7 poemas para la única persona que te ama de verdad: tu mamá
Letras

7 poemas para la única persona que te ama de verdad: tu mamá

Avatar of Annie Herrera

Por: Annie Herrera

28 de noviembre, 2018

Letras 7 poemas para la única persona que te ama de verdad: tu mamá
Avatar of Annie Herrera

Por: Annie Herrera

28 de noviembre, 2018

Tu mamá es el único ser que puede comprenderte y brindarte amor a pesar de tus errores, tus arranques y tus defectos; es ella quien daría la vida por ti e iría a cualquier lugar del mundo sólo para que estés bien. Como muchas veces te cuesta trabajo expresarle tu afecto, que mejor que dedicarle un poema para mamá con el que que comprenderá lo importante que es para ti.


1.- Madre, llévame a la cama de Miguel Unamuno

Madre, llévame a la cama.

Madre, llévame a la cama,

que no me tengo de pie.


Ven, hijo, Dios te bendiga

y no te dejes caer.


No te vayas de mi lado,

cántame el cantar aquél.


Me lo cantaba mi madre;

de mocita lo olvidé,

cuando te apreté a mis pechos

contigo lo recordé.


¿Qué dice el cantar, mi madre,

qué dice el cantar aquél?


No dice, hijo mío, reza,

reza palabras de miel;

reza palabras de ensueño

que nada dicen sin él.


¿Estás aquí, madre mía?

porque no te logro ver....

Estoy aquí, con tu sueño;

duerme, hijo mío, con fe.


2.-La madre triste de Gabriela Mistral

Duerme, duerme, dueño mío,

sin zozobra, sin temor,

aunque no se duerma mi alma,

aunque no descanse yo.


Duerme, duerme y en la noche

seas tú menos rumor

que la hoja de la hierba,

que la seda del vellón.


Duerma en ti la carne mía,

mi zozobra, mi temblor.


En ti ciérrense mis ojos:

¡duerma en ti mi corazón!

Te puede interesar: 6 poemas para papá que llenarán tu alma de amor

Poemas para mamá y agradecerle lo que hace por ti

Te puede interesar: 12 poemas cortos de Rubén Darío de lo triste que es el amor

3.-Mamá de Luciana Carelli

Estaba oscuro...

Solo el rayo de la luz de tus ojos.


Me enseñaste a respirar

y tus entrañas acariciaban mi frágil cuerpo.


Soñaba con colores 

y te imaginaba hermosa,

fueron nueve meses en un mundo rosa.


Crecí de a poco con tu calor

me alimentaba con tus caricias

y frases de amor.


El momento llegaba

iba a conocerte,

estaba muy protegida

con miedo de perderte...


Se hizo la luz

una mañana de febrero,

mamá ahí estabas tú

tan maravillosa y tan dulce

como te había imaginado.


Aprendí con el correr del tiempo

y en mis andanzas peligrosas

de cada uno de tus consejos 

valorados en cada acto 

de mis diecinueve años,

y soñando cada vez

que me encuentro lejos,

con tus palabras

que envuelven mis vivencias

y acobardan los miedos 

de mi juventud.

4.- Obrerito de Gabriela Mistral

Madre, cuando sea grande,

¡ay..., qué mozo el que tendrás!

Te levantaré en mis brazos,

como el zonda al herbazal.


O te acostaré en las parvas

o te cargaré hasta el mar

o te subiré las cuestas

o te dejaré al umbral.


¿Y qué casal ha de hacerte

tu niñito, tu titán,

y qué sombra tan amante

sus aleros van a dar?


Yo te regaré una huerta

y tu falda he de cansar

con las frutas y las frutas

que son mil y que son más.


O mejor te haré tapices

con la juncia de trenzar;

o mejor tendré un molino

que te hable haciendo el pan.


Cuenta, cuenta las ventanas

y las puertas del casal;

cuenta, cuenta maravillas

si las puedes tú contar...

Te puede interesar: 5 poemas que reflejan el alma atormentada de un suicida

Poemas para mamá y agradecerle lo que hace por ti

Te puede interesar: Los poemas que Gabriela Mistral le escribió a los niños

5.- Madre mía de Rafael Escobar Roa

Cuando los ojos a la vida abría,

al comenzar mi terrenal carrera,

la hermosa luz que vi por vez primera

fue la luz de tus ojos, ¡madre mía!.


Y hoy que, siguiendo mi escarpada vía,

espesas sombras hallo por doquiera,

la luz de tu mirada placentera

ilumina mi senda todavía.


Mírame, ¡oh madre!, en la postrera hora,

cuando a las sombras de mi noche oscura

avance ya con vacilante paso.


Quiero que el sol que iluminó mi aurora

sea el mismo sol que con su lumbre pura

desvanezca las brumas de mi ocaso.

6.- Apegado a mí de Gabriela Mistral

Velloncito de mi carne,

que en mi entraña yo tejí,

velloncito friolento,

¡duérmete apegado a mí!


La perdiz duerme en el trébol

escuchándole latir:

no te turben mis alientos,

¡duérmete apegado a mí!


Hierbecita temblorosa

asombrada de vivir,

no te sueltes de mi pecho:

¡duérmete apegado a mí!


Yo que todo lo he perdido

ahora tiemblo de dormir.


No resbales de mi brazo:

¡duérmete apegado a mí!

Te puede interesar: Poemas de amistad que debes dedicar una vez en la vida

Poemas para mamá y agradecerle lo que hace por ti

Te puede interesar: Poemas para revivir el mar en tu memoria

7.-Versos a mi madre de Julio Jaramillo

Mi madre es un poema

de blanca cabellera,

que tiene a flor de labios

un gesto de perdón.


Cuando tras larga ausencia regreso

ella me espera,

me abraza como a un niño,

me besa con pasión.


Mi madre es pequeñita

igual que una violeta,

lo dulce esta en su alma,

el llanto en el adios.


Es dueña de mis sueños,

aunque no soy poeta,

los versos a mi madre

me los inspira Dios.


Que linda que es mi madre

que suerte es tenerla y

que dichoso al verla

feliz en el hogar

Radiante de alegría

al lado de sus hijos

cuidando sus nietitos

que santa que es mi madre,

Bendícela, si, bendícela Señor.


Mi madre es una rosa

de pétalos ajados

que guarda su perfume

muy junto al corazón.


Viviendo nuestra angustia

no se lo que ha llorado

por eso al mencionarla

me embargo de emoción.


Mi madre es como un cromo

de mágica paleta


Canción dolor ternura

de todo hay en su voz


Es dueña de mis sueños,

aunque no soy poeta,

los versos a mi madre

me los inspira Dios.


Que linda que es mi madre

que suerte es tenerla y

que dichoso al verla

feliz en el hogar.