El niño que mató al Rey con corazón de león
Historia

El niño que mató al Rey con corazón de león

Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

5 de octubre, 2017

Historia El niño que mató al Rey con corazón de león
Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

5 de octubre, 2017


Ricardo I no fue precisamente el rey que Inglaterra esperaba. Conocido como Ricardo Corazón del León, mantuvo siempre el protagonismo que implicaba ser monarca, creando mitos y leyendas que giraban en torno a su vida e interés político. Llegó a decirse heredero legítimo del Rey Arturo, lo que hacía que sus súbditos se rindieran ante él. Se colgó incluso, la medalla de héroe cuando salió de su país junto a la Tercera Cruzada para hallar nuevas aventuras que siguieran alimentando su imagen de valiente y digno gobernante.


A pesar de no tener la suficiente preparación en cuanto a estrategias bélicas, se aventuraba a las batallas hasta que se convirtió en un hábil ballestero. Se dice que el Rey se levantaba muy temprano para practicar y hacía que toda su corte lo hiciera con él. Una vez que dominó la ballesta, dedicó el resto de su entrenamiento a aprender las tácticas de lanzas, espadas y otros instrumentos de guerra populares en la época y pronto comenzó a dirigir a su ejército.


El niño que mató al Rey con corazón de león 0


A pesar de ser el rey de Inglaterra pasó gran parte de su vida en Francia, lugar en el que aprendió varias de las enseñanzas que puso en práctica en su período como monarca, entre ellas, pelear por sus intereses a como diera lugar. De ahí que conozcamos más sobre su vida a través de mitos que de sucesos históricamente documentados.


En 1199, durante una revuelta que se dio en el castillo Chaluz de Francia, Ricardo, mantuvo una pelea con el Vizconde de Limoges, pasando por encima de las leyes católicas, las cuales decían que en los días de Cuaresma los cristianos debían estar en santa paz. Rebelándose, como era costumbre en el hombre que gobernaba Inglaterra, ordenó a su tropa que atacaran sin temor a Dios ni a nada por lo que mataron a diestra y siniestra a los habitantes del lugar, hasta que Felipe II, rey de Francia le convocó a una reunión para pedirle que hicieran un pacto de paz. Ricardo Corazón de León no se detendría ante semejante y absurda petición.


Desde niño supo que lo que quería era destruir hogares y adjudicárselos, puesto que eso hacían los reyes y al igual que sus antepasados, pasaría a la historia por haberse quedado con tierras ajenas que servirían para ampliar su reino y demostrar que podía realizar hazañas más épicas que el propio Rey Arturo.


El niño que mató al Rey con corazón de león 1


Durante la noche, mientras la batalla cesaba, Ricardo I se acercó al lugar del caos para inspeccionar y crear una mejor estrategia bélica. A pesar de no ser el mejor en esta área lo intentó para que el mundo lo viera como un monarca realmente poderoso, digno de tener a Inglaterra bajo su reinado. Así, sin armadura, con sólo un casco y sin más armas que su ballesta, caminó por las ruinas buscando alguna salida o camino que le ayudara a hacer una emboscada sorpresa, una secuestro o un derrumbe inesperado.


De pronto, una flecha le hirió directamente en el hombro izquierdo cerca del cuello. Para no hacer mucho ruido y generar una pelea en la cual no podría participar, prefirió huir a su campamento buscando a su doctor, el cual no supo como extirparle la flecha sin causarle alguna molestia que más tarde se progresó en una infección que derivó en gangrena.


El niño que mató al Rey con corazón de león 2


El resto de la tropa se dedicó a buscar al culpable, el cual fue fácil de hallar ya que los guerreros franceses eran muy poco hábiles para todo, por lo que encontraron escondido a un pequeño niño que casualmente traía en las manos una ballesta. Lo capturaron y llevaron ante el Rey quien se sorprendió al ver al pequeño sin gesto de arrepentimiento, sólo odio. Cuando Ricardo le cuestionó porque lo había hecho, el niño, muy enojado le respondió que había sido para vengar a su padre y dos hermanos.


El Rey sabía que ese niño haría grandes cosas con semejante carácter. A pesar de toda su egolatría, reconocía la valentía del muchacho. Quizá porque ya estaba en su lecho de muerte o porque tenía un poco de solidaridad interna, pero decidió perdonarle la vida al niño a quien llamó "La Hormiga".


Su última voluntad, antes de morir por la gangrena, fue que dejaran libre al asesino. Sin embargo, eso no ocurrió y al fallecer Ricardo Corazón de León, hicieron prisionero al pequeño. Las crónicas se refirieron a la muerte del Rey como «el León que fue asesinado por la Hormiga» haciendo referencia a la habilidad del niño y a la supuesta majestuosidad de Ricardo I.


**


Si te gusta la historia de la monarquía, consulta los 10 datos que no conocías de Bloody Mary y si quieres viajar a Inglaterra, estos son los lugares que no debes perderte.