Recalentado, el festín más puro
Historia

Recalentado, el festín más puro

Avatar of Arturoalvarado

Por: Arturoalvarado

4 de enero, 2016

Historia Recalentado, el festín más puro
Avatar of Arturoalvarado

Por: Arturoalvarado

4 de enero, 2016



Desde las posadas hasta el año nuevo, los días postcelebraciones navideñas derivan en una serie de acontecimientos que pueden ser sumamente deplorables. La insatisfacción por los obsequios recibidos, la pesadez que gobierna nuestro cuerpo por el exceso de comida o la inmensa sed originada porque el hígado no asimiló de manera correcta el alcohol ingerido, son situaciones que pueden poner de rodillas hasta el espíritu navideño más entusiasta.  

Pero es en esta situación de crisis donde nace la bonita y guapa costumbre del recalentado.

recetas-de-recalentado

El  recalentado es la prueba fehaciente de que las segundas partes no siempre son malas. Es una costumbre que no requiere planificación, es un daño colateral imparable. La tradición de esta acción contiene un significado de convivencia familiar de gran importancia. Es un acontecimiento tan arbitrariamente significativo que es necesario para definir el concepto de estas fechas.  

El recalentado posee la virtud de la remasterización, y es que la comida adquiere un sabor mejorado cuando se añeja un día o dos.  

romeritos

La economía del recalentado es un punto que se debe considerar, ya que podríamos decir que el recalentado es el arte de crear un banquete a partir de sobras y migajas. Como dato curioso es interesante saber que los bufetes nacieron de la tradición de comer en domingo los restos de los platillos de toda la semana.

El recalentado también tienen la función de castigo cuando esos romeritos se convierten en el platillo principal de los siguientes días, causándonos una sensación de hastío e infortunio. Ningún mexicano puede negar que en algún momento de su existencia fue víctima de consumir bacalao o romeros días después de terminadas las fechas decembrinas.

bacalao

En general, el recalentado es un festín sin rastro de consumismo, ya que es la "convivencia" en su sentido mas puro.

Debemos rememorar que por años los festines fueron sinónimo de abundancia y eran la mejor forma de celebrar en sociedad el triunfo y la plenitud.


Referencias: