Violencia y drogas, el lado oscuro del surf y de vivir en la playa
Historia

Violencia y drogas, el lado oscuro del surf y de vivir en la playa

Avatar of Azul Almazan

Por: Azul Almazan

19 de mayo, 2016

Historia Violencia y drogas, el lado oscuro del surf y de vivir en la playa
Avatar of Azul Almazan

Por: Azul Almazan

19 de mayo, 2016



En películas, comerciales o en nuestras vacaciones, hemos visto a grandes surfistas con cuerpos esculturales, mujeres que montan olas en bikinis que dejan ver su piel bronceada, cabellos matizados por el sol y el mar, y ese estilo de vida tipo Bodhi ("Point of Break", 1991) que parece perfecto pero que muchas veces no resulta ser el indicado. La vida en la playa a veces no es lo que parece.

surf

Al recorrer las playas de México y sumergiéndose en las vertientes de lo que es vivir en la playa, conviviendo con surfistas famosos, con otros que apenas empiezan, con aquellos a quienes les sobra talento pero les falta patrocinio; viviendo en esos lugares de gente local que se muestra en las redes sociales y que nos remonta a la famosa frase “en el mar la vida es mas sabrosa”, quedan al descubierto muchas historias un poco oscuras.

La vida en estos círculos parece estar llena de diversión; los primeros días se pasan en las fiestas sin importar el día de la semana o la hora, basta con un mensaje de whatsapp para reunir a los amigos locales y a aquellos pertenecientes extraños que ya tienen una vida hecha en esas regiones y que manejan la jerga del lugar. Conforme más me adentraba a ese ambiente, recordaba a grandes del surf como Andy Irons, quien sorprendió al mundo con su muerte a los 32 años; el tres veces campeón del mundo y quien fuera uno de los mayores rivales de Kelly Slater, quien fue encontrado muerto en una habitación de hotel a consecuencia de la combinación de drogas y alcohol.

surf


Cada día me daba cuenta que las drogas en ese ambiente están presentes todo el tiempo, y me atrevo a decir que va en aumento. Drogas como la marihuana, el éxtasis y la cocaína son las más comunes; el cristal y los ácidos no se quedan atrás y era muy común escuchar noticias tristes como "a fulanito de tal se le pasó el cristal y tuvo que viajar a la capital porque nomás no podía con los malestares de su pasón y necesita rehabilitarse";  un par de días antes habíamos visto a este joven de aproximadamente 22 años, montar olas extraordinarias.

Otra historia lamentable fue la de una muchacha de la República Checa, quien fue a vacacionar a un pequeño sitio paradisiaco en el norte de la República en busca de nuevas experiencias. Mathina (para no usar su nombre verdadero) hizo lo usual: llegar, instalarse en su hotel y salir a tirarse a la playa. Horas mas tarde, conoció a tres simpáticos surfers locales, con quienes fue a conocer otras playas. El alcohol comenzó a hacer sus efectos, la coca se hizo presente y el final de la historia no sería tan divertida. Por la mañana del otro día, Mathina lloraba en la delegación municipal de dicho sitio, haciendo una denuncia por violación sexual. En un escueto español, contó a las autoridades que los chicos la habían violado y grabado en un video, el cual ya habían mostrado a varias personas del pueblo. La denuncia no procedió, ya que era el ultimo día de Mathina en el país, por lo que no pudo quedarse para seguir con el proceso. Mientras tanto, Hugo, Paco y Luis continuaron sus vidas con normalidad.

surf


Al ir de playa en playa, me di cuenta que era más de lo mismo, incluso peor; en una de ellas, en un encuentro con viejos amigos, me enteré del asesinato de otro, con quien tenía una amistad de 10 años; al necesitar más dinero para mantener a sus cuatro hijos, tuvo que combinar su oficio de fotógrafo con el de dealer.

Así continué mi travesía, entre días de tranquilidad y de olas, mareas que subían y  bajaban, días de surf interminables, días en que podía estar sin hacer nada y otros en los que terminaba en fiestas con locales y extranjeros mezclados en una vibra excelente, entre celebraciones en las que sabía que estaba compartiendo tragos con un fugitivo, con los que huyen por algún problema existencial, rateros de ocasión, dealers, asesinos retirados o algún huérfano que había escapado de su historia  para acercarse al paraíso de lo que es vivir un verano eternamente. 

vivir en la playa


Hay miles de historias aterradoras que aún guardo. Puedo dedicarle muchas hojas a una sola, excavar en lo más profundo de este deporte y forma de vida que amo.
La vida en la playa es paradisiaca, es liberadora, pero un día estás en el paraíso y al otro se convierte en un infierno, saca lo mejor o peor de ti. Vagan en las calles costeras las sombras de personas que en algún momento fueron personajes muy importantes en el mundo del surf. Muchos se pierden en el camino y otros saben sobrellevar los excesos y convertirse en historias de éxito, pero lamentablemente cada día veo más fracasos que historias y personajes célebres.  

 

 

 Te podría interesar 
*
Drogas, violencia y pederastia; los niños de los que nadie habla en México
*
Por el derecho a mochilear con vagina



Referencias: