Testimonios de los padres católicos que abusaron sexualmente de mil niños en Estados Unidos

Lee algunos de los testimonios más cruentos del reporte más reciente del Gran Jurado de Pensilvania donde se denuncian a más de 300 sacerdotes pederastas.


La historia de la Iglesia Católica —en específico de sus sacerdotes— y los abusos sexuales a menores no es reciente ni corta, al contrario, por décadas se ha sabido que esta institución religiosa se ha dedicado a encubrir de manera sistemática cualquier escándalo y denuncia realizada en contra de cualquiera de sus oficiales. Asimismo, es reconocida por no tener una postura clara ni dar respuestas contundentes que satisfagan tanto a sus congregados como al público en general en cuanto respecta a los casos de pedofilia y pederastia. 



Por otro lado, algunas instituciones gubernamentales y en particular el reporte presentado por el Gran Jurado de Pensilvania —quien recientemente publicó una investigación que destapó el escándalo del abuso sexual de cerca de mil víctimas por más de 300 sacerdotes pederastas— ha presionado para que el estatuto de limitaciones se extienda, actualmente éste marca que una vez una víctima ha cumplido 18 años tiene 12 para demandar. No obstante; esto deja a muchas personas sin la posibilidad de actuar legalmente en contra de sus abusadores dada la antigüedad de los casos y perdían la oportunidad de demandar incluso antes de saber que tenían un caso de abuso sexual. 


[Theodore McCarrick, cardenal que semanas antes presentó su renuncia tras ser acusado de abusar sexualmente de niños y adultos desde hace décadas.]


Los testimonios que recopiló el Gran Jurado de Pensilvania en varias ocasiones fueron encontrados en la documentación de las diócesis, los testimonios de algunas víctimas e, irónicamente o de manera bastante cínica, de los mismos sacerdotes pederastas. En muchos casos sólo se menciona el nombre de pila de las víctimas o son referidas como "niño", "niña", "adolescente", y en otros sólo se hace referencia al número total de víctimas registradas en los documentos. En el siguiente listado damos prioridad a los actos y testimonios de los padres pederastas, más que a las propias palabras de las víctimas.


Los primeros casos documentados en el reporte no ofrecen nombres, sin embargo, los incluimos pues son una muestra clara de hasta donde podía llegar la malicia de estos sacerdotes. Después encontrarás otros casos que sí están más documentados:


-

Un sacerdote que violó a una niña de 7 años en una visita al hospital, después de que le retiraran las anginas a ésta. 



-

Otro sacerdote obligó a niño de 9 años a practicarle sexo oral y después lavó su boca con agua bendita para purificarlo. 


-

Un niño bebió un jugo en la casa del sacerdote y al día siguiente despertó sangrando de su recto y no recordaba nada de la noche anterior. 


-

Un sacerdote que decía ser un psicólogo registrado —o certificado— que intentó hipnotizar a una adolescente con depresión y le instruyó que se quitara la ropa una a una. 



-

El sacerdote Edward R. Graff, quien en un testimonio menciona que él le indicaba a sus víctimas que sus abusos estaban bien porque él era «un instrumento de Dios». Asimismo, está el caso de Joey a quien violó repetidas veces y que después de un ataque brutal lo dejó con una herida en su columna, misma por la cual eventualmente desarrolló una adicción a los analgésicos antes de fallecer. A la fecha su madre y abuela han sido las encargadas de llevar su caso ante el Gran Jurado. 


-

O el padre Chester Gawronski, quien utilizaba el pretexto de enseñar cómo revisar si tenían cáncer, para justificar su abuso, que principalmente consistía en masturbar a adolescentes. La cifra mencionada en un memorándum de la diócesis es de 20. 


-

El Padre Thomas Smith, quien en la década de los 80 admitió haber abusado de al menos 15 niños, todos hombres y siendo el más menor de 7 años. No obstante de su confesión, permaneció ordenado. 


[Josh Shapiro en la conferencia de prensa del Gran Jurado de Pensilvania, donde se presentó el reporte.]


-

Padre Edmond Parrakow, quien admitió haber abusado de alrededor de 35 niños. Sus víctimas preferidas solían tener 15 o 16 años, ya que pensaba que el sexo con niñas era pecaminoso y «tener sexo con un niño no era violarlos —era hacerles algo externo». 


-

O el Padre Augustine Giella, quien resulta ser uno de los casos más grotescos. Uno de los primeros casos reportados es el abuso de cinco hermanas —de una familia de 8 mujeres—, así como otros parientes de esta familia. Además de abusar de ellas, el padre recolectaba orina, vello púbico y sangre menstrual, muestras que en ocasiones ingería. Asimismo, se encontró que Giella tenía en su posesión fotografías de menores desnudas o parcialmente desnudas en posiciones sexualmente explícitas. 


-

El caso del Padre Francis “Frank” Fromholzer y sus víctimas: Julianne y su amiga, quienes realizaron un viaje con él en 1965 sin supervisión puesto que el padre era considerado un hombre de confianza en la comunidad. Ellas tenían 13 o 14 años cuando fueron abusadas por este hombre. El abuso comprendió de tocamientos inapropiados, estimulación vaginal y besos. Incluso Julianne testificó que «era confuso porque siempre te decían que te irías al Infierno si dejabas que cualquiera te tocara. Pero después tenías a un Padre haciéndolo». Ambas chicas posteriormente intentaron reportar la situación. Cuando Julianne lo intentó por primera vez, el Monseñor John Murphy le pidió que no especificara el nombre de quien lo hizo y que tampoco quería escuchar qué había pasado, tan sólo para después decirle que rezara por él —es decir, por Fromholzer—. Mientras que su amiga se encontró en una situación más aciaga, el director de su escuela —religiosa— no le creyó, llamó a su padre —alcohólico— que tampoco creyó su versión e incluso ella reporta que la reprobaron en varias materias y fue golpeada por su familiar a causa de esto. 



-

Estos tan sólo son 10 casos de padres que han abusado de su poder, así como de la ingenuidad e inocencia de niños y adolescentes por igual. Son testimonios de cómo su institución a la vez ha decidido evitar el escándalo a toda costa, sin importar las consecuencias graves y el impacto que los abusos de este tipo pueden tener en la vida de tantas personas, y de cómo ha solapado históricamente estas conductas, puesto que en varias ocasiones los sacerdotes acusados han seguido ordenados, asimismo a algunas familias les dieron compensaciones monetarias a cambio de acuerdos de confidencialidad. 


La realidad sigue siendo igual de triste se le mire por donde se le mire, y así como lo dice el propio jurado, estos casos tan sólo son una fracción de los casos reales, asimismo tan sólo tratan aquellos que involucran a menores de edad, puesto que también es sabido —y es un trabajo pendiente a tratar— que este tipo de abusos también se presentan entre adultos. 


*

También te puede interesar: 


La red de sacerdotes pederastas que abusó sexualmente de más de mil niños durante 70 años