PUBLICIDAD

LETRAS

10 lecciones de vida que aprendimos de El Principito

Han pasado 79 años desde la publicación de este increíble libro de Saint-Exupéry, que nos enseñó a ver la vida de otra forma.

El 6 de abril de 1943 se publicó uno de los libros más populares y significativos que la literatura haya dado. El principito, novela corta de Saint-Exupéry, tiene tanta relevancia en el mundo de las letras porque, a pesar de ser un texto infantil, las enseñanzas, reflexiones y contenido filosófico que deja a quien lo lea, es bastante denso.

El principito se ha convertido en el libro francés más vendido de la historia, además del más traducido, pues al menos se han registrado 180 ediciones de este en otros idiomas. También se estima que al año se venden aproximadamente un millón de ejemplares en todo el mundo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Amor, amistad, empatía, tristeza y muchos temas de importancia más son los que el autor abordó en su libro más conocido y que además lo han vuelto atemporal. La historia se centra en un pequeño príncipe que viaja por el universo aprendiendo diversas formas de ver la vida a través de la percepción de los adultos.

Eso es lo que lo ha hecho convertirse en lo que actualmente es, un libro fundamental que cualquiera debería leer. Si tú no has tenido la oportunidad de pasearte por sus páginas, aquí te dejamos algunas enseñanzas sumamente importantes que nosotros aprendimos. Sin embargo, lo importante es que tú lo leas por tu cuenta, para que le saques el mayor provecho posible.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Lecciones de vida que aprendimos de El Principito

1. En una parte de la obra, cuando se habla de un señor que nunca ha olido una flor, que nunca ha visto una estrella ni nunca ha amado a alguien, El principito nos enseña que el trabajo es importante para la vida, pero no debe ser el núcleo de nuestro existir. Trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

En nuestros tiempos, convertirnos en personas que solo buscan producir y producir más es algo fácil, por eso, esta reflexión es tan importante aún.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

2. El Principito nunca se olvida de que alguna vez todos fuimos niños, pues cuando nos convertimos en adultos, parece que eso es un sinónimo de ser ermitaños, enojones, rectos. Algo a lo que también, de una forma errónea le han llamado madurez.

Tal vez el trabajo o las obligaciones nos nublan la vista tanto que dejamos en el olvido a ese niño que una vez jugaba y se divertía con cosas que hoy nos pueden parecer insignificantes ahora.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

3. El autor nos enseña también con sus analogías y situaciones, que no debemos juzgar a nadie solo por su apariencia, pues estas muchas veces no demuestran completamente lo que alguien esconde en su interior, también puede que estas sean falsas, como dice Saint-Exupéry, ‘hay que buscar con el corazón’.

4. Algo en lo que hoy mucha gente está inmersa, es la búsqueda de estabilidad y negación al cambio. Sin embargo, El principito nos enseña que, muchas veces, ‘caminar en línea recta, no nos puede llevar tan lejos’.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aquí nos enseña que no tiene nada de malo probar cosas nuevas, equivocarnos e intentar una y mil veces las cosas que queremos lograr. De todo se aprende y mantenerse abiertos, siempre nos traerá lo mejor de cada situación.

5. ‘Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó’, dice el libro y vaya el significado que esconde. Nos habla justamente de las segundas oportunidades y de lo perjudicial que puede ser para cualquiera juzgar a todo y a todos por igual, pues la rosa, elemento sublime de la naturaleza, tiene espinas, sin embargo, no son letales y es parte de su bella esta característica, como la vida.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

6. Otra de las enseñanzas más trascendentes de El principito y que toma mucha relevancia en la actualidad, es la de lo perjudicial que puede resultar para el individuo la acumulación desmedida de dinero.

Actualmente, hay personas que son híper ricas y nuestra sociedad nos orilla a querer cumplir ese mismo objetivo, pero el libro nos muestra como eso termina alejándonos de nuestros seres queridos. No es tanto el fin, sino lo que esto provoca en el camino.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

7. Muchas veces nos exigimos mucho a nosotros mismos y eso, nos hace exigirles a los demás lo mismo, pero no todos somos iguales. Como dicen por ahí ‘cada cabeza es un mundo’ y lo que puede estar en tus posibilidades, no está en los demás.

El principito, nos deja esa reflexión, que prevalente jamás había pasado por tu cabeza. ‘Pedir a cada cuál lo que está a su alcance’.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

8. En el libro se menciona que tal vez las estrellas brillan con el fin de que todos encuentren la suya. Esto puede tomarse de distintas formas, pero nosotros lo relacionamos a que cada quien tiene cosas en lo que es bueno, pero como las estrellas, existen millones de posibilidades que puedes explorar.

No tiene nada de malo ir de estrella en estrella, o de actividad en actividad, antes de que encuentres la que es para ti.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

9. ‘Al primer amor se le quiere más, a los otros se le quiere mejor’, nos dice El principito y cuánta razón tiene. Pues muchas veces nos perdemos de gente espectacular porque no hemos superado ese gran amor que seguimos idealizando a pesar de que ya no esté con nosotros.

Aunque es un libro infantil, nos enseña a darnos esa oportunidad con alguien más, llevando con nosotros esas enseñanzas nuevas y cambios que nos han hecho crecer como personas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

10.  Por último, una de las enseñanzas que nos dejó es la del valor que hay en juzgarse a sí mismo, ya que sólo un verdadero sabio consigue hacerlo correctamente. Porque es muy fácil ir por la vida señalando a los demás, pero enfrentarnos a nuestras fallas, es una de las cosas más difíciles. Si lo consigues, mostrarás la mejor versión de tu persona.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD