Síndrome K: la enfermedad inventada que deforma la cara y salvó a miles de judíos
Historia

Síndrome K: la enfermedad inventada que deforma la cara y salvó a miles de judíos

Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

21 de diciembre, 2018

Historia Síndrome K: la enfermedad inventada que deforma la cara y salvó a miles de judíos
Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

21 de diciembre, 2018

Esta invención salvó la vida de decenas de judíos de los nazis en Italia. Conoce su historia.

Para escapar del horror de los nazis se crearon distintos métodos tan creativos como urgentes; desde guarecerse en un sótano, falsificar papeles cambiando la identidad y hasta algunos impensados como el que llevó a los doctores Vittorio Sacerdoti, Giovanni Borromeo y Adriano Ossicini del Hospital Fatebenefratelli a inventar una enfermedad que salvó la vida de decenas de judíos. 

Se trata del Síndrome K, una enfermedad letal que podía infectar y matar a cualquiera que estuviera en contacto con sus portadores, pero que antes de la muerte, provocaría que los rostros de los enfermos se desfiguraran. Sin embargo, esta afección tenía una particularidad: no existía riesgo de contagio, porque no existía enfermedad qué contagiar. De hecho, el origen del nombre surgió por el comandante Kesselring, dirigente de la ocupación nazi en Italia, así como de Kappler, otro coronel de la SS que al final de la guerra fue culpado de la muerte de 335 rehenes, muchos de ellos italianos.

Síndrome K: la enfermedad inventada que deforma la cara y salvó a miles de judíos 1Albert Kesselring / 

La táctica surgió en un hospital de Roma cercano a una colonia de judíos en 1943. Cuando algún judío era admitido, era diagnosticado con el Síndrome K, por lo que debía ser puesto en cuarentena y reducir el contacto de inmediato. Esto sucedía sin importar que estuviera en buena salud y era un indicativo para otros médicos coludidos de que se trataba de pacientes saludables. 

Entonces los médicos le enseñaban a estas personas –niños incluidos– cómo toser con fuerza para aparentar su enfermedad y resaltar la posibilidad del contagio, por lo que los oficiales nazis evadían a toda costa entrar en contacto con ellos.

Síndrome K: la enfermedad inventada que deforma la cara y salvó a miles de judíos 2Wikimedia Commons

La táctica del Síndrome K funcionó gracias a los criterios de superioridad de los nazis, así como el miedo innato a una enfermedad —que ellos creían similar a la tuberculosis o el cáncer— que los judíos portaban y que frustrarían sus planes de extender el Tercer Reich por Europa y el resto de lo que habría sido el imperio alemán de haber ganado la guerra. Del mismo modo, la colaboración del personal del hospital permitió que entre 12 y 45 judíos sobrevivieran.

El trabajo de estos doctores —y el resto del personal— fue de conocimiento público hasta 60 años después, cuando el doctor Borromeo fue reconocido en el 2004 por ayudar a varios judíos a escapar antes de que los nazis ocuparan de manera definitiva el país. Del mismo modo, el hospital fue reconocido hasta el 2016 como un refugio para las víctimas de los nazis. 

Síndrome K: la enfermedad inventada que deforma la cara y salvó a miles de judíos 3

*

Te podría interesar: 

La mujer que salvó la vida de Hitler más de una vez

19 poderosas fotografías para entender cómo era Alemania gobernada por Hitler