3 poemas para leer cuando tienes el corazón abierto
Letras

3 poemas para leer cuando tienes el corazón abierto

Avatar of Ray -R.H.B.-

Por: Ray -R.H.B.-

23 de mayo, 2016

Letras 3 poemas para leer cuando tienes el corazón abierto
Avatar of Ray -R.H.B.-

Por: Ray -R.H.B.-

23 de mayo, 2016




Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.

-Jaime Sabines  


Cuando la noche cae sobre mí, inevitablemente regresaba a mi mente la historia que no continuamos. Esa que por miedo dejamos inconclusa o quizá por miedo me cegué a creer. Para ti no pareció ser tan malo, fue como si te liberaras de lo que más te pesó durante algún tiempo. 

La culpa de todo quizá es de la literatura o el cine, por sus historias de finales felices, parejas perfectas y su vivieron felices para siempre, pero nuestro amor fue como el de las otras historias, esas que te dejan un mal sabor de boca y un vacío irremediable. Me dejaste el corazón abierto y lo único que tengo para unirlo son líneas, versos y palabras con las que espero sanar muy pronto.

Poesía de amor

Esta noche


Esta noche quiero brindar
por algo que valga la pena…
quiero brindar por lo que quiero,
detesto, 
entiendo
y no comprendo…
por lo que vive en mi recuerdo…
por mi olvido,
por mis éxitos
y desatinos…
por el buen sexo,
por los orgasmos

por los entierros.

Esta noche quiero que mi voz
estremezca tus entrañas
y se pierda en el eco del tiempo.
Esta noche…
quiero brindar contigo…
brindemos por la inocencia que nos queda,
por la fortuna de seguir luchando;
brindemos por nuestros sueños
por nuestros errores
y virtudes.
Pero, ¿a quién engaño?,
esta noche no estás conmigo,
tal vez ni siquiera pienses en mí,
¡a quién engaño!
¡Maldita sea!,
sólo quiero brindar por ti.

Esta noche brindo por ti;
por tus padres,
quienes tuvieron la suerte de conocer el Amor
(¡así!, con mayúscula)
y traerte al mundo;
por las pocas horas
por tus besos,
por tu sexo,
por tu cariño efímero…
por las sábanas que manosean tu cuerpo
mientras duermes…
sin soñar conmigo.

Por la sinfonía de tu voz
tus palabras
tu pensar
tu mente deliciosa…
brindo hasta el fondo
por el brillo exquisito de tus ojos.
Esta noche
quiero brindar por tu ausencia,
quiero brindar solo
¡así… al aire!,
sin ningún otro vaso,
copa o botella
que choque con la mía.

Y cuando ya no pueda más
y mis párpados estén a punto de caer como juicios1,
por último brindaré  por tener la suerte de soñar contigo
aunque estés ausente,
lejos
o indiferente.
Esta noche quiero brindar por ti…
aunque no estés conmigo.


1En referencia al mítico poema de Mario Benedetti: No te salves.


**

¿Por qué eres tú y no otro?…


Por qué eres tú

y no quien se quedó sin agua en la ducha esta mañana

enjabonado,

o el niño que vende chicles en el cruce…

o su madre que vende artesanías.


Por qué eres tú

y no a quien se le descompone el coche

con el tráfico detrás

a las 7 a.m.

en el semáforo más lento,

o el chofer del transporte público

o la persona que está muerta

destripada sobre el asfalto

atropellada por el chofer del transporte público…

o la señorita que fue violada

saliendo del colegio

o uno de los cuerpos

mutilados

quemados

y torturados

encontrados en una fosa.


Por qué eres tú

y no otro

¡ese otro!

que está ciego

y vende cacahuates

de puerta en puerta

todos los días

incluso cuando llueve.


Por qué eres tú

y no el cantante famoso

que una revista vende

como el hombre más sensual del año,

o la estrella de cine,

o el genio…

o el millonario que es amigo del presidente

y le perdonan sus impuestos

a cambio de favores.


Por qué eres tú

y no quien conduce a casa

por la noche

y ve a dos patrullas

con seis uniformados

llevándose a la fuerza

y sin razón aparente

al joven de un lindo auto

y su novia que grita pidiendo ayuda…

pero descuida, no te asustes…

pues lo más valiente que harás

será tomar el móvil

y llamar a la policía.


Por qué eres tú

y no alguien más

con labio leporino

o cáncer

o diabetes

o sífilis

o el hombre que le sale más barato morir

que pagar sus medicamentos

o el poeta que se suicida

por haber trabajado lo suficiente

ensamblando celulares

que los jóvenes compran

y miran

casi todo el día

en lugar de fijar la vista a los ojos

de esa bella chica,

o sus piernas

o las montañas de risos

que caen sobre sus pechos frescos.


¿Por qué eres tú y no alguien más?…

alguien como un dios

o un héroe

o un mito

o un asesino

o una bella puta que sepa volar.


¿Por qué eres tú y no alguien más?

Una pregunta simple

que toca las entrañas de la existencia

y sin respuesta justa…

pero ten cuidado cuanto te lo preguntes

y sé amable con ese otro…

que no eres tú.


**

Enamorado


Damas
y Caballeros,
deben saber que cuando al Ser llega el Amor
cualquiera puede ser poeta.

O sino
sólo un loco
diciendo lo más cursi,
lo más ridículo
o tonto;
puede anunciar su lira
y sin disimulo el canto
de estar enamorado.

El fracaso a no ser correspondido
es una posible muerte,
¿pero qué importa?,
si la poesía ayuda siempre
a sentirse un poco menos muerto.

**



Te podría interesar 
*
5 poetas españolas que te encogerán el corazón
*
Amarte hasta tener que odiarte


**
Las fotografías que acompañan el texto pertenecen al artista Ravshaniya




Referencias: