Xibalbá: lugar de los desvanecidos
Historia

Xibalbá: lugar de los desvanecidos

Avatar of Maria

Por: Maria

25 de abril, 2013

Historia Xibalbá: lugar de los desvanecidos
Avatar of Maria

Por: Maria

25 de abril, 2013

La representación de la muerte y del “más allá” está legítimamente unida al origen de la misma vida. Si de algo se tiene certeza es de que algún día, todos, absolutamente todos los seres que habitan la Tierra morirán. Proceso natural que llega a trastornar la conciencia de algunos cada vez que se piensa en la muerte; seguido del cuestionamiento del cómo y en qué momento. Respuestas que, afortunadamente, no se tienen.

2195008784_e4c9ea9e1c


Para la cultura maya la muerte y la vida son parte de un ciclo que mantiene la armonía entre las energías de la Tierra, la luz y la oscuridad. Los antepasados mayas tenían la creencia de que la muerte es un proceso que lleva al difunto a un mundo diferente; mientras el cuerpo es enterrado, el alma por fin conoce la libertad y emprende un viaje de cuatro a cinco años para llegar al inframundo: Xibalbá, "lugar de los desvanecidos".

Imagen 1


Xibalbá, según la mitología maya, es un mundo subterráneo gobernado por las deidades de la enfermedad y la muerte: Hun-Camé y Vucub-Camé.

xibalba1


Cuenta la leyenda que un día el Dios Hun-Hunahpú (Dios de la fertilidad) produjo un sonido estremecedor, lo que molestó a los señores de Xibalbá y llevó a Hun-Hunahpú y su hermano, Vucub Hunahpú, a descender al inframundo para disculparse, pero fueron rechazados, torturados y sacrificados. Años más tarde los hijos de Hun-Hunahpú  y Vucub Hunahpú volvieron al inframundo para vengar a sus padres, propiciando el fin de los señores de Xibalbá. A partir de ese momento,
 fue posible la creación del hombre.

003


En 2012, el arqueólogo Edgar Daniel Pat Cruz, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), aportó grandes conocimientos de la cosmovisión maya sobre la muerte. Se pensaba que una vez muerto el cuerpo, si el espíritu lograba desvanecerse y entrar por medio de un suspiro en la boca de una mujer embarazada, éste podía tener la oportunidad de reencarnar en otro ser y así iniciar un nuevo ciclo.

Para los mayas, el cosmos estaba formado por tres estadios: el cielo, conformado por trece niveles; la Tierra y Xibalbá, dividido en nueve niveles.

yax_mul


La Tierra, situada en medio del cielo y el Xibalbá, es el sitio donde se produce el choque de la armonía y los contrarios. Para los mayas la Tierra simbolizaba la dualidad, el origen de la vida y de la muerte.

Estas creencias son el reflejo de la constante búsqueda por intentar dar forma a lo impredecible. La muerte es abordada con un sentido de trascendencia con el afán de dar consuelo a un hecho que es inevitable.

mitomaya1



Referencias: