INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Tiberio: ¿depravado sexual o víctima política?

18 de septiembre de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

A continuación te ofrecemos algunos datos puntuales sobre la biografía de Tiberio, uno de los Césares más polémicos de la historia.

«Las vidas de los doce césares», obra clásica escrita por el historiador Suetonio, nos habla de un monstruo llamado Tiberio, del cual se describen toda clase de excesos y delitos sexuales que incluían a menores de edad sobre los que cebaba su desenfreno. Al parecer, gran parte de lo que se dice en la mencionada obra resulta exagerado e irreal, pero sabemos que la historia tiene siempre distintos puntos de vista sobre un asunto determinado.


Lo cierto es que el emperador Tiberio es uno de los más populares, y a la vez misteriosos, de los hombres que gobernaron Roma, ese poderoso imperio que cambió la historia. A continuación te ofrecemos algunos datos puntuales sobre su biografía para que conozcas más acerca de Tiberio.



Hijo de Livia Drusila, ésta se divorció del padre de Tiberio para casarse con Augusto, quien trató a Tiberio como si fuera su propio hijo. Él y su hermano Druso fueron educados en las artes militares y administrativas que correspondían a los adolescentes de su edad y condición social.


Después de pasar varios años de su juventud en guerras y misiones para expandir los dominios del Imperio Romano, y de ver morir a su hermano Druso en batalla, anunció a su padre que su deseo era retirarse de la vida de soldado para ir a Rodas y reanudar sus estudios. Alegó agotamiento como la parte fundamental de su decisión. Ante la negativa de su padre de acceder a su petición, Tiberio hizo una huelga de hambre. Finalmente, Augusto aceptó que su hijastro viajara a Rodas.



Años después, Tiberio regresó a Roma. Ante la falta de sucesores para el trono, Augusto decidió adoptarlo bajo condición de que a su vez Tiberio adoptara a su sobrino Germánico, hijo de Druso. En una ceremonia efectuada en el Senado, con fecha oficial 26 de junio del año 4 d.C., nuestro personaje fue adoptado como Tiberio Julio César.


Cuando Augusto falleció a los 76 años, su hijastro tomó las riendas del imperio y de inmediato se enfrentó a su primer desafío: tropas aglutinadas en las orillas del Rin y Danubio que reclamaban que él y no Germánico fuera el heredero al trono, además de retrasos en los pagos. Al final, Germánico pidió a los soldados retirarse y someterse a los mandatos de Tiberio. Por su parte, éste accedió a pagar las solicitudes de los soldados. 



A partir de ese momento el gobierno de Tiberio se caracterizó por una personalidad complicada y sus constantes desconfianzas y persecuciones contra aquellos que, según su percepción, querían hacerle daño. Asimismo fue un notable administrador y tenía una capacidad innegable para gobernar.


Es aquí donde comienzan las leyendas en torno a la figura de un hombre que llegó al poder a los 55 años, una edad en la que las personas eran consideradas ancianas. Su manía persecutoria y sus ideas acerca de complots en su contra eran apaciguadas por la única persona en la que confiaba: Sejano, jefe de la guardia pretoriana.



Sejano lo convenció, por su seguridad, de irse a radicar un tiempo a una lujosa villa en la isla de Capri para descansar y olvidarse de sus obligaciones. El jefe de la guardia aprovechó la ausencia del emperador para erigir toda una estrategia a su favor que lo enriqueciera e lo hiciera más poderoso. Ello le ganó fama de corrupto. Los hechos llegaron hasta oídos de Tiberio, quien lleno de furia contra el hombre en el que más confiaba, le mandó apresar y posteriormente ejecutar.


Aquí es donde nacen los debates en torno a los hábitos obscenos de Tiberio: una parte de la historia lo acusa de lujurioso y pedófilo al organizar orgías y desenfrenados encuentros sexuales en su villa de Capri que incluían actos sadomasoquistas. Otra parte más objetiva arguye que el emperador fue víctima de sus opositores en el Senado, quienes se dedicaron a erigir una imagen del viejo Tiberio que no correspondía del todo a la realidad. 



«Tenía una habitación destinada a sus desórdenes más secretos, guarnecida toda de lechos en derredor. Un grupo elegido de muchachas, de jóvenes y de disolutos, inventores de placeres monstruosos, y a los que llamaba sus maestros de voluptuosidad, formaban allí entre sí una triple cadena, y entrelazados de este modo se prostituían en su presencia para despertar, por medio de este espectáculo, sus estragados deseos», escribió Suetonio en la ya mencionada obra «Las vidas de los doce césares».


Un sector menos escandaloso de la historia comenta que en realidad Tiberio estaba más interesado en el estudio de la astrología que en las perversiones sexuales. En la villa de Capri se rodeó de científicos con los que estudiaba y gracias a los cuales supuestamente llegó a vaticinar que su sucesor sería el nefasto Calígula, uno de los hombres más depravados y psicópatas que la historia ha visto desfilar.



A los 79 años, Tiberio falleció por causas naturales en la villa de Capri. Vivió más de lo que la mayoría lograba hacerlo en aquellos tiempos de conjuras, enfermedades y crímenes. En el presente se le recuerda con cierta malevolencia y desconfianza a un hombre que sufrió los embates de la propaganda de sus adversarios. Más que un depravado sexual, al parecer Tiberio fue un viejo abandonado con múltiples sectores en su contra.  


-

También te puede interesar:


La fiesta romana de excesos y culto al Sol que se convirtió en Navidad


TAGS: Hombres Historia mundial Datos curiosos
REFERENCIAS: ABC Muy Interesante

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Bandas favoritas de Gustavo Cerati que cambiaron su vida This Is The Scientific Reason Why Women Moan During Sex Franco Escamilla, y otros stand-ups en Netflix Chamarras de cobertor San Marcos: Un pasó más para nuestra identidad en la Moda Sinister Colonial Ghost Stories: The Priest's Bridge Canciones indie para dedicar a tu crush imposible

  TE RECOMENDAMOS