INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La teoría que afirma que los humanos se comieron a los neandertales y causaron su extinción

29 de junio de 2018

Diego Cera

Aunque sólo se trata de una teoría, es posible que el encuentro entre homo sapiens y neandertales no haya sido tan amistoso como pensamos.



No hay especie en la Tierra que atente más contra sí misma que la humana. Parece que desde el inicio de las grandes civilizaciones antiguas, la tendencia a la autodestrucción ha perseguido a la raza humana como un peligro que se esconde entre las sombras sólo esperando el momento preciso para atacar con todo su arsenal de caos y desolación. A finales del siglo II a.C., Plauto escribiría una de sus frases más importantes «Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit», lo que más adelante se convertiría en «el hombre es el lobo del hombre».



Probablemente el comediógrafo latino no sabía que con su locución no sólo estaba describiendo la naturaleza humana, sino que acababa de condensar en una sola oración el pasado, presente y futuro de toda la especie. Si lo pensamos detenidamente, la humanidad es una suerte de jauría que en lo único que puede ponerse de acuerdo es en el momento preciso para atacar y atrapar a una presa que lo mismo puede encontrarse indefensa que protegida por otros de su misma especie. El ejemplo más claro que tenemos son las guerras, las cuales ya para tiempos de Plauto resultaban eventos absurdos y vergonzosos. Sin embargo, es posible que esa naturaleza canina y pasajera no haya surgido a partir de las armas.


-

Simio no mata simio... ¿o sí?


Todavía en tiempos de los grandes mamuts, los primeros humanos —homo sapiens— salieron de África en numerosos grupos. La mayoría de las especies que caminaban sobre la tierra eran macizos colosos que de un sólo golpe podrían derribar o matar a cualquier hombre que se pusiera en su camino, incluso un "inocente" ciervo podía medir al menos un metro más que el ser humano promedio, por lo que la caza era un asunto de vida o muerte por donde se le viera. Afortunadamente para los homo sapiens, dentro de las cavernas merodeaban unas criaturas peludas, no tan grandes para temerles pero sí lo suficientemente fuertes para darles pelea: los neandertales.



Según estudios realizados por los paleontólogos Bienvenido Martínez-Navarro y Policarp Hortolà, es posible que ambas especies de homínidos se hayan encontrado en algún punto de la línea del tiempo universal. Sin embargo, aunque ambos poseían el potencial de luchar entre sí o de establecer vínculos sociales, fue la primitiva inteligencia y tecnología del sapiens la que triunfó ante las pequeñas familias de neandertales que, sin saberlo, estaban presenciando sus últimos días.



-

Caníbales por naturaleza


Desde nuestros orígenes, los seres humanos hemos cargado con una reputación caníbal y extremadamente violenta. En cuanto tenemos la posibilidad devoramos a quien se nos pone enfrente y si eso es un hecho para nosotros —al menos en un sentido figurado—, no había motivo para que nuestros antepasados respondieran a una conducta diferente. Al igual que ocurre con algunas especies de gorilas y chimpancés, los homo sapiens literalmente cazaron a sus "primos" más débiles para comerlos en lugar de esforzarse en la caza de animales mucho más grandes.



«Creemos que fueron perseguidos como piezas de caza, como los mamuts o como aún lo son los gorilas o los chimpancés, que son de nuestra familia taxonómica. Y pudo ocurrir también el mismo fenómeno cada vez que una especie de homo más avanzada se superpuso a otra que lo era menos, como el erectus o el floresiensis».
— Policarp Hortolà



Por ello es posible decir que los homo sapiens fueran, en gran medida, responsables de la extinción de los neandertales al igual que lo fueron de los grandes mamuts, pues ambos, además de ser presas relativamente fáciles, tenían bajas tasas de reproducción. Aunque no hay pruebas tangibles de que este acto de antropofagia haya ocurrido realmente, ambos científicos no descartan su teoría, pues además de las osamentas que indican que pudo haber un encuentro entre ambas especies de homínidos, están también patrones de conducta como la conquista de América o la esclavitud en Europa y Estados Unidos que nos indican que, en efecto, el hombre es una bestia que se devora a sí misma.


TAGS: Historia mundial Ciencia Datos curiosos
REFERENCIAS: El Mundo

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS