La verdadera historia de Madam C.J. Walker, la primera mujer millonaria afroamericana

La verdadera historia de Madam C.J. Walker, la primera mujer millonaria afroamericana

Por: Abril Palomino -

Conoce la verdad detrás de la exitosa serie de Netflix 'Self made' y Madam C.J. Walker.


Netflix estrenó una de sus más recientes producciones llamada Self Made o Madame C. J. Walker: una mujer hecha a su medida en Latinoamérica, esta serie está inspirada en la admirable y valiente vida de Madame C. J. Walker, la primera mujer afroamericana millonaria.

Su nombre verdadero era Sarah Breedlove, nació un 23 de diciembre de 1867 en Delta, en el estado de Luisiana, al sureste de Estados Unidos. Su familia pertenecía a una comunidad de esclavos que trabajaban en la plantación Madison Parish de Robert W. Burney, como la mayoría de las personas negras que vivían en Louisiana en ese momento. Sarah fue la primera de sus hermanos nacida en la libertad de la esclavitud gracias a la Proclamación de Emancipación. Su madre falleció en 1875, y su padre la siguió poco después, Sarah tenía siete años cuando se convirtió en huérfana.

Su hermana mayor, que estaba casada con un hombre llamado Jesse Powell, permitió que Sarah se quedara con ellos en Mississippi. Sarah recogió algodón e hizo tareas domésticas hasta que se casó con su primer esposo, Moses McWilliams, a la edad de 14 años. El matrimonio tuvo una hija, Lelia McWilliams, el 6 de junio de 1885. Moses murió dos años después cuando Sarah tenía 20 años.

Madam C. J. Walker fue la primer millonaria afroamericanaFoto: ByographyElla y su hija se mudaron de Mississippi a St. Louis, Missouri para vivir más cerca de sus hermanos, quienes habían establecido sus carreras como barberos. Sarah ganaba poco más de un dólar por día como lavandera, suficiente para enviar a su hija a una escuela pública para una buena educación. También ahorró dinero para tomar clases nocturnas. A lo largo de la década de 1880, Sarah cantó en la Iglesia Episcopal Metodista Africana de San Pablo cuando se desarrolló la música ragtime en su comunidad.

  Artículos Relacionadosmujeres-exitosas-que-la-historia-olvidohistoriaMujeres que te inspirarán a cambiar tu vida y lograr lo que quieres

  Artículos Relacionadosla-mujer-mas-poderosa-que-cleopatra-quitaba-vida-a-sus-amanteshistoriaLa mujer tan poderosa como Cleopatra que le quitaba la vida a sus amantes

Durante su tiempo como lavandera, comenzó a notar que, al igual que muchas otras mujeres negras en el campo, ella estaba experimentando caspa, dolencias del cuero cabelludo y trastornos de la piel debido a los químicos fuertes que se usaban en ese momento para lavar la ropa y el cabello.  Sarah había perdido gran parte de su cabello debido a un trastorno del cuero cabelludo en la década de 1890. La mujer aprendió sobre el cuidado del cabello gracias a sus hermanos barberos y sus propios experimentos con productos para el cuidado del cabello comprados en la tienda y remedios caseros. 

Madam C. J. Walker desarrollo una empresa de productos para el cabelloFoto: VogueLos hermanos de Sarah le presentaron a Annie Turnbo Malone, una empresaria afroamericana que le enseñó sobre cuidados y productos para el cabello. Eventualmente, Sarah tenía suficiente conocimiento para crear su propia línea de productos, específicamente diseñada para mujeres negras.

  Artículos Relacionadoswall-street-venta-de-esclavos-nueva-yorkhistoriaLa oscura historia de la venta de esclavos en Wall Street

  Artículos Relacionadosla-mujer-que-dio-libertad-a-los-esclavos-en-la-norteamerica-racistahistoriaLa mujer que dio libertad a los esclavos en la Norteamérica racista

En 1905 se mudó a Denver, un año después conoció a su tercer y último esposo, Charles Joseph Walker, un vendedor de publicidad en periódicos que ella conocía de Missouri. Su esposo, que también era su socio comercial, ayudó a Sarah a crear anuncios en periódicos para sus propios productos para el cuidado del cabello que había estado perfeccionando a lo largo de los años. Seis años después se divorciaron pero ella mantuvo su nombre y comenzó a usarlo para su marca; el maravilloso Hair Grower de Madam C.J. Walker, era vendido de puerta en puerta, mientras enseñaba a las mujeres negras cómo utilizarlo para peinar su cabello y hacerlo crecer. 

Ella era tan buena vendedora y producto tenía tan buena calidad que en poco tiempo, comenzó a realizar pedidos por correo desde Denver. Su hija Lelia, que todavía se apellidaba McWilliams, cambió oficialmente su apellido para que coincida con el de su madre. A partir de entonces, pasó por A’Lelia Walker y se hizo cargo de la operación de pedido por correo. 

Hair Grower de Madam C.J. WalkerFoto: Hablemos de empresasEntre 1911 y 1919, Walker abrió tiendas en Pittsburgh, Indianápolis y Harlem, se mudó a Indianápolis en donde estableció sus oficinas principales y construyó una fábrica, un salón de belleza, y una escuela de belleza para entrenar a sus agentes de venta, además de un laboratorio para realizar investigaciones sobre nuevos productos e ingredientes. Su negocio se extendió más allá de los Estados Unidos llegando a Cuba, Jamaica, Haití, Panamá y Costa Rica, creando una de las empresas de nueva creación más grandes de la época. 

  Artículos Relacionadoshistoria-y-origen-del-papel-higienicohistoria¿Qué utilizaba la gente antes de que el papel higiénico existiera?

  Artículos Relacionadoshedy-lamarr-cientifica-y-actriz-de-hollywoodhistoriaHedy Lamarr: La hermosa actriz a la que le debemos el WiFi

Además del cuidado del cabello, Walker se preocupó por enseñar a las mujeres cómo presupuestar y ser financieramente independientes. En 1917, celebró una conferencia en Filadelfia, alentando a las mujeres a aprender habilidades comerciales y económicas. La conferencia contó con más de 200 asistentes y se convirtió en la primera reunión nacional de mujeres emprendedoras.

A’Leila, la hija de Walker se hizo cargo de la administración de la empresa y Walker se dedicó principalmente al activismo, donó más de 100 mil dólares a diversos orfanatos e instituciones. 

Madam C.J. Walker, Self MadeFoto: Spanish RevolutionMadam C. J. Walker murió en 1919, como consecuencia de la hipertensión. Su testamento declaró que dos tercios de todas sus ganancias futuras serían donadas a organizaciones benéficas. En 1993, Walker fue incluida en el Salón Nacional de la Fama de la Mujer, como un tributo duradero a su legado.

Madam C.J. Walker superó muchas luchas personales, impulsadas por su poderoso espíritu emprendedor. En un mundo de negocios dominado por hombres y racismo, Madam Walker no sólo superó los obstáculos propios de su género y condición, sino que compartió sus talentos con otras mujeres, y capacitó a miles de ellas para generar negocios exitosos.

Te podría interesar

El asesinato de las 4 niñas de Birmingham que unió a negros y blancos en un solo movimiento

Porque la vida sí importa, la lucha contra el racismo

Sensualidad, nobleza y poder: ¿quién fue Cleopatra?

Referencias: