Dientes negros, unicejas y otras tendencias belleza que son difíciles de entender

Dientes negros, unicejas y otras tendencias belleza que son difíciles de entender

Por: Abril Palomino -

¿Quieres intentar alguna de estas modas?, ¿crees que algún día vuelvan a ser admiradas?


La belleza, como cualquier concepción cultural cambia según los estándares estéticos en los que se desenvuelve. Actualmente estos cambios se pueden percibir conforme las temporadas y los años pasan, y tan sólo hace falta ver lo que era lo admirado hace algún tiempo ahora es completamente ridículo. Esto ha pasado desde la antigüedad, para muestra, los siguientes ejemplos de tendencias de belleza en la historia que ahora consideramos extrañas.

  Relacionadohistoria-real-detras-carrie-stephen-kinghistoriaMaltrato escolar y terror: la historia real de Carrie, la película de Stephen King

Cráneos alargados

Alrededor del año 1000 a. C., los antiguos mayas comenzaron a modificar los cráneos de sus bebés. La cabeza de niños y niñas se mantenía atada a una tabla que moldeaba el cráneo. Se cree que esto se relacionaba con la posición social y como un signo de belleza. Muchas otras culturas en todo el mundo tenían prácticas similares, incluidas las tribus germánicas, los hunos, los hawaianos, tahitianos, incas y algunas tribus de Norteamérica.Cráneos alargadosFoto: Wikimedia Commons

Las unicejas

Ahora una buena ceja es admirada por ser poblada y definida, sin embargo en la Antigua Grecia, las unicejas de las mujeres se consideraban un signo de inteligencia y pureza. Quienes carecían de vello facial se pintaban con pigmento kohl los vellos para no quedarse fuera de la moda y acentuar sus facciones. 

Dientes negros

Durante miles de años, las mujeres japonesas se ennegrecían los dientes de forma permanente después del matrimonio, era un símbolo de belleza y compromiso matrimonial.Dientes negrosFoto: Ranker

Pies pequeños

La tendencia de vendar los pies entre las esposas e hijas de nobles para mantenerlos pequeños comenzó en China, en el siglo XIII. Este hábito comenzaba cuando las niñas tenían entre cinco y siete años, y consistía en vendar firmemente sus pies mientras crecía, lo que hacía que los huesos de su pie se rompieran y la planta se doblara. Esta práctica dolorosa estaba enfocada en el atractivo sexual y estético de los pies pequeños.

Hombres con grandes pantorrillas

En la Edad Media y hasta el siglo XVIII, las pantorrillas de los hombres eran un símbolo de hombría, fuerza, poder y belleza. Los hombres usaban medias para lucir sus pantorrillas bien formadas, y algunos incluso usaban almohadillas en el interior para dar mayor volumen. El rey Enrique VIII era famoso por sus admirables pantorrillas.Hombres con grandes pantorrillasFoto: Wikimedia Commons, Enrique VIII

Venas en el escote

Desde hace mucho tiempo mostrar las venas en la piel se considera de mal gusto. Sin embargo, antes, en el siglo XVII en Inglaterra se comenzó a mostrar el escote y para destacar los senos, algunas damas se delineaban finas líneas verdosas sobre el pecho. Esto se relaciona con la necesidad de destacar la piel pálida y así demostrar un estatus social alto, que los alejaba del sol y el trabajo de campo.

Sin pestañas

Durante la Edad Media y el Renacimiento, las mujeres de Europa estaban obsesionadas con la depilación, y esto lo llevaron a otro nivel. Las pestañas se convirtieron en símbolos de la hipersexualidad, y la cara fresca estaba de moda. Por lo tanto, las mujeres a menudo se quitaban las pestañas por completo.Sin pestañasFoto: Ranker

Senos separados

El corsé es uno de los ejemplos más famosos de modificación corporal, diseñado para crear una cintura pequeña y senos levantados. En el siglo XIX, los corsés evolucionaron para moldear la nueva tendencia de belleza: los senos separados. En lugar del escote alto y apretado del pasado, las mujeres querían tener un espacio distinto entre sus senos.

Perforaciones sexuales

Aunque las perforaciones en los pezones o glande pueda parecer una propuesta vanguardista y retadora de las “buenas costumbres”, esta práctica estuvo de moda en una época bastante conservadora: en la época victoriana, cuando el cuerpo tenía que estar completamente cubierto de ropa abultada. Pero por debajo las mujeres solían tener perforados los pezones y hasta conectados con una cadena. Incluso se dice que la moda era tan fuerte que el mismo Príncipe Alberto tenía perforado su miembro.

  Relacionadoconceptos-de-belleza-en-el-arte-a-traves-del-tiempoarteCómo han cambiado los conceptos de belleza en el arte a través del tiempo

Parches de tela

En el siglo XVIII, las mujeres comenzaron a liberarse en cuanto a las expresiones con su cuerpo, rostro y vestimenta, así que empezaron a usar mucho maquillaje, dentro de esta experimentación comenzaron a usar pequeños trozos de tela en forma de estrella, corazones o círculos que se adherían al rostro y dependiendo de donde se colocaban cambiaba el significado. Por ejemplo, uno en la boca implicaba coqueteo y uno en la mejilla derecha significaba que la mujer estaba casada.

Piernas pintadas 

Gracias a la escasez de nylon durante la Segunda Guerra Mundial, las mujeres se quedaron sin medias. En ese entonces se valoraba y admiraba el aspecto bronceado, por lo que surgieron decenas de productos de pintura que imitaban el aspecto del nylon. Algunas mujeres simplemente se untaban salsa para pintar sus piernas y obtener ese deseado aspecto de medias.Piernas pintadas Foto: Ranker

También te puede interesar:

La escultura del diablo que fue remplazada por ser demasiado sensual y aún es adorada

El hombre que robó el color a la escultura clásica y creó el mito del mármol blanco

Libros que puedes leer cuando no tienes Netflix porque son mejor que las series

Referencias: