INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

¿Qué pasaría si "V" viviera en México?

6 de noviembre de 2017

Abril Romero


Imagínate un país gobernado por un poder único, corrupto y violento. En este sistema, los “opositores” son actores de la misma farsa y los medios de comunicación se han convertido en la voz del gobierno. Ellos, los poderosos, viven en la opulencia, mientras el resto de la población recibe sus sobras. Las personas que se atreven a desafiar este orden son perseguidas, asesinadas o desaparecidas. Hay tantas razones para vivir con miedo que el resto de la nación se mantiene silente, esperando a que llegue el día en que las cosas sean diferentes.


Las condiciones de este país “imaginario” nos resultan muy familiares. Se parecen, por ejemplo, a las del Reino Unido en 1605, cuando Guy Fawkes intentó volar el Parlamento de Londres como protesta contra la persecución de católicos impuesta por Jacobo I. Ese 5 de noviembre, Guy Fawkes le mostró al mundo que para despertar a un pueblo es necesario hacer temblar al sistema.



La hazaña de Fawkes trascendió en el tiempo e inspiró la novela gráfica “V for Vendetta”, llevada al cine en 2006. En apariencia, podría parecer una obra de ficción; sin embargo, la represión en Gran Bretaña que dio origen a la rebelión de V, se puede comparar a lo que a diario vivimos México:


-


Autoritarismo


En V for Vendetta, el gobierno tiene rostro y nombre: Adam Sutler, líder del partido que ha acaparado el poder y se ha valido del miedo y la violencia para someter a la población. Por el contrario, en México, la opresión no es obra de una sola persona o partido, sino de toda una clase política que, sea cual sea su afiliación, se vale de los mismos métodos para mantener sus privilegios a costa del bienestar de los gobernados.



-


Mentiras y montajes


"¿Es lo que crees en realidad? ¿O es lo que ellos quieren que creas?" nos cuestiona V mientras nos invita a descubrir lo que hay detrás del telón. La realidad que nos presentan los medios de comunicación y los libros de Historia es, precisamente ésa, la que el gobierno quiere que creamos. Son los principios que los representan y quieren obligarnos a aceptarlos como propios.



-


Persecución y represión


El Parlamento liderado por Adam Sutler sometió a la población a una dictadura. Colocó cámaras y micrófonos por las calles, censuró la opinión pública y persiguió a todas las personas que tuvieran una ideología distinta a lo que ellos consideraban correcta. Si alguien cree que en México gozamos de más libertad, basta con recordar Pegasus, el software adquirido por el gobierno para intervenir la comunicación de sus ciudadanos. Dadas las condiciones de represión en el país, hoy es más peligroso ser periodista que delincuente. 



-


Miedo


La estrategia del miedo no sólo consiste en mantenernos callados, sino también encerrados. En la ciudad escenario de V for Vendetta, los ciudadanos tenían toque de queda. A nosotros, en cambio, nos han convencido de quedarnos en casa por voluntad propia. Debido a la inseguridad y la violencia desatada por la “Guerra contra el Narco” preferimos no salir a las calles y terminamos por cederle a los criminales el espacio público que nos pertenece.



-




Gobierno “protector”


En V for Vendetta, el gobierno provocó atentados bacteriológicos para obtener el poder mediante el miedo. El de nuestra realidad ha orquestado matanzas, provocado guerras y encubierto miles de asesinatos. Sentimos tanto miedo que incluso estamos dispuestos a ceder nuestros derechos para que el Estado “nos proteja” de los mismos males que provoca. Para la mayoría es más cómodo esperar a que el gobierno haga su trabajo que hacernos responsables de ejercer nuestra libertad.



A través del personaje de Evey, V nos demuestra que la libertad no es un regalo, sino el resultado de la lucha de quienes lo han perdido todo, incluso el miedo a la muerte. En la escena final de la película, los londinenses toman las calles disfrazados de V y, ante la explosión del edificio del Parlamento, se quitan las máscaras, descubriendo que, tal como dijo V “la justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras; son metas alcanzables”. Si V hubiese sido mexicano, ¿cuántas personas habrían caminado a su lado?



Para recuperar la libertad, no necesitamos explotar los edificios de las instituciones, sino sus principios. Destruir, por ejemplo, la creencia de que sólo existe una opción posible de gobierno. Cuestionar, reflexionar y creer en otras alternativas. Hablemos y escuchemos, no a los políticos, sino entre nosotros, los ciudadanos. Recuperemos, primero, nuestra libertad de pensamiento y empecemos por practicar el diálogo porque, como dijo V: “Las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y, si se escuchan, enuncian la verdad".


¿Qué opciones tenemos además de los partidos políticos de siempre?, ¿serán los candidatos independientes?




TAGS: Clasicos del cine novelas gráficas Eleccion presidencial Mexico
REFERENCIAS:

Abril Romero


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS