NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El mítico origen de los piratas que quizá no conocías

25 de enero de 2018

Cultura Colectiva

Al pasar los años, "vikingo" comenzó a perder algo de su sentido peyorativo, y "pirata" y "vikingo" se convirtieron en términos cuasi respetables.



No cabe duda que la cultura pop actual parece obsesionada con explorar los matices que hicieron tan especiales a las culturas antiguas. Un ejemplo claro de ello es nuestra aparente obsesión con los vikingos y la cultura nórdica. ¿Pero quiénes fueron los vikingos? Etimológicamente, el término vikingo significa “el pueblo del fiordo”; sin embargo, en la actualidad se utiliza para hacer referencia a los escandinavos que exploraron la zona. Como consenso, podemos decir que el término se refiere a los escandinavos que vivieron del año 800 al 1050 d.C. Esta sociedad se constituía de exploradores que provenían de las penínsulas del norte de Europa, principalmente de la península de Jutlandia y sus islas orientales, de la península sueco-noruega y de las islas cercanas al Báltico. En este territorio fue donde todo comenzó cuando a finales del siglo VIII, surgieron una serie de agitados movimientos migratorios internos impulsados por la sobrepoblación, problemas para la supervivencia, búsquedas para la subsistencia y luchas por poderes territoriales.

 




Por otro lado, una de las características de la cultura escandinava más reconocidas en el mundo es el deísmo. La mitología nórdica es bastante popular, y en ella los vikingos sustentaban sus actos. El panteón de dioses de la religión escandinava estaba conformado por deidades antropomorfas; cada una con su propio símbolo, significado e historia. Odín, el dios de los aristócratas, el dios de la guerra y las batallas, el dios de los dioses y al cual se le debe venerar con mayor efusividad, es representado con una lanza; Thor, el dios del trueno de los campesinos, dios de los mares y del clima, representado con un martillo; Freya, diosa de la fertilidad, representada con un falo erecto.


Esta era la triada de los vikingos que guiaba sus creencias, sus tradiciones y la mayoría de sus actos. Aunque su forma de rendirles culto no era uniforme, cada uno tenía su propia forma de ser venerado. Thor tenía su sede de honor en un templo de Uppsala la Antigua en donde había una figura tallada en madera, la cual creían era el medio por el que él se manifestaba. Antes de cualquier viaje o exploración peligrosa, los navegantes iban al lugar y hacían rituales ofreciendo sacrificios —tanto humanos como de animales— con la creencia de que el dios del trueno los libraría de cualquier tipo de complicaciones meteorológicas; las ofrendas dependían del tipo de aventura que sostendrían.





En cuanto a Odín, a éste se le veneraba de diferentes maneras; pero por ser considerado el dios bélico, se le hacía reverencia mayormente antes de intentos de conquistas o de viajes en los que se estaba consciente de que involucrarían ataques, batallas y pérdidas humanas. Comúnmente, la reverencia a Odín se hacía dibujándose símbolos —principalmente geométricos— en el cuerpo. Se tiene la creencia de que las personas que portaban en su físico estas figuras antes de morir durante alguna batalla, eran conducidos por las valquirias, las princesas de la leyenda, al Valhala.


Más allá de ser profundamente creyentes en sus dioses, excelentes comerciantes y expertos en guerras, también eran estupendos navegantes. Es por eso que debido a tantos viajes tuvo que haber una especialización en la construcción de barcos. Para dichas tareas se destinaban personas con ciertos rasgos y definidas aptitudes, ya que los artesanos que fabricaban estos instrumentos, las armas y otras provisiones eran muy importantes para que la vida vikinga tuviera un alto estatus. Por consiguiente, sus barcos no eran cualquier cosa; estos son extremadamente famosos por su tamaño, ornamentación e innovación de acuerdo a su tiempo. Los vikingos desarrollaron sistemas de velas, pero no se reemplazó la embarcación de remos —se usaban ambos métodos, y esto fue todo un acontecimiento en la época—; robustecieron sus quillas y perfeccionaron el sistema de dirección con sus típicos timones laterales apopados en la banda derecha.





Con el paso del tiempo, las líneas de los barcos se fueron estilizando y ornamentando casi de manera exagerada para imponer miedo y enaltecer su cultura. A a su vez, estos barcos se fueron convirtiendo en el compañero y aliado natural de los vikingos, ya que también tenían utilidades básicas como pescar, comerciar y comunicarse con sus vecinos. En consecuencia a todo lo anterior, el término
vikingo
en su uso más temprano hacía alusión a los vikingos saqueadores; “piratas”, “merodeadores” y “ladrones” eran sinónimos apropiados. No obstante, al pasar los años, vikingo comenzó a perder algo de su sentido peyorativo, y pirata y vikingo se convirtieron en términos cuasi respetables.


**



El texto anterior fue escrito por Carlos Hernández.


**


Debido a que hay muy pocos registros históricos directos escritos por 
los nórdicos
, el conocimiento que en Occidente se tiene sobre ellos aún es muy escaso y sesgado. La noción romana de pueblos bárbaros conquistó la historiografía y se mantuvo presente como un sentido de exclusión y desprecio de las culturas distintas a los centros económicos y de conocimiento.

Conoce el intento de escuela para educar a las personas tal y como lo hacían los 
pueblos guerreros
 de ese entonces y aprende más de la fascinante cultura vikinga.



TAGS: Historia mundial Religión Europa
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

5 consejos que debes seguir para maquillarte según la forma de tus ojos Ilustraciones de Wanjin Gim sobre el placer del hombre Las 8 pinturas latinoamericanas más caras de la historia ¿Qué es un bot y cómo puede hacerte votar por el peor candidato? Fotografías de Justin Bieber y Selena Gomez que demuestran que el amor puede destruirte Lecciones de moda que debemos aprender de Ryan Reynolds

  TE RECOMENDAMOS