Letras

6 consejos de John Steinbeck para escritores

Letras 6 consejos de John Steinbeck para escritores

John Steinbeck situó en Monterrey algunas de sus novelas más importantes de la literatura estadounidense, como Las uvas de la ira y Al este del edén. Nació el 27 de febrero de 1902, hijo del tesorero del condado y de la maestra, en un ambiente de granjeros ricos de Monterrey. Pero Steinbeck se negó a ver las cosas como las veían sus familiares. En lugar de percibir la prosperidad verde de las lechugas y la riqueza plateada de las sardinas en conserva, se obstinó en fijarse en los trabajadores agrarios, mexicanos y okies (los blancos que habían abandonado el Medio Oeste por la sequía y la depresión), y en la injusticia social básica sobre la que se construía la feliz riqueza de los terratenientes.

literatura


La prosa de Steinbeck se sustenta en la piedad e interés del autor por los desfavorecidos de todo tipo, por lo que una parte de la crítica lo ha acusado de sentimentalista. Pese a ello, se lo ha clasificado dentro del realismo naturalista, basado en la idea filosófica del determinismo histórico.

Otros le han adjudicado el mote de "novelista proletario" por el interés que muestra en las experiencias de las poblaciones de inmigrantes y los problemas de la clase obrera, sumado a su postura socialista. Las uvas de la ira, novela con la que obtuvo el premio Pulitzer, ha sido catalogada como la novela más revulsiva de la década de 1930, pues provocó la reacción fervorosa y humanista de un amplio público opuesto a las clases conservadoras.

consejos para escritores


El también premio Noble de Literatura (1962) ofreció una entrevista para la revista The Paris Review, en ésta, publicada en el otoño de aquel año, Steinbeck ofreció seis de sus mejores consejos para futuros escritores. Esta traducción fue publicada originalmente en Gabinete de curiosidades, y aquí te dejamos los seis consejos:

    1. Abandona la idea de que terminarás algún día. Olvida que llevas 400 páginas y escribe sólo una página cada día, eso ayuda. Luego, cuando hayas terminado, estarás sorprendido. 

   2. Escribe lo más libre y rápidamente posible y pon todo lo que se te ocurra en el papel. Nunca corrijas o reescribas hasta que ya no se te ocurran más cosas. Reescribir mientras se escribe es usualmente una excusa para no avanzar. Además, interfiere en el flujo y el ritmo, que sólo pueden ser fruto de una especie de asociación inconsciente con el tema.

    3. Olvídate del gran público. En primer lugar, el público sin nombre ni cara te darán un miedo de muerte y, en segundo lugar, a diferencia del teatro, no existe ese público. En la escritura el público lo constituye un solo lector. A veces ayuda elegir a una sola persona, alguien real o imaginario, y escribir como si se hiciera solo para ella. 

   4. Si una escena o una parte te resultan difíciles y aún así piensas que la quieres incluir, déjala y continúa escribiendo. Cuando hayas terminado de escribir todo, puedes volver a ella y quizá descubras que te dio tantos problemas porque no estaba en el lugar correcto. 

   5. Desconfía más de una escena que te guste demasiado, que de las otras. Por lo general resulta ser una imposición. 

   6. Si escribes diálogos, repítelos en voz alta a medida que los vayas escribiendo. Sólo entonces sabrás cómo suenan.


Referencias: