PUBLICIDAD

HISTORIA

Nuevos restos arqueológicos indican resistencia cultural en el inicio de la conquista

Los restos encontrados en la periferia de la zona arqueológica de Tlatelolco sugieren que los jóvenes indígenas siguieron practicando sus tradiciones a pesar del proceso de evangelización que se desarrollaba en ese momento

En el marco de los 500 años de la caída de Tenochtitlan, un nuevo descubrimiento arqueológico podría indicar que la asimilación de la cultura europea tuvo más trabas de lo antes creído.

Los vestigios encontrados son de un complejo doméstico y de un taller de lítica cerca de Tepito y sugieren que el Barrio Bravo siempre tuvo un aire de resistencia en contra de las autoridades, pues se cree que los cuartos fueron hogar de ceremonias y rituales religiosos por parte de grupos indígenas sobrevivientes.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los nuevos descubrimientos

Además de los restos de inmuebles encontrados, se hallaron 36 entierros, 200 figurillas femeninas, 112 tipos cerámicos 15 mil piezas de lítica, todas datando entre el periodo posclásico tardío y el colonial temprano.

Entre los restos destacan dos esculturas antropomorfas acompañadas de ofrendas que, según José Antonio López, arqueólogo del INAH, representan el Nepantla o ‘estar en medio’, el momento de tránsito entre la evangelización y las tradiciones indígenas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La otra prueba de resistencia proviene del estado en que se encontraron ciertas áreas: al sur hay un complejo doméstico que muestra pruebas de haber sido reocupado por 1525, mientras que un área de cultivos señala que sus canales fueron usados aún durante la etapa colonial.

Tepito, históricamente resistente

Con estos hallazgos se puede comprobar que el aire de rebeldía contra las autoridades que identifica a Tepito data desde hace 500 años. Sin duda es un territorio que desde sus inicios desprende resistencia.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De hecho, en su origen Tepito se caracterizó por ser un territorio segregado y, por ende, libre de la mano colonizadora de España. Ni mexicas, ni tlatelolcas, ni siquiera el mismo Cortés pudieron dominarlos por completo, así que fue marginalizado, y en este acto encontró la autonomía para seguir apegado a sus raíces prehispánicas más fuertemente que otros territorios.

Lamentablemente esta conexión al pasado quedó un tanto perdida después de la independencia cuando Tepito se vio habitada por el sector pobre de la población y, por ende, fue descuidado por el gobierno. Pero el testimonio de lucha sigue ahí, oculto bajo tierra esperando a que lo redescubramos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Una nueva perspectiva de la conquista

Más allá de la relevancia que aporta un nuevo descubrimiento arqueológico como este al entendimiento de las culturas prehispánicas, representa lo que muchos argumentan sobre la conquista, y es que no fue ningún ‘favor’ o un intento de salvar a las poblaciones ‘bárbaras’.

Estos eran pueblos reales, con cultura e historias vivas, a quienes se les arrebató la libertad. A pesar de ello, trataron de preservar sus tradiciones aunque fuera de manera oculta y hoy en día estamos encontrando el mundo que ellos crearon y vivieron.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es cierto que el pueblo mexicano es la mezcla entre culturas, pero también está claro que nuestras raíces indígenas han sido ocultas y olvidadas por la mayor parte de la historia reciente de México.

Los nuevos restos arqueológicos de Tepito nos demuestran el esfuerzo que tuvieron los pueblos originarios de mantener sus culturas vivas, le toca a la población de ahora mantener ese deseo y preservar esta parte de nuestro legado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

*Con imágenes de: Uno TV, Chilango

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD