en Centroamérica

Spknilahybfvrhycnp46swollm - el partido de futbol que casi desata una guerra en centroamérica

El siguiente texto fue escrito por Sebastián Mora Steiner.

Esta es la historia de tres encuentros de futbol con consecuencias nefastas para Centroamérica. Conoce qué fue la Guerra de las 100 horas en Centroamérica y cómo se relacionó con unos partidos de futbol determinantes para la diplomacia entre Honduras y El Salvador.

Nos encontramos en Tegucigalpa, capital hondureña. Es el 8 de junio de 1969 y hoy se disputa el encuentro de ida entre Honduras y El Salvador, el vencedor de la serie ganará el derecho a asistir el año entrante al Campeonato Mundial que se disputará en México. Pero para poder comprender la relevancia de lo que se está por disputar, tenemos que hacer una pausa y viajar al pasado, en concreto a principios de los años sesenta. Es en esta época que ambos países se caracterizaban por tener una economía de origen agrícola y la mayor parte de la población de los dos Estados está conformada por campesinos sin tierras que debían trabajar para los grandes terratenientes de entonces.

Ldt63f4dorairj2duxso6ejnci - el partido de futbol que casi desata una guerra en centroamérica

Honduras, territorio mucho más extenso que su vecino, pero con mucho menos densidad de población, se vio en la necesidad de tener más mano de obra que trabajara las tierras; y El Salvador aportó ese faltante de capital humano, más de 300 mil salvadoreños emigraron a tierras catrachas para trabajar los cultivos bananeros. En 1969, Honduras experimentó una gran presión social ya que tenían grandes masas de campesinos sin tierras y se temía que fueran fuente de revueltas contra el gobierno. La solución que tomó el presidente Osvaldo López Arellano fue realizar una reforma agraria sin afectar a los grandes poseedores de tierras, entre las que se encuentra la poderosa United Fruit Company, que era dueña del 10% de la tierra cultivable de Honduras. La medida del gobierno de López Arellano consistió en expropiar tierras a los campesinos salvadoreños que habían vivido por generaciones allí y, a base de esfuerzo propio, habían logrado hacerse con la propiedad de un pedazo de tierra. Esto causó una persecución de salvadoreños en Honduras por parte de un grupo clandestino y paramilitar denominado “La Mancha Brava”, que asesinó y atemorizó a miles de salvadoreños, lo que propició un regreso forzado a su tierra natal. 

Con este preámbulo volvemos al 8 de junio de 1969, “La Selecta” —como se le conoce a la selección salvadoreña— había llegado el día anterior a Tegucigalpa para disputar el encuentro. Miles de aficionados hondureños rodearon el hotel donde se hospedaban los salvadoreños y durante toda la noche no dejaron de hacer ruido con bombetas, tambores, perturbaron la tranquilidad de los cuscatlecos. Hay quienes dicen que también rompieron los cristales de las ventanas de las habitaciones de los jugadores. Como era de esperarse, los jugadores no pudieron dormir y perdieron el encuentro por un gol a cero. Mientras se disputaba el encuentro en San Salvador, una joven llamada Amelia Bolaños seguía atenta las incidencias del encuentro y, cerca del final se levantó, fue hasta el escritorio de su padre, tomó un revólver y se disparó al corazón. Al día siguiente los principales diarios de la época titularon: “No pudo soportar la humillación a la que fue sometida su patria”. Tanto revuelo causó esa noticia que su funeral fue retransmitido en directo en televisión nacional y asistió el propio presidente de la república y todo su gabinete. Para ese entonces el mensaje era más que evidente: ganar a Honduras en el juego de vuelta era ya una cuestión de vida o muerte. 

Nd4vzvgptff2njjwqnilg74eye - el partido de futbol que casi desata una guerra en centroamérica

