Por qué no deberías exprimirte los barros

Por qué no deberías exprimirte los barros