Los Porros son el grupo de choque que agrede a estudiantes con fines políticos
Historia

Los Porros son el grupo de choque que agrede a estudiantes con fines políticos

Avatar of Ana Herrera

Por: Ana Herrera

6 de septiembre, 2018

Historia Los Porros son el grupo de choque que agrede a estudiantes con fines políticos
Avatar of Ana Herrera

Por: Ana Herrera

6 de septiembre, 2018

Los porros son un grupo de choque que utilizan la violencia para dispersar protestas o apoyar a políticos

En los últimos días hemos escuchado repetir que porros golpearon a estudiantes del CCH-Azcapotzalco y los agredieron con armas punzo cortantes para dispersar la protesta que realizaban frente a la Rectoría de la UNAM en Ciudad Universitaria. Pero ¿qué es este grupo de choque y cómo trabaja?


El catedrático de la UNAM, Hugo Sánchez Gudiño, explicó en entrevista con Milenio, que estos grupos fueron conformados hace casi 80 años para animar a los equipos deportivos. A los encuentros llevaban cachiporras para golpear a los estudiantes asistentes o a los rivales en turno, de ahí proviene el nombre.


Posteriormente alguna fuerza política vio la posibilidad de emplear estos mismos grupos de alumnos para reventar o llenar mítines y los comenzó a financiar.

post-image

El mismo académico señala que los porros son utilizados por las fuerzas policiacas, políticas o escolares para “controlar al estudiantado a través del miedo”, siempre a cambio de ciertos beneficios económicos o con el tráfico y consumo de drogas, alcohol o armas dentro de los planteles.


El investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, Imanol Ordorika, refiere en el trabajo “Violencia y porrismo”, que fue después de 1968 cuando estos grupos de choque consolidaron sus objetivos con tintes políticos, de carácter provocador y delincuente, además de que se hicieron más presentes en los medios de comunicación.


El mismo académico refiere que fue en 1986 con la conformación del Consejo Estudiantil Universitario, cuando los porros volvieron a mostrar sus rasgos políticos y sus conexiones con actividades académicas. Además mostraron su presencia en la huelga en 1987, la participación en la insurrección cardenista de 1988 y el Congreso Universitario en 1990.

post-image

Durante esta época creció la intimidación hacia los alumnos de Preparatorias, Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH), y en algunas Facultades como Derecho y Contaduría.


También han tenido un papel primordial durante las movilizaciones contra el aumento de las cuotas en 1992, en apoyo al zapatismo en 1994, por el ingreso de los estudiantes rechazados en 1995, contra la reforma de los CCH en 1996 y en defensa del pase automático en 1997–27, así como en el movimiento del Consejo General de Huelga (CGH) contra el aumento de cuotas en 1999 y 2000.


Su objetivo siempre será llegar a las manifestaciones, provocar o golpear a los asistentes para distraer a los contingentes y que la demanda inicial del conflicto se olvide, pues en realidad los patrocinadores de los porros, que pueden ser de la misma institución universitaria o de alguna fuerza política, no le interesa cumplirla.

post-image

En el caso específico de la Universidad Nacional Autónoma de México, el mismo Ordorika señala que la presencia de porros y pandilleros se incrementó desde la la derrota del CGH y la entrada de la policía a los planteles en el 2000, por lo que se han incrementado los asaltos y agresiones de distintos tipos contra estudiantes.


Pero estos grupos no sólo operan en la Ciudad de México ni en la UNAM, se tiene conocimiento de que se encuentran asentados en las universidades de Oaxaca, Monterrey, Tamaulipas y otros estados de la República y que también hay agrupaciones porriles en el IPN.


El Hidros, ex porro del Instituto Politécnico Nacional, reconoció ante Milenio que los porros de la UNAM son más agresivos que sus compañeros porque las autoridades universitarias no los controlan.

post-image

Ahora ya sabes los orígenes de los porros y su objetivo principal. El conflicto inició el pasado 27 de agosto en el CCH-Azcapotzalco. Los alumnos cerraron el plantel en protesta por la falta de profesores, la presencia de los grupos porriles y exigían la renuncia de la directora de la escuela.


Tras la renuncia de María Guadalupe Márquez, responsable del CCH-A, los estudiantes acudieron a Rectoría el 3 de septiembre pasado, donde fueron atacados con palos, piedras y petardos por porros. Dos alumnos resultaron heridos de gravedad.


El conflicto escaló tanto que al menos 41 planteles de la UNAM iniciaron un paro en apoyo a sus compañeros y para exigir la salida de los violentadores de la máxima casa de estudios.

post-image


También te puede interesar: 15 poderosas fotografías de la megamarcha de la UNAM contra la violencia