El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado

El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas -


En sus venas corría sangre samurái, pues su padre, Hidenori Tojo, perteneció a esta casta de guerreros del Shoguntato Tokugawa antes de convertirse en oficial del naciente Ejército Imperial Japonés. La muerte de sus dos hermanos antes de que él naciera también fue uno de los acontecimientos que lo marcaron de por vida. Ello lo llevó asentir una inclinación natural por las armas y el servicio militar hacia su país.


Hideki Tōjō, antes de llevar a su país a lograr su mayor expansión territorial en la historia y ser, entre 1941 y 1944, Primer ministro de Japón cuando estaba aconteciendo la Segunda Guerra Mundial, ingresó a la Escuela de Cadetes en 1899 y después a la Academia Militar de Tokio. Se graduó en el número 17 de su promoción y ascendió a segundo teniente. Sus compañeros, sabiendo de su profunda entrega y habilidad lo apodaron “Navaja”.


El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado 1


Fue en 1919 cuando Hideki Tōjō tomó las armas por primera vez en una batalla durante la Expedición a Siberia en la que combatió contra el Ejército Rojo en medio de unas drásticas inclemencias del tiempo, mientras se desarrollaba la Guerra Civil Rusa. Hinchado de fervor nacionalista y debido a su valiente actuación en el conflicto, ingresó al Grupo de Control (Tosei-ha) en una rama radical conocida como el Grupo Benévolo Imperial de Acción (Koda-Ha) dirigido por el secretario Sadao Araki. En este grupo fue ascendiendo posiciones rápidamente gracias a que el Ejército Imperial Japonés comenzó a fijar su mirada en los oficiales adscritos al Koda-Ha para ingresarlos en sus filas.


El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado 2


Hideki Tōjō fue el encargado de preparar la estrategia para la invasión japonesa de Manchuria, la cual desembocaría en la guerra contra China y el Ejército Chino del Kuomintang. Lleno de ambición, Tōjō combatió hasta convertirse en comandante y ganarse la simpatía absoluta del emperador Hiro-Hito. A partir de aquí la carrera de nuestro personaje tomó un rumbo sólido, siendo uno de los referentes del Ejército Imperial Japonés.


Uno de los enfrentamientos más cruentos en los que participó Hideki Tōjō fue contra el Partido Comunista liderado por Mao Tse-Tung, que buscaba hacer a un lado al emperador Hiro-Hito. Los ejércitos rurales atacaban por la retaguardia o hacían emboscadas contra el Ejército Imperial Japonés contando con el apoyo de las comunidades que vivían en las montañas. Ante esta sublevación inadmisible, Hideki Tōjō fue muy claro al aplicar la ley de los “Tres Todos”: “quemar todo, saquearlo todo y matarlos a todos”. Fue así como reprimió los levantamientos campesinos, arrasando aldeas y asesinando en el camino a niños, mujeres y ancianos inocentes.


El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado 3


El 22 de Julio de 1940 es la fecha en la que la carrera de Hideki Tōjō llegó a su punto más alto: fue nombrado Ministro de la Guerra de Japón y responsable de todos los asuntos relacionados con el Ejército Imperial Japonés. Él fue uno de los artífices para que Japón se uniera a Italia y Alemania para la conformación del llamado Eje. Esta acción propició la ruptura diplomática de Japón con Estados Unidos; Hiro-Hito mandó llamar a Hideki Tōjō para evaluar la situación: debían atacar a los Estados Unidos antes de que esta nación se les adelantara. El 17 de octubre de 1941, Hideki Tōjō asume el cargo como Primer Ministro de Japón y ordena el 7 de diciembre de 1941 el ataque a la base aeronaval de Pearl Harbor. Un día después, Estados Unidos y Japón entraban a la Segunda Guerra Mundial.


El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado 4


En los territorios que Japón ocupó durante la Segunda Guerra Mundial, Hideki Tōjō cometió numerosos crímenes de guerra como ejecución ilegal de prisioneros de guerra y el uso de armas químicas y biológicas. En un tiempo récord de seis meses, Hideki Tōjō y el Ejército Imperial Japonés lograron la conquista de Filipinas, Malasia, Birmania, Singapur, Hong Kong, las Indias Orientales Holandesas (Indonesia), Nueva Guinea, Nueva Bretaña, las Islas Marianas, las Islas Gilbert, las Islas Salomón, la Isla de Wake, las Islas Andamán y Nicobar, e incluso las Islas Aleutianas en Alaska.


El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado 5


Entre las acciones más polémicas cometidas por Hideki Tōjō se cuentan la de convertir la zona metropolitana de Tokio en un verdadero estado policial cuando entró en acción la Kenpeitai, policía militar inspirada en la Gestapo alemana.

Entre 1942 y 1943, Japón obtuvo numerosas derrotas bélicas, fallidas invasiones y la pérdida de varios territorios ya conquistados que obligaron a Hideki Tōjō a ser cesado de su cargo el 22 de Julio de 1944 y sustituido por el nuevo Primer Ministro Kuniaki Koiso. Decidió retirarse del ámbito militar y político para irse a vivir con su esposa a las afueras de Tokio. Desde ahí siguió contemplando la debacle del Ejército Imperial Japonés —de la cual era gran responsable—, el bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki y el rendimiento de Japón el 2 de septiembre de 1945.


El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado 6


Cargado con numerosas penas y fracasos, Hideki Tōjō intentó suicidarse en su hogar disparándose en el corazón cuando se percató de que soldados norteamericanos rodeaban su casa de Setagaya para capturarlo ante las órdenes del general Douglas MacArthur. Sin embargo, la bala sólo consiguió herirlo en el estómago. Las fuerzas estadounidenses que rodeaban su hogar llegaron a tiempo para rescatarlo y llevarlo a un hospital para que se recuperara de sus heridas. Después fue trasladado a la Prisión de Sugamo.


El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado 7


Siendo el único líder sobreviviente del Eje, fue juzgado por el Tribunal Penal Militar Internacional para el Lejano Oriente y declarado culpable por crímenes de guerra. El jurado estaba encabezado por representantes de Estados Unidos, China, Gran Bretaña, Unión Soviética, Francia, Holanda, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, India y Filipinas. Fue hallado culpable por los siguientes cargos: crímenes contra la paz, crímenes de Guerra, crímenes contra la humanidad y complot de los tres cargos anteriores.


El genocida japonés que intentó suicidarse y murió ahorcado 8


El acusado dijo: «Es natural que yo deba responder por la responsabilidad de toda la guerra en general y, es necesario decir, que estoy listo para hacerlo. En consecuencia, ahora que la guerra está perdida, es presumiblemente necesario que yo sea juzgado de forma que las circunstancias del momento puedan esclarecerse y el futuro de la paz del mundo esté asegurado».

El 23 de diciembre de 1948 en el patíbulo, minutos antes de morir, Hideki Tōjō pronunció las siguientes palabras: «Creo haber cumplido con mi deber lo mejor que he sabido durante el curso de toda la guerra. Ahora, cuando estoy a punto de morir, afirmo que no he cometido ningún acto del que pueda avergonzarme ante los Dioses. Ruego a los oficiales americanos que me han defendido, que me recuerden».

La trampilla bajo sus pies se abrió y su cuerpo quedó colgando hasta dejar de respirar.


-

Hideki Tōjō es uno de los tantos personajes que cambiaron el rumbo de la Segunda Guerra Mundial, volviéndola un acontecimiento que hasta la fecha sigue arrojando descubrimientos, datos desconocidos e historias fascinantes, las cuales podemos aprender mediante interesantes libros para comprender el sentido de este conflicto