La historia del violador transgénero que fue encerrado en una cárcel femenina y abusó sexualmente de mujeres

En Reino Unido Karen White es una mujer transgénero que cumplía una sentencia por violación en una prisión para mujeres. Ella aprovechó la situación para abusar y agredir sexualmente a distintas reclusas.


El principal riesgo que todas las personas transgénero corren en prisión es la violación, así como la discriminación y la negación de su identidad, como en el caso de Lindsay Saunders-Velez quien fue violada después de haber sido enviada a una prisión para hombres cuando un juez desestimó su caso, argumentando que no había pruebas de las amenazas y agresiones de los otros reos. 


[Lindsay a la izquierda.]


Tan grave es el caso de violaciones que de acuerdo a cifras de The Independent, un 40 % de los reos transgénero reportaron ser víctimas de contacto abusivo por otros convictos o personal de la prisión. 


Recientemente en Wakefield, Inglaterra ha resurgido la controversia en torno a los prisioneros transgénero y es que a todas luces, puede parecer un asunto muy sencillo, en el que los delincuentes ingresan a las cárceles del sexo con el que se identifican y no con el de su nacimiento. No obstante, seguir estas normas podría resultar en un riesgo para los demás reos en casos particulares.



Esto sucedió cuando Karen White, quien si bien se identifica como una mujer transgénero no ha llevado a cabo su operación de sexo, fue procesada y transferida a la prisión de New Hall, cerca de Wakefield. Sin embargo, el problema no es que no se haya operado, sino que White había sido culpada por tres violaciones cuando aún se identificaba como Stephen Wood y hasta había cumplido un año y medio de cárcel por conducta indebida con un menor. 



Hasta ahora White ha admitido dos de las cuatro acusaciones de asaltos y/o acoso sexual durante su estadía en la cárcel, que incluyen la exposición de sus genitales y comentarios soeces sobre sexo oral. El Ministerio de Justicia se disculpó por haber pasado por alto el historial de agresiones sexuales de White al transferirlo a una prisión de mujeres, y el gobierno del Reino Unido ha comenzado una consulta para reformar el Acto de Reconocimiento de Género, que mejore sus condiciones y reduzca el papeleo burocrático que las personas transgénero deben atravesar. 


«En mi punto de vista, cualquier hombre que ha cometido una ofensa seria sexual o de violencia hacia contra una mujer, que luego quiero ser transferido pero no ha pasado por todo el proceso, aún tiene un pene y hormonas masculinas, no debería ser colocado en una prisión para mujeres. Podría haber un caso para una proveer una separación, pero ese es un debate a tener». Afirmó Frances Crook, la gerente ejecutiva de la Howard League para la Reforma Penal. 



Esta declaración se une a otras que defienden los derechos de las mujeres encarceladas, que representan una población vulnerable tanto para otras prisioneras como el personal de las cárceles y que a través de este vacío legal, podrían colarse hombres que se aprovechen de la circunstancia para agredir sexualmente a las mujeres.


*

También te puede interesar:


Cultura transgénero y belleza queer en 22 fotografías históricas

Fotografías para entender la vida trans en América Latina