Letras

A poco más de un año sin la magia llamada Gabriel García Márquez

Avatar of Euan

Por: Euan

Letras A poco más de un año sin la magia llamada Gabriel García Márquez


Era un 6 de marzo cuando un grupo de periodistas y fotógrafos acudieron desde muy temprano a una residencia en el sur de la ciudad de México. El motivo era esperar atentos a que saliera un gran personaje, quien cumplía 87 años.

Un cumpleaños, evento simbólico que todos celebran, sin embargo, en esa ocasión el festejado, capaz de congregar a un grupo de personas afuera de su casa, era una persona sumamente querida en la sociedad mexicana, no porque fuera un actor de telenovelas o un político, sino porque era Gabriel García Márquez, el gran escritor colombiano, ganador de un Nobel de Literatura.

foto3

Él saludaba alegremente a las personas reunidas, de quienes recibía flores y hasta un pastel, en una mañana que quedó marcada como la última vez que se vio en público a “Gabo": un maestro de la literatura.

La tarde del 17 de abril de 2014, la vida del ilustre Gabriel terminaba, y el mundo perdía a un extraordinario escritor, y apasionado periodista. Un hombre que vivía de las letras, y que con su partida no sólo conmocionó a México, fue una corriente fugaz de tristeza que se esparció por toda Latinoamérica, y el mundo en general.

“Gabo" nos dejaba, dando por terminada una vida exitosa y carrera brillante en el campo de las letras y el periodismo. La noticia fue un torbellino que impactó de inmediato, como suele ocurrir ante el deceso de un celebridad tan grande como él.

Fue un día caótico, y muy lamentable. Porque Gabriel causó una gran pena en todos sus fieles lectores y seguidores, sacudió las redacciones de todos los periódicos y alteró, como si de un cuento suyo se tratase, el rol del día, sumergido en noticias cotidianas y en donde el tema cultural o literario, en este caso, volvió a ser tópico, en una realidad periodística dominada por las guerras, la violencia, el narcotráfico y la política.

“Gabo" el periodista, dio un último golpe de enseñanza, de su forma de ver la vida y de disfrutar lo que el hacía. Con su propia muerte le recordó a la sociedad el poder y la belleza de las letras para cautivar y enseñar.

Su obra maestra, “Cien años de soledad”, es sólo la carta de presentación del maestro, quien también fue autor de novelas, cuentos y relatos, en el ámbito de la literatura; y crónicas, reportajes y ensayos en su amado periodismo del cual siempre se sintió más unido.

foto1

Desde antes de su muerte, él ya era una figura reconocida por su trayectoria. Es popular entre las sociedades lectoras, y sigue siendo tema obligado y de referencia inmediata hablar de Gabriel García Marquez para entender la literatura de los últimos tiempos.

Su nombre que se conoce en todas partes, y hasta las personas menos interesadas en leer literatura, saben y sabrán, la historia de un periodista y escritor colombiano que revolucionó las formas de escribir con una prosa sencilla y cadenciosa capaz de provocar reflexiones diversas en el lector; abordando temas amenos e imaginativos que permitieron una conexión más intima con la realidad, y que creó un puente fraternal y único entre el periodismo y la literatura, logrando una cohesión extraordinaria entre ambos.

Pasado ya un año de su muerte, la historia de Gabriel García Márquez está al mismo nivel que la de Borges, Joyce, Paz, o cualquier escritor que se le compare. Sus obras son un tesoro invaluable, herencia única, como “Cien años de soledad” que a principios de este mes volvió a dominar la lista de libros de ficción más vendidos en México.

Ya no es nada raro que en una charla sobre libros, se lance la pregunta: ¿cuál es tu libro favorito? y alguien responda: “El amor en tiempos de cólera”o cualquier otro, del escritor Gabriel García Márquez. 

foto2


Referencias: