A estas alturas no hay mejor regalo que el pétalo de tu sexo

Viernes, 9 de febrero de 2018 11:22

|Jorge Peláez Thomas

El joven autor Jorge Peláez Thomas vuelve al ruedo con el texto que se comparte a continuación, el cual apunta a prefigurar un universo íntimo desde lo literario. Con ello otorga al sentido metafórico un segundo plano frente a un estilo expresivo y claro, que rebasa los límites del tema amoroso, lo erótico y las trampas agridulces del deseo.



A estas alturas

A estas alturas el mejor regalo podría ser que encerraras en una cajita de luz tu mirada acompañada de un beso. Ponerla en una cajita, guardarla en una cajita para poder llevarla en la mano cuando no te encuentro, abrirla para cuando me dé frío la lluvia, o para cuando este seco de versos.

A estas alturas no hay mejor regalo que el pétalo de tu sexo.

Colgarse de tus labios en invierno…bañarme en el río de mujer que emana de tu cuello.

Anoche soñé que caminaba por la rivera de tu pecho. Que los pájaros cantaban, bebían de tu ombligo y volaban para comer de las ojeras que te causan las noches del desvelo. Y me acosté a ver toda la galaxia sembrado en la exacta simetría de tus pechos.



A estas alturas el mejor regalo puede ser una vela, una hoja, una rueda, una cuerda, ¡cosas que me cuenten cuentos! Pedazos de historia de una vida que por olvido se volvieron intentos. Retazos de tiempo, segundos abandonados que guardan en un hilo algún momento.

A estas alturas no importa que el alcohol mate, que los días pasen, que los años cumplan, que el cigarro acabe. ¡Déjame! ¿Qué quieres? Siempre he sido un niño torpe y travieso, lo he sido desde la primera vez que Acapulco me llenó de mar y su brisa me inundó el aliento. Soy tan espuma como leche de mi madre de su pecho puberto.



A estas alturas. El mejor regalo eres tú, y yo… olvidando al mundo y a todos sus muertos. 

Enraizados en la cama, abrazados por la noche, derramando letras por el cuerpo, de esas que sirven para espantar malas aves y caminar por un mar de historias en las que el protagonista es nuestro encuentro.

A estas alturas, ni el cigarro, ni la carne ni el desvelo… lo que hace más daño es la ausencia de tu beso…

*

Las imágenes que acompañan al texto son propiedad de Fabrizia Milia.

***

La vida está llena de momentos alegres y altibajos, por eso, cuando experimentes una crisis existencial estos 10 libros te pueden ayudar a superarla.

REFERENCIAS:
Jorge Peláez Thomas

Jorge Peláez Thomas


  COMENTARIOS