Bajo este clima de tensión tuvo lugar el segundo encuentro, ahora le tocaba a los catrachos desplazarse a territorio salvadoreño y como era de esperarse, la receta de los aficionados salvadoreños fue la misma utilizada contra sus jugadores una semana atrás. Según relató el capitán hondureño, una varilla de un cohete rompió el cristal de una de las ventanas en las que se encontraba con otros tres compañeros de equipo; también cuenta que una bomba casera se incrustó en la habitación con la suerte de no explotar. La selección catracha se tuvo que refugiar en la azotea del hotel de diez pisos porque escucharon que iban a tomar el hotel. Los salvadoreños les arrojaron huevos podridos, trapos pestilentes, ratas muertas. Faltos de sueño y con los nervios de punta, preocupados por la suerte que pudieran correr sus paisanos, se tuvieron que ir al estadio escoltados por el ejército y los autobuses en los que viajaron debieron entrar hasta el terreno de juego, cuyas graderías estaban colmadas por 40 mil almas. El juego se convirtió en algo más que un simple partido de futbol, era más una cuestión de amor a la patria, la bandera hondureña fue quemada y su himno abucheado. El encuentro finalizó 3-0 a favor de El Salvador. Al finalizar el encuentro los jugadores debieron ser escoltados nuevamente por el ejército hasta el aeropuerto y los aficionados hondureños que no lograron salir rápidamente del estadio fueron apaleados. Dos de ellos murieron ese día. 

La historia no terminaría ahí, ya que por entonces no existía la diferencia de goles y se debía jugar un tercer encuentro, esta vez en suelo neutral. Un día después, el 16 de junio, la frontera entre ambos países fue cerrada y militarizada. Ninguno de los dos países quiso bajar las tensiones. El 27 de junio de ese mismo año se disputó el tercer encuentro en suelo azteca, el mítico Estadio Azteca fue el escogido para el desempate, el resultado final decidiría quién sería el clasificado para la Copa Mundial a disputarse en ese mismo país en el verano de 1970. El resultado ya no importaba, las tensiones entre ambos países estaban en su punto máximo, sólo unos días antes se habían roto los nexos diplomáticos y una guerra podría estallar en cualquier momento. 

K6xdj46aknbezfla6tibyhdm3q - el partido de futbol que casi desata una guerra en centroamérica

El encuentro se disputó con las aficiones en bandos contrarios, unos en el sector norte y los otros en el sur, y cada grupo rodeado de 5 mil policías. Fue un encuentro parejo, pero cuando el salvadoreño Mauricio Rodríguez anotó el 3-2 para su país, el conflicto se agravó. No sólo clasificaba a su país al mundial de futbol, sino que sirvió para encender la chispa definitiva. El 14 de julio de 1969 estallaría la Guerra de las 100 horas como se le conoció a ese conflicto bélico en el que murieron más de 6 mil personas y otras 15 mil resultaron heridas. Tal y como la retrató el periodista polaco Ryszad Kapuscinski. “Los dos ejércitos usaban el mismo tipo de uniforme, llevaban idénticas armas y hablaban la misma lengua” en un conflicto fratricida entre dos países vecinos que habían convivido durante décadas y cuyos oligarcas y medios de comunicación agitaron la opinión pública hasta alcanzar cotas miserables; sirviéndose del futbol para defender sus intereses, aunque hubiera derramamiento de sangre. Y el futbol pretende exactamente justo lo contrario. 

Desafortunadamente, el siglo XX estuvo marcado por genocidios que cambiaron a la humanidad. Debemos conocer y recordar cada uno de ellos, para tener siempre en mente que jamás será válido atentar en contra de la vida de millones sólo por ganar guerras inútiles y despiadadas.

Si sientes pasión por la historia, envíanos un texto de prueba de 400 palabras a colaboradores@culturacolectiva.com y conviértete en colaborador de nuestra sección de Historia.

Qué es una mujer transexual?

FacebookTweetLinkedIn
Cora Bravo

Te doy 4 tips para ligar cuando tienes ansiedad social

Tener ansiedad es difícil y mucho más cuando quieres ligar, así que lee esta guía si lo que quieres hacer es encontrar el amor o, también se vale, hacer nuevos amigues.
Daniela Bosch

Visité el Museo del Futuro y la experiencia sí sobrepasa la realidad

El Museo del Futuro (MUFO) es el mejor plan para disfrutar con los amigos, además de que podrás tomarte fotos increíbles pal' insta
Nayeli Parraga

Activista celebra ‘La Sirenita’, pero la acusa de borrar deliberadamente el tema de la esclavitud

'La Sirenita' pasó por alto los horrores que padecieron los caribeños a pesar de ambientar deliberadamente la historia en aquella época y lugar.
Isabel Cara

¿Qué puedes tomar en una fiesta si estás a dieta?

¿Estás a dieta pero te invitaron a una fiesta? No te frustres porque no puedes ir; si caes en la tentación, te decimos qué debes tomar si no quieres romper tanto la dieta.
CC