INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Risus Paschalis: el ritual cristiano de orgías y masturbación dentro de iglesias en Semana Santa

24 de febrero de 2018

Alejandro I. López

El antagonismo histórico entre sexualidad y la moral cristiana que hoy parece irreconciliable se zanjaba en la Pascua, cuando los sacerdotes y quienes oficiaban misa acostumbraban levantar sus hábitos y comenzaban a masturbarse frente a los fieles.



No hay día más triste en el calendario cristiano que el Viernes Santo, la fecha en que se conmemora la muerte de Jesús de Nazaret. La postura de la Iglesia Católica dicta a los creyentes mantener una actitud sobria y reflexiva: guardar ayuno, seguir la abstinencia y acompañar el sufrimiento de Jesucristo son parte del rasero moral que define esta ocasión, envuelta en un halo de penitencia y solemnidad. 


Dos días más tarde se celebra la fiesta más importante del cristianismo, la Pascua (o Domingo de Resurrección), fecha en que la tradición apegada a los textos bíblicos dicta que Jesús revivió de entre los muertos, el principio teológico que da sentido a esta religión.



El contraste entre ambos días es radical. Se pasa de la tristeza a la alegría desbordada, momento de júblio para los fieles, que según los cánones se celebra con alabanzas y una actitud renovada; sin embargo, esta alegría no siempre se celebró así. Hubo un tiempo en el que el festejo era tan efusivo y carnal que resultaba incómodo para la propia Iglesia Católica, la cual terminó por considerarlo depravado y hacerlo desaparecer.


Risus Paschalis: las misas que terminaban en orgías



Durante siglos, el antagonismo histórico entre sexualidad y la moral cristiana que hoy parece irreconciliable se zanjaba en la Pascua, cuando los sacerdotes y quienes oficiaban misa acostumbraban levantar sus hábitos y comenzaban a masturbarse frente a los fieles, quienes solían unirse al acto:


“El ritual consistía exactamente en que los oficiantes cristianos se subían los ropajes, mostraban los genitales y se masturbaban ante los fieles, lo que provocaba sus risas. Además de los gestos decían palabras y cantos obscenos pronunciados por el sacerdote desde el año 852 y, (...) documentada en varias formas y en múltiples lugares, a través de un larguísimo espacio de tiempo”, afirma la antropóloga Francisca Martín-Cano parafraseando a María Caterina Jacobelli.


El festejo se alargaba con cantos obscenos y bailes que daban forma a una completa bacanal, todo al interior de la iglesia y ejecutado por sacerdotes. Sin embargo, esta práctica (que fue prohibida de forma definitiva durante el siglo XIX) no sólo se limitaba a las ceremonias eclesiásticas realizadas dentro de un templo. Es conocido que el Risus Paschalis también era celebrado por monjas en conventos y en otros lugares donde se predicaba la fe cristiana.


Del culto a la vulva a la resurrección de Jesús



El origen del Risus Paschalis puede rastrearse a partir de las fiestas paganas que marcaban la llegada de la primavera en la Antigua Grecia, e involucraban rituales asociados con la fertilidad, los órganos sexuales y el placer y los dioses helénicos asociados con ellos, de ahí que el cristianismo primitivo los adoptara y posteriormente tergiversara hasta hacerlos desaparecer.


En distintas celebridades griegas como las faloforias, los gefirismos y las eleusinas, la dinámica en honor a Dionisio y a las diosas Deméter, Perséfone y Baubo (esta última asociada a la vulva) era similar al Risus Paschalis.



En estas fiestas dirigidas por mujeres, las sacerdotisas colocaban arneses alrededor de su cintura con materiales que simulaban falos, mientras los mostraban al público. Acto seguido, llevaban a cabo rituales orgiásticos y masturbatorios de forma privada, todo con la intención de rendir culto a estas deidades y pedirles un elemento imprescindible en la primavera, que coincide con su fecha de celebración: la llegada de la lluvia. Según Martín-Cano:


“...el «Risus paschalis» sería heredero de los «Gefirismos» durante los cuales las Sacerdotisas decían obscenidades, llevaban falos atados a la cintura (las mujeres mostraban genitales masculinos artificiales, no los varones) y celebraban orgías (se masturbaban) con la finalidad mágica de propiciar la lluvia: aumentar el desconsuelo de la Diosa y hacerla llorar, a la vez que hacerla reír y babear y propiciar que la Vagina de la Madre Naturaleza segregase torrentes de líquido en forma de agua de lluvia”.


El culto pagano fue transformándose poco a poco (tal y como ocurrió en la otra fecha cumbre del calendario cristiano con las Saturnalias y la Navidad) conservando algunas tradiciones, pero sufrió un cambio decisivo: las mujeres fueron sustituidas por hombres y el culto matriarcal a las deidades por su papel como madres encargadas de la fertilidad de la Tierra y de los humanos se transformó en la alegría por la resurrección de Jesús.


*

Ahora lee:


La fiesta romana de excesos y culto al Sol que se convirtió en Navidad

Las bodas homosexuales de la Edad Media aceptadas por la Iglesia


TAGS: Sexualidad Historia mundial Datos curiosos
REFERENCIAS: "Faloforias paganas y risus paschalis cristiano", Francisca Martín-Cano Abreu "La vulva como metáfora", Rodrigo Martínez Andrade

Alejandro I. López


Editor de Cultura

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

19 cosas que le suceden a tu cuerpo cuando tienes sexo Cuál es el precio de las drogas más comunes en México Por qué los sonidos binaurales se podrían convertir en el mejor aliado de tu cerebro Los 10 grupos de K-pop que debes conocer para amar este género musical Pretty In Pink: Step Into The Most Instagrammable Coffee Shop In Seoul Bandas favoritas de Gustavo Cerati que cambiaron su vida

  TE RECOMENDAMOS