Quetzalapanecáyotl o el Penacho de Moctezuma

jueves, 5 de septiembre de 2013 7:18

|Luz Espinosa

 Con una altura de 116 cm y un diámetro de 175 cm, el Penacho de Moctezuma, que en realidad es un quetzalapanecáyotl o tocado de plumas de quetzal engarzadas en oro y piedras preciosas,  fue tan sólo uno de los 158 regalos del gobernante azteca para Hernán Cortés, quien a su vez decidió enviarlos al gobernante Carlos V del Imperio Romano Germánico (Carlos I de España).

el penacho de Moctezuma

Los habitantes del México prehispánico desarrollaron culturas mágicas. Los imponentes templos que trataban de alcanzar las nubes, las vestimentas multicolores y la pintura sobre los cuerpos, la obediencia ante el poder maravilloso de las fuerzas de la naturaleza, la confianza ciega hacia los gobernantes reverenciados como vicarios de los dioses, y la sabiduría derivada de la observación del cosmos, convirtieron a los mexicas en una de las civilizaciones supremas del mundo antiguo.

Así, respetando el regreso de Quetzalcóatl, la llegada de los españoles fue una de las coincidencias más ambivalentes de la historia; por una parte terminó con una cultura, pero por otra permitió el intercambio de conocimientos generadores de una nueva; una sociedad mestiza con un fuerte arraigo a sus raíces.

cultura mixteca

Tres años antes de la llegada de los españoles, Moctezuma II observó desde un mirador de su palacio, el cometa que apareció en Tenochtitlán. El tlatoani dedujo que Quetzalcóatl anunciaba su regreso.

Once navíos, al mando de Hernán Cortés, zarpó de Cuba rumbo a Cozumel. En ellos se encontraban 110 marinos, 518 infantes, 32 caballos, 14 cañones, diferentes armas como bayonetas  y una nutrida jauría de perros rastreros.

Aquella primavera de 1519, Moctezuma II recibió la noticia de la llegada de hombres barbados de piel blanca, montados en gigantescas bestias mitológicas nunca antes vistas (caballos).

conquista española

A partir de que Moctezuma entregó los regalos a Cortés, el penacho viajó por el mundo y cambió de manos hasta terminar en el Museo de etnología de Viena, en Austria. Según la  tradición, el Penacho perteneció al tlatoani Moctezuma Xocoyotzin (1466-1520), aunque no hay certeza histórica de ello, ni autenticidad de su antigüedad.

Historiadores aseguran que ni Moctezuma ni los anteriores reyes aztecas utilizaban penacho. En cambio, para indicar su potestad, se ponían una especie de corona de lámina de oro llamada "copilli", símbolo del más alto poderío, y que según todas las referencias iconográficas, Moctezuma II portó desde el principio de su reinado.

penacho de Moctezuma

Las investigaciones históricas sobre esta pieza indican que el penacho que Moctezuma envió de regalo a Cortés fue un tocado de plumas de quetzal engarzadas en oro y piedras preciosas (quetzalapanecáyotl) de origen tolteca, no mexica, que fue elaborado para Quetzalcóatl, rey de Tula, o para alguno de sus sacerdotes a finales del Siglo 10. Por  tanto, la pieza no tiene 500 años, sino mil. 

Las autoridades del Museo Etnológico de Viena fueron quienes denominaron la pieza como "penacho de Moctezuma" (Kopfschmuck Moctezumas), aunque ya hay  evidencias que descartan la posibilidad de que haya sido utilizado por el emperador azteca; por esta razón  la placa descriptiva colocada en el espacio de exhibición  fue sustituida por otra con la leyenda: "Antiguo tocado mexicano de plumas para la cabeza" (Altmexikanischer Federkopfschmuck).

El penacho de Moctezuma II

Durante años se ha creído que el quetzalapanecáyotl fue parte del patrimonio arrebatado durante la conquista, pero el investigador Patrick Johansson, del Instituto de Investigaciones Históricas (UNAM), considera errónea la creencia de que el penacho fue robado, "pues si algo nos han demostrado las evidencias, es que salió del territorio lícitamente", pues se otorgó como un regalo a la reencarnación de Quetzalcóatl. Los aztecas se consideraban representantes de Quetzalcóatl. Creían  que si este hombre-dios volvía, tendrían que entregarle todo el poder y los tesoros del reino. "Moctezuma II era profundamente religioso y se mantenía a la altura de sus convicciones. Además del poder civil, como sumo sacerdote controlaba también la fuerza moral de su imperio".

En noviembre de 2012, tras una minuciosa restauración de ocho años,  el Penacho de Moctezuma regresó a vitrinas del Museo de Etnología. Especialistas de México y Austria trabajaron en el famoso tocado de plumas de quetzal engarzadas en oro y piedras preciosas. El  majestuoso artefacto se exhibe junto a otros objetos de la época precolombina en el Museo de Etnología de Viena, en Austria.

restauracion del penacho de moctezuma

Después de la restauración y  estudios realizados al Penacho, se determinarían los riesgos que el objeto puede  tener al ser transportado a México. Investigadores estudian la posibilidad de que la pieza sea transportada en barco y, en caso de ser posible, se presentará temporalmente en nuestro país.

Así, considerado uno de los tesoros más fascinantes y polémicos de México Tenochtitlán, el Penacho de Moctezuma será tema de la conferencia que impartirá María Olvido Moreno Guzmán, experta en arte plumaria de México, el próximo sábado 7 de septiembre en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

El Penacho de Moctezuma: restauraciones de los siglos XIX y XXI será el tema  que Guzmán explicará los procesos de estudio y restauración, por lo que los asistentes tendrán la oportunidad de conocer los criterios que fueron aplicados a esta obra elaborada con plumaje de quetzal y otras aves exóticas americanas.

Paralelo a esto, en el Anfiteatro Simón Bolívar de San Ildefonso se explicará la forma y los materiales con los que fue elaborado el penacho en el siglo XVI, así como los procedimientos de restauración aplicados a finales del siglo XIX.

Actualmente, la pieza original se exhibe en el Museo de Etnología de Viena, mientras que la réplica se encuentra en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.

TAGS:
REFERENCIAS:
Luz Espinosa

Luz Espinosa


Editor de plataforma

  COMENTARIOS