Letras

20 poemas de amor que debes dedicarle al amor de tu vida y no son de Pablo Neruda

Letras 20 poemas de amor que debes dedicarle al amor de tu vida y no son de Pablo Neruda

Pablo Neruda es uno de los poetas por excelencia cuando uno quiere leer o dedicar poemas de amor; el poemario "Veinte poetas de amor y una canción desesperada" puede ayudarte a encontrar otro poema para esa persona especial.


Veinte poemas de amor y una canción desesperada es uno de los poemarios más famosos de Pablo Neruda, es por ello que es muy sencillo encontrar versos sueltos publicados en redes o que sean poemas predilectos para dedicarle a un ser amado. 


post-image


Uno de los puntos más interesantes al hablar de letras es la intertexualidad, es decir, los referentes de otras obras en un poemario, novela, cuento o cualquier otra expresión literaria. Es así como surge el poemario Veinte poetas de amor y una canción desesperada. Un homenaje a Pablo Neruda que recopila 20 poemas de autores jóvenes que reelaboran el tema propuesto por Neruda.


post-image


Así como el poeta chileno, estos poetas versan sobre la experiencia del amor y un yo poético —o el sujeto del poema— enamorado y dedicado a la figura de su amante —o amantes, como en el caso original—. Es esta versatilidad de voces que proveen a este nuevo poemario de una rica multiplicidad de visiones e interpretaciones precisamente del amor y en algunos casos de lo que pasa al leer los poemas de Neruda. Estas voces logran ser lo suficientemente independientes, pero al mismo tiempo mantienen una conexión estrecha con el texto que homenajean. No sólo es el amor, también es la presencia de motivos como la noche, la memoria, el recuerdo y la ausencia; así como otros recursos estilísticos propios del chileno y otros que distan incluso del genero lírico al presentar textos que recuerdan más a una prosa que a un poema. 


Enseguida puedes leer 5 poemas: 


Irene G Punto


post-image


“La versión jamás contada de la canción desesperada” 


Réplica del famoso poema desde el punto de vista de ella


¿Me recordarás?

Quizás, a estas alturas de la noche

ya solo sea un verso más en tu memoria, 

o una ola de menos en tu mar.


Me siento abandonada

a la suerte de un desamor 

no correspondido en un muelle oxidado. 

Amanece. 


me llamaste vuelo y sin embargo fui caída. 

Volví a respirarte pero ya me habías buscado hueco 

en tu naufragio provocado. 

Soplar al viento tiene sus consecuencias. 


Ni mis besos te bastaron para entender que yo era luz, 

no faro. 

La luz ilumina todo el camino, 

el faro solo camufla a las sombras. 


Te has dejado tu ansiedad a babor 

mientras yo te esperaba desnuda en tierra. 


Deja de llamar naufragio a mis intentos de subirme a tu barco lleno de tristeza, dolor, humedad y llantos. 

¿Detrás de tu muralla escuchabas mi canto? 


Estoy dentro de un vaso que nunca bebes

y ni la sed se sacia escribiendo, ni el hambre olvidando.

Duelo de ruinas. 


Aunque tú intentes matar lo nuestro 

en palabras que pasarán a la historia de la poesía, 

en mi tumba hay hueco para los dos. 

Mira los pájaros. Aún se me acercan. 

Ellos solo picotean donde todavía queda vida. 


Pero seguimos en naufragios distintos. 

El mío esquiva bocas mordidas. 

El tuyo, escombros de lo que nunca mancha de la tinta. 


Que no hay pozo amargo si su agua es dulce, 

ni buzo ciego si no teme al escozor de la sal. 


Te veo partir. Es de noche. 


Y yo

según tu poema sigo en un destierro 

de frías estrellas que me calientan, 

con pájaros negros que se cansaron de volar callados. 

Pido auxilio mientras preparo el salto. 


Y tú 

insistes en sentirte abandonado 

tras veinte poemas de amor 

que te abrieron corazón, inspiración,

memoria colectiva y paso. 


¿No será que fue más fácil fingir tu despecho 

para convertirme en tu mejor canción desesperada? 


Permanezco intacta en tu poema sí, 


pero yo 

     aún 

       te amaba. 


-

Carlos Miguel Cortés


post-image


Me gustas cuando hablas porque estás muy presente, 

y te escucho desde cerca, y tu voz me recorre. 

Parece que los ojos estuvieran concentrados 

y no hay lugar para besos si significan callarte. 

Como no creo en el alma me pregunto a veces

de dónde sales, de dónde vienes, de dónde. 

