El guerrero prehispánico que alcanzó la inmortalidad y aterrorizó a los aztecas
Historia

El guerrero prehispánico que alcanzó la inmortalidad y aterrorizó a los aztecas

Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

29 de agosto, 2017

Historia El guerrero prehispánico que alcanzó la inmortalidad y aterrorizó a los aztecas
Avatar of Alejandro I. López

Por: Alejandro I. López

29 de agosto, 2017


Algunos años antes de la llegada de los españoles a Tenochtitlán, en el Anáhuac corría el rumor de que en el Oriente existía un guerrero invencible, más fuerte que cualquier otro. Quienes habían coincidido con él en el campo de batalla afirmaban que los enemigos temblaban con sólo escuchar su nombre, mientras los tlaxcaltecas embravecían empujados por su valentía y coraje.


Se trataba de Tlahuicole, un joven de origen otomí que había ayudado a su pueblo en campañas militares y luchado ferozmente en las Guerras Floridas dirigiendo a los tlaxcaltecas. Según Diego Muñoz Camargo, cronista e historiador de la época:


«Éste fue tan esforzado y valiente, que con solo oír su nombre, sus enemigos huían de él. Fue de tan grandes fuerzas, que la macana con que peleaba tenía un hombre bien que hacer en alzarla».


La leyenda de Tlahuicole asustaba incluso al Imperio mexica, que por medio de la guerra y los tributos sometió a los demás pueblos del Valle de México a su régimen, pero nunca logró hacer lo mismo con los tlaxcaltecas, quienes defendieron una y otra vez su autonomía ante las campañas de la Triple Alianza. Además de ser un prominente líder, era un guerrero excepcional.


El guerrero prehispánico que alcanzó la inmortalidad y aterrorizó a los aztecas 1


«…de modo que peleando, donde quiera que entraba mataba y desbarataba de tal modo la gente que por delante hallaba, que en poco tiempo desembarazaban sus enemigos el campo».


Tlahuicole estuvo al frente de una campaña tlaxcalteca para enfrentar a los huexotzincas, antiguos aliados mexicas. Después de batirse heroicamente con su ejército y a punto de ganar la batalla, el guerrero quedó atrapado en un sitio pantanoso, donde luchó con las extremidades hundidas hasta que fue capturado por el enemigo y encerrado en una jaula de madera.


El guerrero prehispánico que alcanzó la inmortalidad y aterrorizó a los aztecas 2


Después de la batalla, los huexotzincas emprendieron el viaje hasta la capital del Imperio y Tlahuicole fue presentado ante el tlatoani Moctezuma Xocoyotzin, quien al tanto de sus proezas, honró su valentía y en lugar de condenarlo lo utilizó como general al frente de una campaña para luchar contra los tarascos. Después de fracasar en la expedición, Moctezuma le dio la libertad para volver con su pueblo; sin embargo, el guerrero se negó a faltar a su honor, pues todos los prisioneros de la Guerra Florida debían ser sacrificados como parte de un ritual para honrar a los dioses y escapar sería igual a desobedecerlos.


«Finalmente, que al cabo de muchas hazañas y buenos hechos que hizo, le prendieron los huexotxincas atollado en un ciénaga y, por gran trofeo, lo llevaron enjaulado a presentadle a Moctheuzoma a México, donde le fue hecha mucha honra y se le dio libertad para que se volviese a su tierra, cosa jamás usada con ninguno».


El guerrero prehispánico que alcanzó la inmortalidad y aterrorizó a los aztecas 3


Sorprendido por su coraje, el tlatoani decidió nombrarlo capitán de un destacamento mexica, pero Tlahuicole reafirmó una vez más la lealtad que sostenía a su pueblo y se negó a hacerlo. En cambio, el guerrero exigió su propia muerte, pues sabía que volver a Tlaxcala luego de caer en manos enemigas sería una gran deshonra.


Ante este acto, Moctezuma decidió honrarlo durante ocho días en la fiesta de los guerreros heroicos antes de cumplir su deseo y comenzó los preparativos para su muerte, pues Tlahuicole no pretendía morir como cualquiera, sino con el honor que le había caracterizado desde el principio.


El guerrero prehispánico que alcanzó la inmortalidad y aterrorizó a los aztecas 4


Llegado el momento del Tlacaxipehualiztli (la festividad designada para estos sacrificios), el guerrero fue de acuerdo a la tradición: atado de una pierna al temalácatl, una pesada plataforma con forma de disco que reducía su movilidad, y armado únicamente con un arma falsa de madera, Tlahuicole enfrentó a guerreros águila y jaguar que esperaban herirle letalmente para pasar al sacrificio. Después de luchar heroicamente quitando la vida a ocho e hiriendo a otros veinte, el tlaxcalteca no pudo más y cayó derribado al suelo, la señal para que su cuerpo fuera trasladado hacia el cuauhxicalli, donde un sacerdote desgarró su pecho para extraer el corazón y levantarlo en lo más alto como ofrenda a Huitzilopochtli.


«…el desventurado Tlahuicole fue atado en la rueda del sacrificio con mucha solemnidad, según sus ceremonias; peleando mató más de ocho hombres y hirió más de otros veinte antes que le acabasen de matar, y al fin, al punto que le derribaron le llevaron ante Huizilopochtli, y allí le sacrificaron y sacaron el corazón, ofreciéndoselo al demonio como lo tenían de costumbre».


El guerrero prehispánico que alcanzó la inmortalidad y aterrorizó a los aztecas 5


De esta forma, el valiente guerrero alcanzó la inmortalidad y evitó doblegarse ante el poder del Imperio mexica. La leyenda de Tlahuicole habría de persistir entre los pueblos nahuas y sería recordada aun después de la conquista. En parte, gracias a la alianza entre tlaxcaltecas y españoles que marcó decisivamente el rumbo de Tenochtitlán.


*

Ahora lee:

El guerrero prehispánico que pudo haber inspirado la historia de Wolverine

9 mitos sobre el México prehispánico que siempre creíste ciertos