Mariposa fugaz, te pareces a la vida, 

y te pareces a las palabras «pura energía». 

Me gusta cuando hablas y me dejas escuchar, 

y estás como quejándote de todo lo injusto. 

Y lo que yo digo no importa, pero aun así me oyes: 

déjame que me calle con el grito tuyo. 

Déjame que te hable también con mi silencio

silencio del que aprende, silencio del que escucha. 

Eres como la noche, salvaje y oscura. 

Tus palabras son uñas y garras y dientes, 

se clavan donde duelen, por necesarias. 

Me gustas cuando hablas porque estás muy presente, 

cercana y combativa como si inmortal fueras. 

Una palabra entonces, una opinión basta

y estoy alegre, alegre de combatir el momento. 


-

Ana Elena Pena 


Qué difícil aceptare ya no somos los mismos. 

Que el tiempo y los aciagos silencios 

desbarataron el hogar que levantamos en el aire, 

bastando un soplido traidor para encender la tempestad. 

Todo lo que construimos será pasto del olvido: 

la ternura, la alegría, la embriaguez, 

y aquel deseo tirano que ayer nos anudaba fuerte por la cintura 

y hoy desgarra nuestra carne convertiéndonos en extraños. 

Tú, el amante herido. 

Yo, la virgen dolorosa sin misericordia alguna para quien le mendiga amor. 


De mis pechos de piedra ya no mana la leche que aplacaba tu ansia, 

y mis manos tejen con angustia una corona de espinas 

para ese corazón quejumbroso y sangrante que palidece en tu pecho. 

Puedes escribirme los versos más tristes esta noche… 

que yo los echaré a volar como pájaros sin dueño

y me dirán adiós con sus plumas en llamas, 

pues hoy serán para mí y mañana… 

¡Ay, mañana! 

Fuimos náufragos en este loco mar de amor que ennegreció de luto. 

Los besos que no nos dimos, 

los hijos que no tuvimos, 

serán polvo de estrellas arañando la noche en su delirio. 

Cuando te golpee insistente mi recuerdo 

o acaricie tu sien mi nombre, 

con los ojos contenidos en lágrimas, preñada de nostalgia y espuma, 

te sentiré a lo lejos. 

En otra cama, en otros brazos, 

con otro amor. 


-

Iago de la Campa


post-image


Hoy sí que parece que es una mañana llena de tempestad, en el corazón del verano. Que como pañuelos blancos de adiós viajan las nubes, y el viento las sacude con sus viajeras manos. Con esas viajeras manos que me presta para tocarte a ti de vez en cuando, para poderte proponer imposibles de color cielo de noche. Eternamente en fuga como la ola, es tu estado natural. El huir por el miedo a ser, el ser por el miedo a formar, el miedo a quererse quedar de verdad. Todo lo llenas tú, todo lo llenas. Pero tienes que saber que antes que tú poblaron la soledad que ocupas, y están acostumbradas más que tú a mi tristeza. Si no quieres quedarte no haré nada para que te quedes, si no quieres heridas por madrugadas desesperadas, por ausencias eternas, mejor que no quede nada. Cuando sonríes al exterior regresan las cosas en ti ocultas. Ahora quiero que me digan lo que quiero decirte, para que tú las oigas como quiero que me oigas. Pero siempre oyes lo que quieres, siempre dices lo que piensas, siempre piensas menos cuando tienes muchas ganas de hacer. Y te sale bien. No quiero tu ausencia, no quiero que estos sean los últimos versos que te escribo, pero si tienes que ser que sea. 


-

@Sritabebi


post-image


«El tiempo no expande el olvido, lo materializa», eso dicen. 


Erosiona el recuerdo, como la gota de agua que cae, incesante, en la piedra 

como el camino con la suela del zapato

o como la madurez, obligada y estratega, con las ganas de jugar de los niños. 

Nos hablan de desaparición, de minimizar daños, de banalizar vida, de vetar

experiencias en la memoria. 


Yo no me creo 

absolutamente 

nada. 

Ojalá pudiera. 


Si algo me ha enseñado el tiempo, es quién soy yo. 

Y cuanto más sé quién soy yo, más me cercioro de que los de entonces, 

lo que vivieron, lo que sintieron y lo que hicieron ocurrir, son y serán lo mismo. 


No escribimos los versos más tristes sobre algo que ya no vivimos. 


*

También te puede interesar:


7 poemas eróticos de Pablo Neruda

El doloroso amor según Neruda